Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 06 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Saben por qué pienso que es la mujer más bella?

Krakenimages.com - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 11/12/17

Quiero que mi carne enferma sane al tacto de sus dedos. Y su voz acaricie mi alma seca llenándola de vida

Me gusta mirar a María embarazada en este tiempo de Adviento. Mirar su paso presuroso camino a Ein Karem. Su disponibilidad para el servicio. Con Dios hecho carne en sus entrañas.

Me gusta pensar en su sí puro y firme en un momento de encuentro profundo con Dios. Un sí lanzado en las manos del Padre. Un sí confiado, de niña. Me gusta pensar que así comienza el Adviento. Con un sí filial y alegre de una niña y los pasos presurosos que suben la montaña, pasos de mujer. Así de sencillo.

La niña inmaculada, libre de todo pecado. Pura y fiel. Me gusta mirar a María y creer que algo de su belleza se pegará a mi piel si me acerco a Ella, si me dejo cuidar por su abrazo, si me hago hijo dócil en sus manos.

Hoy escucho: Procurad que Dios os encuentre en paz con Él, inmaculados e irreprochables. Estoy tan lejos de ser inmaculado e irreprochable. Miro a la mujer vestida de sol que me mira. Miro a la niña que sube por los caminos que llevan a Ein karem, a Belén.

Aún falta para que nazca Jesús. Hoy todavía no nace en mi alma. Ella es inmaculada, virgen y pura. Yo he perdido la pureza y la inocencia, la ingenuidad y la sencillez, de cuando era niño. Quiero que algo se me pegue de su belleza. Se lo pido.

Me gusta mirar a María que mira a Dios, como dice el P. Kentenich: Reflejo de Dios, espejo de la gloria de Dios, inmaculada concepción. Relación fundamental con Dios, con Cristo. Por el honor de Cristo María debía y tenía que ser concebida inmaculada. Virgen de las Vírgenes.

María es el reflejo más puro de Dios. Su belleza viene de Dios. La creatura más bella jamás soñada. La más pura. Al mirarla veo a Dios. En su carne brilla Dios. Esa mujer vestida de sol me conmueve. La miro a Ella que camina al encuentro de Dios. La miro a Ella que me mira y viene hasta a mí. Llega llena de Dios. María concebida sin pecado. María llena del Espíritu.

Me gusta contemplar su rostro, sus ojos, sus labios. Me gusta mirarla en su silencio elocuente. Con la fuerza contenida en sus gestos. Me conmueve su fidelidad en todo momento. Su sí repetido una y mil veces, cada mañana, cada noche. Miro a María mirando a Dios. Y miro a María mirándome a mí.

Dice el P. Kentenich: Aparece María más en su relación a nosotros, no tanto a Dios. María en su relación a nosotros. Madre de Cristo, Madre de Dios y Madre nuestra. Se trata de cómo Ella ayuda a que seamos redimidos. María como la gran educadora, nuestra educadora y como la educadora de los pueblos.

María me mira en el camino a Belén. Se detiene para mirar mis pasos, para abrazarme, para quererme. Se conmueve al ver mi fragilidad. Yo le entrego mi pequeñez. Ve en mí una belleza que tal vez sea reflejo de la suya. Ve lo que yo no sé ver, cuando miro sólo mi pecado, sólo mi pobreza.

Es mi Madre educadora. Quiere crear en mi alma un espacio de cielo en el que quepan todos los hombres. Es la tierra inmaculada en la que nace Jesús. En mi alma. Quiere que yo me refleje en su pureza y algo de Ella se me quede prendido en la piel.

He perdido la ingenuidad y la pureza por el camino de la vida. He dejado de vestirme de su traje de gala, de fidelidad, de hermosura. No me siento a menudo digno de su amor. Y eso que busco sentirme querido.

Hoy busco sus ojos en el Santuario. La encuentro, me encuentra. La miro a Ella vestida de luz. ¿Puedo ser inmaculado teniendo pecado? ¿Puedo ser puro habiendo caído? Miro a mi Madre que me mira. En sus entrañas lleva todo el amor de Dios y me lo entrega. Lo infinito recogido en la vasija finita de su alma.

¡Qué misterio tan profundo! En su carne llena de verdad nace Jesús. Y yo me asemejo a Ella cuando me dejo amar. No sé bien cómo hace Dios los milagros. Debe ser que de tanto ponerme en su presencia me ha llegado un poco de su gracia. María lo hace posible.

Puede mi vida llenarse de sol. Siento que el cielo se hace un hueco en mi espesura. Y su sí cobra vida en mis propios labios. ¿O es ahora mi sí el que yo pronuncio con su voz?

Hágase grito con voz callada. Y quiero que mi carne enferma sane al tacto de sus dedos. Y su voz acaricie mi alma seca llenándola de vida. Y convierta mi impureza en pureza. Mi pecado en sanación.

Quiero caminar con María por esos caminos de desierto hasta que se llenen de vida. Busco a su lado a su prima Isabel. Busco en Belén posada. Repito su sí con sencillez: Fiat, hágase. Porque confío que su amor tan grande puede cambiar mi alma y hacer de mi vida un jardín inmaculado.

Si dejo que Dios me toque por las manos puras de María. Ella me mira y me abraza. Y sostiene mis pasos lentos por el camino de mi vida. Me fío de Ella. La dejo hacer en mí hoy su morada. Para que todo en mí sea nuevo.

Tags:
virgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.