Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 10 mayo |
San Juan de Ávila
home iconActualidad
line break icon

Tenemos que hablar de George Clooney

SUBURBICON

Paramount Pictures

Suburbicon

Hilario J. Rodríguez - publicado el 11/12/17 - actualizado el 11/12/17

Suburbicon, su último trabajo como director, es una crítica a Estados Unidos que no acaba de tener gancho

¿Qué relación hay entre un cartero sonriente que cambia de expresión al darse cuenta de que una negra no es la sirvienta de una casa sino su propietaria, y un hombre que mata a otro en mitad de la calle sin que nadie se dé cuenta, mientras muy cerca todos los vecinos del barrio protestan ante la casa de unos recién llegados?

La respuesta se puede encontrar en Suburbicon, la última película dirigida por George Clooney y la primera en la que él ni siquiera hace un cameo. En un caso tenemos un comentario social y en otro, una imagen trágica convertida en cartoon. Con lo del comentario social no es necesario lidiar mucho porque es marca de la casa Clooney, y con lo del asesinato chocante sólo es preciso aclarar que una parte del guión proviene de un proyecto que los hermanos Coen nunca llevaron a cabo.

Despejada la duda inicial, el estilo formal de las imágenes es uniforme pese a los cambios tonales entre dos historias. En casa de los Lodge, dos intrusos irrumpen en mitad de la noche, los atan y luego los duermen con cloroformo; y en torno a la casa de los Mayer se reúnen los vecinos para protestar por la llegada de una familia de color a un barrio blanco.

Obviamente, la violencia inicial va en aumento. A los Lodge se les muere la esposa (Julianne Moore), a quien rápidamente sustituye su hermana gemela (interpretada por la misma actriz); y los Mayer tienen que aguantar abusos en el supermercado (donde a la esposa le cobran 20 dólares por un cartón de leche) y ver cómo la multitud que los insulta quema poco después su coche. Pese a que sus jardines traseros se comunican, los Lodge y los Mayer apenas se relacionan, si exceptuamos a los hijos únicos de ambas familias, que juegan juntos al béisbol.

Tratándose de una película de George Clooney, no resulta extraño que la realidad esté contaminada por cierto aire caricaturesco. Al fin y al cabo, él fue una estrella televisiva antes de convertirse en un actor y en un director respetado, además de ser ahora mismo una celebridad con superpoderes y, por consiguiente, con una responsabilidad a la que le da buen rendimiento aunque a veces, como en este caso, dé la sensación de que ya no dirige para contar historias sino para decir cosas.

Clooney confunde a James M. Cain (El cartero siempre llama dos veces) con los periódicos, del mismo que confunde la puesta en escena con el diseño de producción. Por eso sus películas se hacen tan agradables a la vista e incluso al ojo, aunque en esa operación de cosmética la mirada (el cerebrito, vaya) no haya registrado ningún seísmo digno de consideración.

Suburbicon no ha conquistado al público estadounidense porque al público estadounidense le gusta ir al cine para que le cuenten historias que no entiende pero con las que la adrenalina se atenúa. De Clooney le interesa ante todo el guaperas, el tipo simpático que vende rifas para alguna buena causa y que aparece en las películas al lado de chicas increíbles a las que, por supuesto, conquista. Le interesan menos sus discursitos, que nos vienen mejor a los europeos, que somos más dados al masoquismo cinéfilo.

Por desgracia, a estas alturas de la película Clooney ya llega a nuestras pantallas con cierto cansancio, como si no diese mucho más de sí, pidiendo que le perdonemos la vida y que le dejemos gozar de sus 15 minutos de fama unos cuantos años más sin exigirle mucho a cambio, con interpretación correctas y para de contar.

Es tan fácil estar de acuerdo con él casi siempre, atacando a Estados Unidos a la vez que ensalza a sus héroes (porque en un país así a la fuerza tienen que destacar quienes se oponen). Lo que nos cuenta en su última película detrás de las cámaras es que su realidad es una pantalla doble (por una parte está el espectáculo, la trama, el marido que ha pedido dinero prestado a la mafia y ahora conspira contra su propia familia; y por otro están quienes mueven la tramoya, luchando contra viento y marea, contra el racismo y los prejuicios de clase, para que al final nunca falten los aplausos por los esfuerzos que hay que hacer para ser estadounidense y no morir en el intento).

Hay una imagen que oculta a la otra, formando una cortina de humo que nos impide ver detrás. Y Clooney quiere que veamos detrás, por lo menos unos segundos, para seguir luego con lo que vemos delante (la aparición de un inspector de una aseguradora, los golpes que le propinan a Matt Damon los matones que él mismo contrató, los cimientos de su vida doméstica viniéndose abajo a medida que su hijo descubre sus imposturas, su cuñada le sale rana y no le queda más remedio que huir por patas).

De la misma manera que todo esto se puede hacer mucho peor, también se puede no hacer y a nadie le parecería mal. Lo que no encaja es que Clooney se sienta obligado con los europeos, que no le han pedido nada y que tienen a sus conciencias, sin ir más lejos a los hermanos Dardenne, que hasta en sus momentos más bajos son decididamente menos charlatanes, menos obvios, utilizan menos música (y siempre con mucha más pertinencia, con un sentido dramático y no dialéctico), no necesitan a grandes actores para vender sus productos y consiguen tocarte la fibra casi sin que te des cuenta, como debe de ser.

Ficha Técnica

Título original: Suburbicon (2017).
País: Estados Unidos.
Director: George Clooney.
Guión: Ethan Coen, Joel Coen, George Clooney y Grant Heslov.
Reparto: Matt Damon, Julianne Moore, Óscar Isaac, Glenn Fleshler, Michael D. Cohen,Noah Jupe, Steve Monroe, Gary Basaraba, George Todd McLachlan,Carter Hastings, Dash Williams, Alex Hassell, Lauren Burns, Tony Espinosa.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
5
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.