Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 07 mayo |
San Agustín Roscelli
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Por qué yo? O mejor, por qué yo no…

WOMAN,OUTSIDE,BORED

Kyle Broad | CC0

Luz Ivonne Ream - publicado el 13/12/17 - actualizado el 13/12/17

Aunque suene muy trillado, las cosas siempre pasan por algo

Por lo menos una vez en la vida todos hemos caído en la oscuridad, en momentos en que queremos tirar la toalla y no seguir porque ya no sentimos lo duro, sino lo tupido. Segundos en que queremos gritar con voz de histeria “¡ya no puedo más!”

Sin embargo, no importa que tan profundo caigamos, que tan perdidos estemos, que tan solos o asustados nos sintamos o que tan en la oscuridad vivamos en algún lugar siempre habrá luz porque Dios está en todas partes, aunque no le sintamos presente.

Porque muchas veces necesitamos estar perdidos para volvernos a encontrar con lo realmente importante y valioso.

Definitivamente, aunque suene muy trillado, las cosas siempre pasan por algo y depende de cada uno que le encontremos su significado.

He encontrado que todo aquello que de alguna forma nos produce molestia nos enseña a ser pacientes, a esperar con calma, a no sentir que las cosas deben de hacerse a nuestro tiempo y modo.

Aquella persona que nos “choca” nos enseña a hacer viajes a nuestro interior para descubrir las heridas aún no sanadas y así trabajar en ellas. Esa otra que nos ha abandonado nos enseña a ser cada vez más fuertes, a no aferrarnos a ningún amor humano, solo al de Dios.

A aprender a estar con nosotros a solas y disfrutar tremendamente de nuestra compañía. De aquella que nos ha traicionado aprendemos que nuestra capacidad de amar, disculpar y olvidar está muy por encima de cualquier falta humana.

Todo aquello que nos enoja, todas esas circunstancias a las que les hemos dado el poder de molestarnos nos han mostrado nuestras capacidades de perdonar, de ser benevolentes y de tener compasión, sobre todo con nosotros mismos.

Todo aquello a lo que sentimos odiar nos muestran nuestra maravillosa capacidad de amar de una forma incondicional y de aceptar al mundo de una forma sublime.

Los errores y fracasos nos han mostrado que está bien equivocarse y volver a comenzar; a pedir perdón donde haya que pedirlo y a aceptar cuando ese perdón no nos fue concedido.

Aquello que se nos ha aparecido como obstáculo nos ha mostrado la fortaleza que hay en nuestro interior, no solo para vencerlo, muchas veces para usarlo a nuestro favor e intentarlo nuevamente.

A todo eso que le hemos tenido miedo nos ha mostrado todo ese coraje y valentía que hay en nuestra alma que nos empuja a enfrentar esos temores y no solo a dejarlos dormidos.

Los cambios a los que nos hemos enfrentado nos han enseñado a dejar ir todo aquello que ya no deba estar o ser en nuestras vidas; a aceptar con paciencia, en calma y en paz que no tenemos control de casi nada más que de ponerle buena cara a la vida y de tener una actitud acertada para aceptar el día a día con nuestra mejor sonrisa, aunque a veces esta vaya bañada de llanto.

Darnos cuenta de que hay personas que no nos aman, que nos critican o que no nos aprueban nos han ayudado a afianzar nuestro amor por ese ser que nos ama y acepta incondicionalmente, con el amor más puro que nadie jamás ha tenido por ti y por mí, el de Dios.

Es cierto, a veces el miedo nos paraliza y ese mismo temor es el que no nos permite vislumbrar la luz al final del túnel, entender las maravillosas lecciones detrás de todo o no nos permite el que lleguemos a cumplir nuestro sueño, cualquiera que este sea.

Para eso me gusta pensar en estas palabras en inglés, convertir lo imposible en -yo- posible: «impossible» a «I’m-possible«, porque la solución antes que en nadie más está en ti y en mí al tomar la mano de Dios con un cambio de actitud y juntos caminar en busca de respuestas.

Es cambiar el por qué a mí por por qué a mí no…y sencillamente aprender la lección.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
7
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.