Aleteia

Hijos ricos en valores, hijos felices

Comparte
Comenta

La educación de los valores en la familia constituye un tema de gran actualidad y trascendencia en la formación de los hombres y mujeres que necesita la sociedad.

Siembra desde su infancia. La forma de pensar y actuar de tu hijo durante toda la vida se construye en su niñez. Son los mejores años para forjar el futuro valorial de los hijos.

  • La educación empieza en casa. La educación familiar estimula las competencias intelectuales y emocionales. Los valores y las emociones se aprenden a gestionar en casa.
  • Enseñar con el ejemplo. Los hijos aprenden sobre todo por imitación. La fuerza de los principios está en la coherencia entre lo que se dice en casa y lo que los hijos ven en el día a día.
  • Saber escucharles y al mismo tiempo saber decirles “no”. Escuchar significa dedicar tiempo, demostrar amor. La empatía es la base para construir una buena relación entre padres e hijos. Por otra parte los hijos necesitan ser orientados y guiados para garantizar un sano crecimiento en todos los sentidos. Saber decir “no” cuando predomina el capricho en el comportamiento es una base sana para la gestión de la frustración y el crecimiento en valores esenciales.
  • La sana pedagogía de la calma. Ayuda a apreciar las pequeñas cosas, a ver los comportamientos de los hijos en clave de progreso y con optimismo cuando hay errores. Existe siempre una segunda oportunidad para todos en la vida. los padres y madres necesitan tiempos para transmitirles no solo conocimientos y habilidades técnicas, sino todo el cariño que les tienen.
Shutterstock

Algunos criterios para una siembra eficaz en los valores

  1. Solo en el diálogo se logra una construcción sana de la personalidad. La serenidad y la alegría en los hijos son resultado de un clima de afecto y apertura hacia ellos.
  2. Los valores se aprenden por imitación. El mejor modo de educar es estimulando y premiando los buenos comportamientos.
  3. Dedicar algún momento en la semana, o cuando se pueda, para reflexionar con la pareja y autoevaluar sobre cómo se están transmitiendo los valores en familia.
  4. Distinguir entre lo esencial y lo superficial a la hora de definir normas de comportamiento para los hijos dentro y fuera de casa. Destacar sobre todo los principios y valores que son realmente esenciales en la vida de los hijos.

Enseñar, educar y formar a los propios hijos es el modo mejor para ofrecerles el camino del crecimiento autónomo, en la responsabilidad y el respeto de sí mismos y de los demás, pero sobre todo es el medio más eficaz para garantizarles una vida serena, feliz y en paz consigo mismos.

Hijos educados en los valores son la mejor garantía de una futura sociedad más feliz.

Te puede interesar: Hijos bien educados y felices
Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día