Aleteia

¿Tenemos que ir dos veces a Misa este domingo 24 de diciembre?

25 décembre 2015 : Représentation de la Sainte Famille et illuminations dans les rues du village de Ramatuelle (Var).
Comparte
Comenta

Este año, el cuarto domingo de Adviento coincide el 24 de diciembre. ¿Es posible comulgar dos veces el mismo día? Aquí algunas respuestas prácticas y espirituales a esta cuestión

El 24 de diciembre la tradición es ir a la “Misa del gallo”, a la Misa de Nochebuena. Esta es una de las cuatro Misas que celebran los misterios de la Natividad. En Nochebuena se celebra el nacimiento del Príncipe de la Paz. Este año tendrá lugar el domingo por la noche, el mismo día de la Misa del cuarto domingo de Adviento. ¿Estamos ante un auténtico rompecabezas?

¿Se cancelará la misa del domingo por la mañana?

Esta solemnidad no suprime la liturgia del cuarto domingo de Adviento, explica el padre Aymeric de Salvert, sacerdote de las Misiones Extranjeras de París: “La liturgia es diferente: los textos bíblicos y la fiesta son diferentes”. El cuarto domingo de Adviento se celebrará la misma mañana (y el sábado 23 por la tarde) para “prepararnos para recibir Al que vendrá por la noche”, completa el hermano Thierry Hubert, dominico y capellán de Edhec.

¿Y se puede comulgar dos veces el mismo día?

De manera general, la Iglesia pide una sola comunión diaria para evitar las excesos, subraya el dominicano. Sin embargo, en este caso son dos Misas diferentes. Por este motivo, recuerda el padre de Salvert, es importante que a la hora de  “recibir la comunión uno esté en un estado espiritual adecuado para hacerlo: consciente del sacramento que uno recibe y en un estado de gracia. Para estarlo, las puertas de la misericordia están abiertas: Dios nos está esperando para darnos su perdón a través del sacramento de la reconciliación”. Siempre es bueno confesarse ante de Navidad.

Entonces, ¿Qué hay que hacer?

“Cuando queremos rezar a Dios en la iglesia no nos preguntamos si es obligatorio o no. Simplemente acudimos a ella para dar gracias”, nos recuerda el Hermano Thierry.

Para las familias con niños pequeños, se aplica el principio de realidad: “La Virgen María lo entenderá”. La Misa del gallo no es “obligatoria”. Por lo tanto el 25 de diciembre tanto grandes como pequeños pueden acudir a una segunda o a una tercera Misa,  la de la aurora donde se celebrará a Cristo como luz naciente o la misa de Navidad para festejar el nacimiento de Cristo hecho hombre.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día