Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Algunos estudios te hacen sentir culpable como madre?

© Raúl Hernández González

Calah Alexander - publicado el 14/12/17

¡Deja a un lado la culpa de madre y pon la presión donde corresponde!

Siempre soy un poco recelosa de los estudios que muestran que los bebés solamente pueden llegar a ser personas óptimas a través del esfuerzo constante por parte de la madre.

Me preocupa que esos estudios señalen beneficios tangibles de cosas que no todas las madres pueden hacer, ya sea dar el pecho, dormir en colecho o adquirir cierto tipo de ropa o artículos para bebés.

Y es que, como madre, una se alimenta siguiendo una dieta constante de culpa materna hirviendo, así que estudios de ese tipo son como enormes trozos de tarta de culpa de madre. ¡Qué rico, mamás! ¡No dejéis ni las migas!

Sin embargo, empiezo a pensar que las madres tenemos que cambiar las tornas con estos estudios… o, más bien, la respuesta de la sociedad a ellos.

En vez de permitir que nos obsesionemos con la culpa de madre, deberíamos usar estos estudios en nuestro beneficio citándolos por lo que son: pruebas científicas de que el clima cultural actual, aquí en Estados Unidos y en muchos otros lugares, es profundamente cruel hacia las madres.

Estudios que nos hacen pensar

Este estudio, por ejemplo, publicado en el Miami Herald, demuestra que no sostener en brazos el tiempo suficiente al bebé puede afectar negativamente a su ADN.

En la metilación del ADN, algunas partes del cromosoma son “etiquetadas” con moléculas que pueden controlar el nivel de actividad de esa porción, según explicaban los científicos en la publicación. Por lo general, los científicos pueden predecir cómo progresará a medida que envejecemos.

Cuando compararon la metilación entre niños, descubrieron que había diferencias consistentes entre niños que habían tenido poco contacto físico y mucho contacto físico. De hecho, las células de los niños con bajo contacto físico eran menos maduras de lo que debieran dada la edad del niño.

Esto podría resultar en que el niño experimente retrasos en su desarrollo y crecimiento, explicaba Michael Kobor, profesor en el Departamento de Genética Médica, en la publicación.

¿Estáis saboreando bien esa culpa, mamás?

Bromas aparte, este es el tipo de estudio que me convenció de que no hacía falta que enseñara a dormir a mi bebé n.º 4 hasta que me volviera loca por privación del sueño.

Es el tipo de estudio que hace sentir a las madres que tienen que hacer más, esforzarse más y ser mejores si no queremos dañar de forma permanente a nuestros hijos.

Pero podemos darle la vuelta al asunto: no tiene por qué ser de este modo. Este también es el tipo de estudio con el que podemos armarnos cuando vamos a trabajar y explicamos que, como la parlamentaria de las Naciones Unidas Licia Ronzulli, vamos a traer a nuestro bebé al trabajo con nosotras.

Este es el tipo de estudio del que podemos hablar cuando nuestros maridos nos toman el relevo en la casa o dedican su propio tiempo a tener al bebé en brazos.

Es el tipo de estudio que podemos citar cuando los pediatras nos advierten de que no “consintamos” a nuestro bebé.

Resumiendo, es el tipo de estudio que podemos sumar a un creciente arsenal de estudios que demuestran que las actitudes, políticas y estructuras de nuestra sociedad no son saludables para nuestros hijos.

Es el tipo de investigación que podemos —y debemos— usar para impulsar un cambio en el interés del bienestar de nuestros hijos, en vez de forzar a nuestros hijos a sentarse en el asiento trasero de la sociedad.

En vez de marcarnos al rojo con la culpa, este tipo de información puede cambiar el mundo para nosotras, madres, y nuestros hijos.

Todo lo que tenemos que hacer es usar investigaciones como esta para poner la presión donde corresponde: sobre la sociedad, no sobre nosotras.

Tags:
afectividadculturaeducaciónmaternidadpaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.