Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La historia detrás de las famosas Rockettes de Nueva York

ROCKETTES
Lev Radin - Shutterstock
Comparte

Cómo pasaron de ser un grupo de bailarinas a un ícono cultural de la ciudad

Si hay una ciudad que se nos ha vendido como sinónimo de la Navidad (sobre todo por Hollywood) ésa es Nueva York, sobre todo con su emblemático árbol de Rockefeller Center, sus hermosas vitrinas decoradas y las Rockettes, una compañía de baile que hace que cientos de personas se movilicen al Radio City Music Hall para ver su show Christmas Spectacular, uno de los espectáculos en vivo más vistos en Estados Unidos, tanto por locales como turistas.

El grupo fue fundado en San Luis (Misuri) en 1925 por el coreógrafo Russell Market y se hacían llamar las Missouri Rockets. Russell se inspiró en una compañía de danza inglesa que se caracterizaba por la sincronización y precisión de sus bailarinas, por lo que incluso a la hora de buscar a sus 16 candidatas (hoy en día son más de 30), exigía -además de que supieran bailar tap, jazz, ballet y danza moderna- que midieran entre 1,57 y 1,67 de altura para que hubiera uniformidad visual sobre el escenario.

Ese mismo año viajaron a Nueva York para presentarse en Broadway y el empresario y experto en entretenimiento Samuel Roxy Rothafel quedó fascinado con ellas, tanto que las invitó a presentarse en su teatro y les ofreció un show permanente, pasándose a llamar Roxyettes.

En 1932, Rothafel creó -junto a John Rockefeller y David Sarnoff- el famoso Radio City Music Hall y las Roxyettes fueron parte de su espectáculo inaugural el 27 de diciembre de ese año. Desde entonces, ha sido su casa y acogieron el nombre de Rockettes.

NYC
Jon Chica - Shutterstock

El teatro del Rockefeller Center se convirtió en el lugar de moda para los estrenos de las grandes películas (desde King Kong hasta Mary Poppins) y las Rockettes eran el gran show previo de cada proyección.

Pero entonces llegaron los años 40 y, con ellos, la entrada de los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial tras el bombardeo a Pearl Harbor. Era el momento de demostrar que las Rockettes eran un símbolo norteamericano y no sólo un grupo de mujeres bellas que sabían bailar. Fueron de las primeras artistas que se ofrecieron voluntariamente a entretener las tropas.

Con los 50 vino la época dorada del cine y, como las Rockettes hacían un espectáculo diferente para cada film, prácticamente vivían en el Radio City Music Hall, así que tenían dormitorios, cafeterías y hasta servicios médicos exclusivos para ellas.

También fue la primera vez que aparecieron en televisión y fueron parte del famoso desfile de Acción de Gracias de la cadena de tiendas Macy´s en 1957. Las Rockettes ya no eran simplemente una compañía de baile, sino un elemento de identidad cultural de la ciudad de Nueva York.

Todo parecía marchar bien, pero en los 70 y los 80 la administración del Radio City empezó a tener problemas financieros y ya las Rockettes no tenían esa agenda copada de décadas anteriores. Pidieron permiso para viajar por el resto del país y se lo concedieron (fueron un éxito en ciudades como Las Vegas).

Además, empezaron a hacer espectáculos propios, no sólo para presentar películas, siendo el de Navidad y el de Pascua los más famosos y dándole una nueva vida al teatro. Asimismo, incluyeron a su primera bailarina de origen afroamericano.

ROCKETTES
Danielw - Shutterstock

En los 90 el Radio City fue renovado completamente para devolverle su antiguo esplendor y se incluyeron innovaciones tecnológicas que llevaron el espectáculo al siguiente nivel.

Posteriormente, con el nuevo milenio, se inauguró una escuela de verano para que aspirantes a bailarinas aprendieran de la técnica y disciplina de las Rockettes. ¿Lo mejor? Muchas de esas estudiantes se han convertido en parte de la compañía de danza.

Sin duda, es interesante ver que las Rockettes son mucho más que bailarinas capaces de dar patadas altas con una sincronización suiza. Son un ícono cultural con más de 80 años de historia que nos enseñan, sin importar la nacionalidad o la meta que se desea cumplir, que con perseverancia, talento, coherencia, capacidad de evolución, pasión y trabajo duro se logra y se mantiene aquello que tanto anhelamos.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.