¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

La Navidad empieza en casa

CHRISTMAS
Versta - Shutterstock
Comparte

El tiempo, los detalles y los gestos que dedicamos a los nuestros son vitales para que en estas fechas la familia sea el tesoro que más luce.

Se dice que “la caridad empieza por uno mismo” y algo similar debe suceder con la Navidad. En esta época en la que somos llamados a vivir el amor, la paz y la fraternidad, debemos comenzar por donde debe ser, por la familia.

La Navidad es la celebración del nacimiento de Jesús, que debe ser al mismo tiempo, un renacer en nuestra propia vida, un cambio que evidencie fe y coherencia. Por eso la Navidad es un momento de reconciliación, de paz interior, de amor. Y la primera esfera de acción debe ser la familia.

¿Qué le puedes regalar a tu familia?

Nos llenamos de satisfacción al dar obsequios de Navidad a los más necesitados, ¿pero cómo está nuestro propio círculo familiar? Tal vez podría estar igual o más necesitado: relaciones fracturadas, rencores entre familiares, problemas conyugales, falta de tiempo para los padres, abuelos o hijos, entre otros.

Y es que en realidad no existe la familia perfecta, como lo dice el Papa Francisco, quien asegura además que no hay que temerle a la imperfección, a la fragilidad, ni a los conflictos: «Hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón» asegura el Papa.

Así que esta época es la oportunidad para reflexionar sobre ese papel que cada quien tiene dentro del núcleo familiar y el lugar que le damos a nuestras realidades familiares, pues sin darnos cuenta, utilizamos mucho tiempo para otros asuntos y muy poco para aquellos con quienes compartimos nuestra vida y son los que le dan sentido a nuestra existencia.

Preguntas que te darán pistas

El Padre Oscar Pezzarini, en uno de sus artículos, escribía algunas preguntas que vale la pena destacar:

– ¿Cuántas veces nos dedicamos a salvar al mundo, en nuestras charlas, en nuestra imaginación, en nuestras discusiones, y lo que nos “sobra”, se lo dedicamos a la familia?

– ¿Cuántas horas invertidas en salvar nuestras tareas, nuestro negocio, nuestras amistades, nuestras diversiones, y es muy poco el tiempo que le damos a la familia?

– ¿Cuánto tiempo solemos tener para hablar con los demás, con los vecinos y amigos, pero para hablar de y en la familia, con nuestros padres o con nuestros hijos, siempre nos falta tiempo?

– ¿Cuánto tiempo utilizamos en compartir con los amigos y compañeros, y cuánto para estar con nuestros hermanos, para disfrutar de nuestra familia, para escuchar a nuestros padres, o siendo padres para interesarnos por lo que les pasa a nuestros hijos…?

Nada hacemos con regalar juguetes y alimentos cuando en realidad somos distantes u ofensivos con los seres que nos rodean… La Navidad empieza por casa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo