Aleteia

“Abuelo, ¿cómo era la Navidad cuando eras como yo?”

GRANDFATHER
Rawpixel.com - Shutterstock
5. Trabaje con objetivos, duramente insistiéndole a papá y abuelos que le compren paquetes, portándose bien para ello, y siendo persistentes para lograrlo.
Comparte

Cuento de Navidad 2017  (1)                         

– ¡Abuelo! ¡Abuelo! Dentro de poco es Navidad. Me gustaría que me contaras qué hacías cuando eras como yo.

– ¿Cuántos años tienes?

-Ocho, abuelo. 

(El abuelo estaba sentado al lado de una estufa eléctrica leyendo un libro. Cerró los ojos, levantó el cabeza pensativo y miró a su nieto).

– Mira… Las cosas eran distintas a como son ahora, claro. Pero en el fondo siguen siendo las mismas.

– A ver, ¡cuenta abuelo!

– Cuando tenía unos ocho años…

(El niño se sentó en el suelo cruzando las piernas y el abuelo comenzó a contar su historia navideña…)

– Nos reuníamos toda la familia, mis padres y mis hermanos, a cenar la víspera de Navidad. El postre eran los turrones. El brindis se hacía con vino blanco, porque entonces el champán era muy caro…

¿Por qué se celebra la Navidad?, pregunta el niño cortando el relato.

-Navidad es una palabra antigua, muy antigua, de dos mil años. Significa el día en que nació Jesús en un establo de Belén, pobre, muy pobre. Su madre es la Virgen María y su esposo san José. ¿No te acuerdas lo que leemos en el Evangelio de san Lucas todos los años después de cenar en casa de los abuelos?

Sí abuelo. Nació en un establo y hacía mucho frío. 

– Pues después de cenar cada uno contaba cosas en un ambiente de familia lleno de cariño y afecto, alrededor de un brasero porque hacía frío en esta parte del mundo, a diferencia del otro donde la Navidad se festeja con calor. Cantábamos villancicos de la tierra delante del Belén que hicimos en casa.

¿Tú hacías el Belén, abuelo?

-Lo hacía con mis hermanos mayores. Cuando terminábamos el cole, teníamos el encargo en casa de hacer el Belén, el Pesebre. Representa del Nacimiento de Jesús y la adoración de los pastores, en el establo, junto a un buey y una mula. Íbamos al campo a buscar musgo, ramas de pino o abeto y colocarlo en un lugar de la casa.  Pintábamos una tela de saco y parecía que fuera tierra y hacíamos también las montañas y encima de las montañas poníamos harina que era la nieve. Con papel de plata trazábamos ríos… Había casitas y guirnaldas de luces y animalitos, gallos, gallinas y ovejas. Encima de la cueva, donde estaba Jesús con María y su esposo san José, una estrella grande. Es la Estrella que vieron los Reyes Magos y la siguieron para adorar al Niño Jesús.

(¡Cómo miraba el niño con sus ojos saltones, de color gris azulado!)

¿Los Reyes Magos llegaron el día que nació Jesús?

Llegaron más tarde y fueron los que le trajeron buenos regalos, porque era Dios. Y desde entonces reparten juguetes para todos los niños del mundo.

Yo pensaba que era Santa Klaus. También trae juguetes ¿verdad?

Santa Klaus vino muchísimo más tarde y se cree que en realidad era un obispo que repartía muchas cosas entre los pobres y que se llamaba San Nicolás de Bari. Su fiesta es también en diciembre un poco antes de Navidad.

Pero entonces ¿quién trae los juguetes? 

Todos traen juguetes, pero para los cristianos es el Niño Jesús o los Reyes Magos, según los lleven el día de Navidad o el día de Reyes, que es el seis de enero. Santa Klaus también los lleva el día de Navidad, porque es el día en que nació Jesús. Es el cumpleaños de Jesús que ahora está en el cielo desde que resucitó de entre los muertos.

Y también está en el Sagrario, ¿verdad? 

Sí, claro, porque es Dios y quiere que estemos cerca de Él.

Abuelo, ¿por qué mis papás no ponen el Belén como hacías tú? 

Bueno, en casa tienen un árbol bien adornado, con guirnaldas de lucecitas que se encienden y se apagan, y estrellitas y cintas y bolitas y la estrella y otros adornos.

¿El árbol es el Belén?

El árbol de Navidad es el árbol de Navidad. Y el Belén es el Belén. El Belén nos representa ante nosotros el Nacimiento de Jesús. Nosotros no teníamos árbol. No era costumbre. El árbol viene de los países del norte, muy al norte, donde hacía mucho frío y viento. El árbol tiene encima una estrella que es la de los Reyes Magos, y tiene bolitas, y una forma de un triángulo (¿Sabes lo que es? –Sí, es esto– y dibujó sobre un papel el triángulo).

Pero a mí me gustaría tener un Belén… ¿Por qué no lo tenemos? Podríamos hacerlo mi hermana y yo sobre la mesa de la cocina. 

Es una buena idea. Tus padres no tienen tiempo…

¿Nos ayudarías tú, abuelo?

Pues ¡claro!… Hemos de ir un día al campo… cuando no llueva. Pero tienes que tener el permiso de tus papás.

Sí abuelo, iremos a tomar el musgo y ramas de árboles. 

Y pintaremos una tela vieja, con montañas, y pondremos figuritas y casitas, compraremos un Nacimiento, con el buey, la mula, el Niño Jesús, la Virgen María y san José.

¡Bien! Se lo diré a papá y mamá.

… Y así se construyó un bonito Belén en casa del nieto, y aprendimos canciones de Navidad cantamos y bailamos.  El abuelo ya no podía bailar.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.