Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué es el Rebirthing? ¿La respiración consciente nos hace inmortales?

BREATHE
Comparte

La pseudoterapia de Leonard Orr dice acabar mágicamente con todos los males del hombre

Una de las propuestas terapéuticas y de transformación del ser humano más extendidas en la Nueva Era es el Rebirthing (“renacimiento”), propuesto en los años 70 por Leonard Orr.

Como en tantas otras técnicas espirituales semejantes, ofrece a sus practicantes descubrir las fuentes ocultas de sus problemas para poder resolverlos.

Veamos con más detalle en qué consiste.

La trayectoria de su fundador

Leonard Orr (Walton, Nueva York, 1937) es el inventor de esta técnica, y actualmente continúa viajando por el mundo para dirigir talleres e impartir conferencias sobre la misma, sobre todo en Estados Unidos, aunque también acude a España y otros países. Sus seguidores afirman que “es uno de los promotores de la Nueva Era, entendiéndose ésta como una forma de desarrollo personal y espiritual”.

En su recorrido vital encontramos una mezcolanza de elementos religiosos y filosóficos de diversa procedencia, como suele pasar en la New Age.

Afirma que a los 10 años tuvo una experiencia de conversión al cristianismo por la lectura de la Biblia, y quedó marcado por la promesa de inmortalidad que hace Jesús.

Sin embargo, más tarde entró en EST (Erhard Seminar Training, después The Forum), secta fundada por Werner Erhard con una mezcla de orientalismo, ocultismo y psicoterapia, y que enseña que el pensamiento humano lo puede todo (ya que, como afirma Erhard, “tú eres Dios en tu universo”).

Estamos ante un típico método del potencial humano, en el que se formó Orr, llegando a integrar la organización.

Te puede interesar: ¿Qué son los Métodos del Potencial Humano?

En 1974 Leonard Orr dejó este movimiento para abrir su propio centro, Theta House, en San Francisco, y empezó a impartir formación sobre lo que había descubierto –el Rebirthing– incluso a algunos antiguos “graduados” en EST. Entre ellos se encontraban Elana Lynse y Sondra Ray, que tan importantes han sido después en el desarrollo del Rebirthing y en sus aplicaciones a otros campos de la vida humana.

Renacer y respirar… para ser Dios

Orr llegó a su descubrimiento pasando tiempos prolongados en la sauna –algo desaconsejado habitualmente– y en baños, afirmando que así alcanzó un estado alterado de conciencia.

En una entrevista señalaba: “Mi primera experiencia de Rebirthing ocurrió en 1962. Estaba tomando un baño y sentí que no podía salir de la bañera”. Y desde esta experiencia lanzó su invento.

El Rebirthing parte de la idea de que el nacimiento del ser humano es un suceso traumático, y revivirlo trae consigo beneficios terapéuticos.

Y dentro del nacimiento, Orr se fija especialmente en la primera respiración fuera del vientre materno. De forma que lo que persigue fundamentalmente el Rebirthing es la respiración consciente, es decir, poder aprender de nuevo a respirar, liberándonos de todas las inhibiciones que han sobrevenido con el trauma del nacimiento.

De esta forma, aprendiendo a respirar consciente o interiormente, la energía divina podrá fluir por el cuerpo de forma plena. Según Manuel Guerra, es probable que estas afirmaciones se deban al “influjo del yoga y del panteísmo hindú”.

La sospecha se confirma al descubrir que para Leonard Orr, que asume tanto elementos orientales como las doctrinas de EST, cada persona es Dios, es una reserva de la plenitud del poder divino. El trauma del nacimiento lo que ha hecho es reprimir esa divinidad innata, aplastándola cada vez más con todas las vivencias posteriores. Y también ha acabado con los recuerdos de anteriores reencarnaciones, cómo no.

Cómo se practica

Visto lo anterior, es fácil deducir que el Rebirthing consiste en provocar un estado alterado de conciencia a través de ejercicios en la sauna y de baños prolongados, de forma que se logre revivir el propio nacimiento –y de ahí su nombre inglés, rebirthing, que significa literalmente “renacimiento”–, de forma que se sane toda inhibición, represión o trauma, que quedarían fijados en el inconsciente.

