Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Era mejor la alimentación de nuestros abuelos?

FOOD

Everett collection - Shutterstock

María Eugenia Brun - publicado el 28/12/17

Estamos preocupados por tener una alimentación saludable y dudamos sobre la calidad de que comemos, pero algunos piensan que antes se comía mejor que ahora...

¿A quién no le dicho alguno de sus abuelos: «¡Antes comíamos mejor que ahora!» ¿Tenían razón? Cada vez tenemos más temor a tomar ciertos alimentos, porque sabemos que contienen químicos, conservantes, aditivos…

Desde el punto de vista nutricional, es mejor la alimentación actual que la de antes.

Hoy en día encontramos en el mercado más variedad de alimentos, y muchos de buena calidad. Además, ha aumentado la seguridad alimentaria gracias a legislaciones y controles de calidad.

Sin embargo, en cuanto a los alimentos, los mayores destacan que han cambiado sus características organolépticas, es decir, aseguran que hay una notable diferencia de sabor y aroma: «el tomate de antes sabía a tomate».

GIRL, SMILE, TOMATO
novak.elcic | Shutterstock

En esto estamos de acuerdo.

Y es que antes se consumían los productos recién cosechados mientras que en la actualidad se utilizan distintos métodos de conservación para que los productos importados desde lejos lleguen a casa en buenas condiciones.

Si quieres hoy en día optar por alimentos con buenas características organolépticas, te aconsejo comprar productos frescos y de proximidad, productos que no han sido importados.

SUPERMARKET
Tyler Olson - Shutterstock

 Comparando la alimentación de los abuelos con la nuestra

  • Deficiencias nutricionales

La dieta de los abuelos se basaba en el consumo de cereales y legumbres, aceites, patatas, frutas y hortalizas de temporada, huevos. Tomaban poca leche y poca carne, cuyo coste era elevado.

Esta alimentación provocaba deficiencias de hierro y calcio, llevando incluso al desarrollo de patologías como la anemia o la osteoporosis, entre otras.

Hoy en día sin embargo, contamos con los alimentos fortificados, elaborados gracias al conocimiento científico para suplir carencias nutricionales en algunos sectores de la población para cubrir sus necesidades nutricionales que son difíciles de alcanzar con la dieta.

De esta manera se van solucionando deficiencias que afectan el estado de salud de muchas personas.

Así, en la actualidad contamos con leches y yogures con más calcio, harinas fortificadas con hierro o sal con yodo o flúor, por ejemplo.

  • Conservación de alimentos

Los medios de conservación de los alimentos en aquella época no eran tan seguros como los de ahora. No había refrigeradores. Esto provocaba la proliferación de bacterias y, por lo tanto, la salud corría un mayor riesgo.

  • Alimentación poco variada

Por otra parte, el acceso a determinados alimentos era muy complicado, por no decir imposible de tal manera que la alimentación no variaba tanto.

  • Cocina casera

Lo que sí ha disminuido con el paso de los años es la elaboración cotidiana de comida casera. Este aspecto se ha visto muy afectado por el estilo de vida actual en el que la mujer trabaja fuera de casa al igual que el hombre y, por lo tanto, el tiempo de ambos es muy limitado.

© Monkey Business Images / Shutterstock

  • Todos a la mesa

La costumbre de comer en familia también está disminuyendo. La escasez de tiempo y la diferencia de horarios hace que muchas familias no se siente a comer o a cenar juntos a lo largo de la semana.

  • Oferta alimentaria

La gran oferta de productos y su fácil acceso han provocado otros cambios en la conducta alimentaria de la población actual.

Según datos que ofrece la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en los años 60 el consumo de hortalizas, patatas y cereales constituía el 57% de la dieta.

La carne y el pescado sólo el 6,3% de nuestra alimentación. En 2011, (último año del que se tienen datos), el consumo de carne y pescado es de más del doble (15,4%), y las patatas han pasado de constituir el 17% a ocupar el 7,1%.

FREEZE
Shutterstock | Africa Studio

Por lo tanto se observa que al tiempo que ha aumentado la variedad de alimentos disponibles, ha descendido el consumo de carbohidratos, a través de cereales o las patatas; se ha incrementado el consumo de azúcares y de proteínas de origen animal, al duplicarse el gasto en carnes y lácteos; y ha disminuido sin embargo las proteínas de origen vegetal.

  • Estilo de vida

Todo esto junto al sedentarismo, el acceso a comidas rápidas y otros aspectos han llevado lamentablemente a un aumento del desarrollo de patologías como la obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Por tanto, la alimentación actual no es peor que la de antes. Es importante aprovechar la gran oferta de alimentos que tenemos a nuestro alcance para que, de forma consciente y equilibrada, podamos ofrecer a nuestro organismo los alimentos que necesita. 




Te puede interesar:
Secretos de santa Hildegarda para retomar una alimentación sana


HEALTHY

Te puede interesar:
Elabora un menú semanal saludable para toda la familia

Tags:
alimentaciónnutricion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.