Aleteia

El pueblo de Honduras votó y exige respetar su voto, dicen los jesuitas de Centroamérica

AFP PHOTO / Orlando SIERRA
Supporters of Honduran presidential candidate for the Opposition Alliance against the Dictatorship coalition, Salvador Nasralla, clash with soldiers and riot police near the Electoral Supreme Court (TSE), as the country waits for the final results of the week-end's presidential election, in Tegucigalpa, on November 30, 2017. Honduran President Juan Orlando Hernandez edged closer Thursday to winning a tense election as rival Nasralla said he will not recognize the result, claiming fraud. In a vote count dogged by computer failures and claims by Nasralla that the president was stealing the election, Hernandez had overturned a 5.0 percent deficit by early Thursday to lead by just 1.0 percent with 90 percent of the votes counted.
Comparte
Comenta

Ante la crisis postelectoral

La Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús emitió un comunicado ante los últimos hechos de protesta y represión que se vienen desarrollando en el marco del proceso electoral hondureño.

Protestas que, según organismos de defensa de derechos humanos, han dejado ya trece personas muertas y más de 1,300 personas capturadas o detenidas desde el 30 de noviembre pasado, en ese país tan duramente golpeado por la violencia.

No hay sospecha, sino certidumbre

Los jesuitas, primero que nada, felicitaron al pueblo hondureño por haber acudido pacífica y masivamente a las urnas para hacer uso de su derecho democrático de elección de autoridades. “Un pueblo que supo votar y vigilar su voto” es el pueblo hondureño, según el comunicado firmado por el padre Rolando Alvarado López, Provincial de la región centroamericana.

Acto seguido, denunciaron “la falta de profesionalismo y de ética del Tribunal Supremo Electoral (TSE), al retrasar sistemáticamente la entrega de resultados, tanto parciales como definitivos”.

Para los jesuitas, este asunto que prendió la mecha de las protestas de la oposición contra el gobierno actual, “ya no es sólo una sospecha sino una certidumbre, la manipulación burda de esta situación por parte de los magistrados, influenciados por los poderes fácticos y oscuros que desde el Estado y otras instancias intentan irrespetar la voluntad popular manifestada en las urnas”.

Según se sabe, los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía hondureña comenzaron el 30 de noviembre cuando el actual presidente, Juan Orlando Hernández, se alzó repentinamente con una ventaja creciente, luego de “un problema informático” que cerró el recuento de votos durante varias horas.

Tanto el titular del Partido Nacional como su rival, el personaje de televisión Salvador Nasralla, que representa a la Alianza Contra la Dictadura, se han adjudicado la victoria en las elecciones del 26 de noviembre.

Petición del Papa Francisco

Y ahora las protestas callejeras van en aumento, tanto así que en el último Ángelus del pasado domingo 3 de diciembre, el Papa Francisco dijo que dice que estaba recordando a los hondureños en sus oraciones de una manera especial para que puedan “superar pacíficamente la difícil situación actual”.

Según los jesuitas centroamericanos, “el Tribunal Supremo Electoral va de tumbo en tumbo para esconder una victoria inesperada de la oposición sobre el actual presidente que hizo todo lo que pudo, legal o ilegalmente, para ser reelecto”.

Más adelante, denunciaron lo que llamaron la dura “represión de los órganos del Estado en contra del pueblo hondureño que, una vez más nos da lecciones de civismo, de dignidad y de defensa pacífica de los derechos ciudadanos”.

Finalmente, los jesuitas exigieron “el respeto a la decisión popular expresada en las urnas y el derecho a la libre expresión que la misma Constitución hondureña asegura”, pero que el gobierno de Hernández “no está respetando al lanzar a la Policía Militar y otros órganos del Estado en contra del pueblo, en manifestación pacífica para defender su voto y denunciar la manipulación de la elección por parte del TSE”.

Finalmente expresaron su defensa a Radio Progreso (RP) y al Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC) quienes, por su labor informativa, de análisis, reflexión y defensa de los derechos humanos de las y los hondureños, siguen “favoreciendo la justicia social, la trasparencia de la administración pública, la defensa de los derechos humanos y la construcción de un estado de derecho en Honduras”.

Radio Progreso, es una estación radiofónica que transmite desde 1956, ofreciendo programas variados con espacios culturales, musicales, de fe cristiana, informativos de hechos nacionales, mundiales, servicios comunitarios y entretenimiento para un público con gustos diversos. Y en esos días ha sido una voz firme a favor de la institucionalidad del país, y de la democracia.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día