Aunque los seguidores de Orr insisten en que se trata de una simple técnica física y no un asunto religioso, lo cierto es que se basa en métodos de innegable trasfondo espiritual como el kriya yoga y el pranayama (respiración yóguica).

El Rebirthing asegura que la respiración es el cordón umbilical que nos une a la divinidad.

Los ejercicios se fijan básicamente en la respiración. Aunque en un principio se realizaba siempre en saunas y espacios con agua caliente –para crear un entorno lo más parecido al vientre materno–, después se dio más importancia al hecho de la respiración que a la inmersión acuática, por lo que es posible su práctica “en seco”, con la persona tumbada.

Una vez que el practicante ha aprendido a respirar conscientemente, enseguida viene el aumento del poder creativo de su pensamiento. La persona descubre que es ella la que crea la realidad que vive, su propio universo. Y se le enseña que si tiene pensamientos negativos, su vida será infeliz.

Promesas de inmortalidad y prosperidad

Por eso el Rebirthing enseña a adoptar afirmaciones positivas que, aunque no sean reales –al menos así lo parecen al comienzo–, si se repiten muchas veces a lo largo del día, acabarán produciendo resultados positivos.

De manera que si la persona piensa en la inmortalidad del cuerpo, acabará consiguiendola (un cuerpo con salud y vigor eternos). De aquí nacieron los seminarios de Infinite Survival (“supervivencia infinita”).

Además de la inmortalidad humana, el Rebirthing dice ser capaz de curar todos los traumas que vivimos en nuestra infancia y que, más allá del nacimiento, son otros nueve (la educación de los padres, la experiencia de la escuela, la religión, la urgencia inconsciente de la muerte, etc.).

No sólo es posible vencer los traumas y hasta la muerte con esta pseudoterapia. Además tiene su aplicación al campo económico: el pensamiento positivo sobre las finanzas atraerá la prosperidad material al practicante de Rebirthing.

Por eso Leonard Orr también es responsable de iniciativas que aplican su doctrina a esta área, como los seminarios de Prosperity International, Inc.

Los peligros del Rebirthing

Como todos los métodos del potencial humano y las pseudoterapias New Age, esta técnica de desarrollo personal y sanación no consigue proporcionar ni lo uno ni lo otro, sino que aboca a sus practicantes a vivir en un sistema ilusorio de creencias que falsean la realidad e impiden su verdadero crecimiento humano.

No sólo eso. Además, se conocen sucesos en torno a este método y sus variantes. En 2001, una niña de 10 años llamada Candance Newmaker encontró la muerte en el marco del Rebirthing.

Sucedió en Colorado (EE.UU.), donde la madre adoptiva de la pequeña la confió a una “terapeuta” que acabaría con sus problemas afectivos y relacionales mediante la experiencia de “renacimiento”.

Envuelta en una manta para recrear el momento de su salida del útero materno, Candance comenzó a sentir asfixia, pero las responsables del tratamiento la forzaron a salir por sí misma, como si del parto se tratara.

A los 17 minutos la niña dijo: “me muero”, y recibió por respuesta: “¿Quieres morir? Vale. Muere. Muere ahora mismo”. Poco después, dejó de respirar. Al día siguiente falleció en un hospital.

Sin llegar a casos extremos como éste –que pueden darse–, lo cierto es que algunos médicos advierten del riesgo que se corre al abusar de las técnicas de respiración promovidas por métodos como el Rebirthing.

Lo que sus defensores consideran un “estado alterado de conciencia” conseguido por la respiración consciente, no es otra cosa que un episodio de hiperventilación.

La hiperventilación o hipocapnia consiste en un desequilibrio en los niveles ordinarios de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre, lo que produce vasoconstricción en los vasos sanguíneos que riegan el cerebro y esto trae consigo, entre otras cosas, alucinaciones, pérdida del conocimiento y estados de ansiedad. Lo que puede tener efectos negativos en la salud del practicante.

Te puede interesar: ¿Los Movimientos del Potencial Humano son compatibles con la fe cristiana? (2)

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.