Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Quieres saber el método del Papa para evitar la vanidad y el narcisismo? 

Pope Audience Wednesday
Antoine Mekary | ALETEIA | I.MEDIA
Comparte

El Pontífice cuenta lo que aprendió de una actriz italiana a la que le pidieron que se quitara sus arrugas para tener mayor éxito en el cine. “Se puede usar maquillaje, pero hay un maquillaje que distorsiona la realidad”.

Una pregunta insólita para el Papa que ayer cumplía 81 años y una respuesta digna de reflexión profunda. ¿Qué concepto tiene de sí mismo el papa Francisco? El Pontífice enseñó su método diario para no caer en la vanidad y en el narcisismo. Advirtió sobre el peligro de evaluarnos a nosotros mismos siguiendo la que llamó la  “evaluación del espejo”. ¡Nos va a engañar, nos va a engañar siempre¡”.

“Mucha gente tiene una muy buena imagen de usted. ¿Cuál es la imagen que usted tiene de sí mismo?”, inquirió Michiko, estudiante de la Universidad de Tokio este lunes 18 de diciembre 2017 durante una conexión en vivo por internet (live streaming) con el Vaticano.

“Es una pregunta que tendría que hacer una ‘cosmetologa’, no una estudiante de inglés que quiere estudiar sociología. Pero me gusta”, respondió socarronamente el Papa a Michiko.

El espejo 

“Con el problema de la imagen, siempre hay como una confusión. Te digo con una palabra: ‘el espejo’. Cuando nosotros nos peinamos, nos lavamos, nos miramos al espejo. Tenemos una imagen. Pero cuando el espejo entra a formar parte de tu vida; empiezas a dialogar con el espejo en una actitud casi o totalmente narcisista y llegas a una patología de auto-referencialidad. Creo que tenemos que tener mucho cuidado cuando procuramos juzgarnos  a nosotros mismos o evaluarnos. Mucho cuidado de no caer en la evaluación del espejo. ¡Nos va a engañar, nos va a engañar siempre¡”.

Mirarse dentro 

“Tu me preguntabas – continuó – ¿Cuál era la imagen que yo tengo de mí mismo? Trato de no mirarme al espejo porque es una cosa que hay que estar cuidándola continuamente. Porque la vanidad te puede agarrar por todos lados. Yo procuro uno o dos veces al día mirarme adentro. Las cosas que yo sentí durante el día; mirar a las cosas que pasaron dentro de mí. Y ahí, la palabra parece fuerte, pero me vas a entender, de ahí, juzgarme a mí mismo, ósea, qué opiniones merezco por esto que hice, por esta decisión que tomé, por esa actitud que tuve. Ahí, volviendo a la imagen que tuve durante ese día”.

Imagen que cambia

Asimismo, el Papa insistió sobre la cuestión de qué pensaba de sí mismo desde una imagen más general. “Yo pienso…y te lo voy a decir desde mi fe, pienso que soy un pecador a quien Dios amó mucho y sigue amando. Pero mi imagen plástica completa la voy encontrando día a día mirando como me comporto, las decisiones que tomo, los errores que hago y es una imagen que va caminando, como camina la vida”.

El Sucesor de Pedro advirtió que “siempre existe la trampa de engañarse con la imagen o disimular la imagen. Evidentemente que yo no estoy contra el maquillaje. Creo que las mujeres tienen que maquillarse un poco porque está bien, ¿no?. Pero hay maquillajes que deforman la realidad”.

La actriz de la que aprendió…

Sucesivamente, el papa Bergoglio que ama el ‘neorealismo italiano’ trajo el recuerdo de una actriz emblemática de esta corriente cinematográfica nacida como forma de expresión bajo las cenizas de la segunda guerra mundial.

Recuerdo a la actriz Anna Magnani (Roma, 7 marzo 1908 – Roma, 26 septiembre 1973). Una vez ya mayor le dijeron que convenía que se quitara las arrugas de la cara para poder tener más éxito en el cine. Y ella dijo: ‘¡No, no, no. Me costó muchos años tener estas arrugas. Y no las voy a tocar’. Eran como un tesoro para ella”, narró Francisco. 

De esta manera, invitó a aceptar metafóricamente los surcos que nacen en el rostro producto autentico de la vida. “Aceptar la imagen de cada día, de los éxitos, de los fracasos, la imagen de la salud y de la enfermedad, la imagen de una vida corta y una vida larga. Aceptar la imagen de cada día y corregir lo que se pueda. Pero nunca ocultar la imagen o auto referenciarla con el espejo.  La imagen que tengo de mí es la de un pecador que Dios ama y amó mucho. Eso me hace muy feliz. ¡Gracias!”, concluyó.

El Examen Diario 

 El método contra la vanidad del Papa se llama ‘examen diario’,  que deriva de la palabra latina examinatio (examinación). Es una meditación que practican los jesuitas. Hay muchas versiones del Examen, pero normalmente tienen cinco pasos. A continuación una simple aproximación a este método espiritual inspirado en San Ignacio de Loyola:
  1. Ponerse en presencia de Dios. Dar gracias por el inmenso amor que Dios tiene por nosotros.
  2. Rezar por la gracia de entender de qué manera Dios está actuando en nuestra vida.
  3. Revisar lo que ha pasado en su día. Recordar momentos específicos y los sentimientos en esos momentos.
  4. Reflexionar acerca de que hicimos, que se dijo o que pensamos en esas instancias. Algunos sugieren de evaluar esas acciones en términos de acercamiento y de alejamiento de Dios.
  5. Pensar en lo que viene y cómo podremos colaborar más efectivamente con el plan de Dios. Posiblemente, ser específico, y concluir con un “Padre Nuestro.”

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.