Aleteia

El poder de la motivación para transformar tu vida

Comparte
Comenta

Confía en tu inteligencia emocional para profundizar en tus sueños

La motivación es la voluntad para esforzarse, por alcanzar las metas que uno se propone, esforzarse para satisfacer las necesidad personal.

Es la causa de la acción o de la no-acción. Para impulsarse adelante, para motivarse a la acción, hay que romper los límites mentales y emocionales y sobre todo focalizar intereses concretos.

Cómo cambiar de vida y por dónde empezar

El poder de la inteligencia emocional es fundamental para iniciar un nuevo camino y para potenciar el camino actual. Gracias a ella podemos detectar y percibir prioridades y necesidades y dar pie a que se active nuestra voluntad.

La inteligencia no es suficiente para triunfar en el mundo de hoy, se necesitan ideas creativas para avanzar y sobre todo determinación. Todos somos creadores de nuestra vida según nuestras creencias y nuestros valores.

Hoy día salir adelante no es para los mejores, ni para los más inteligentes sino para los que se atreven a profundizar en sus sueños y manifestarlos con claridad y determinación.

Beneficios de una buena motivación personal

  1. La perseverancia y la confianza en sí mismos.
  2. La transformación de la visión del pasado de manera positiva.
  3. La gestión de los pensamientos negativos para estimular nuevas soluciones.
  4. La gestión del cambio con flexibilidad y constante adaptación personal.
  5. La flexibilidad y la corrección del error como medio para aprender más.
  6. La creatividad para ser artistas de la propia vida.

La teoría psicológica de los “Big Five”

Existen cinco grandes dimensiones del carácter que ayudan a entender mejor la propia personalidad.

  1. Sociabilidad. Describe el grado de bienestar en las relaciones con otras personas.
  2. Afabilidad. Indica la tendencia a la adaptación a los demás con conductas de confianza en los otros, cooperación o simpatía.
  3. Tesón. Se refiere a la persona con disciplina, responsabilidad, persistencia y orientación al logro.
  4. Estabilidad emocional. Muestra la disposición de la persona a soportar tensión. Los individuos más estables se muestran despreocupados, seguros de sí mismos y relajados.
  5. Apertura a la experiencia. Indica el gusto por lo novedoso, refleja la imaginación, curiosidad y apertura al cambio.

Lo más importante es tener presente que sea cual sea el tipo de personalidad que nos caracteriza, todos tenemos la posibilidad de vivir dando lo mejor de nosotros mismos desde el momento que nos decidimos a activar nuestra voluntad por algo que valga la pena en nuestra vida personal y en nuestro desarrollo social, familiar o profesional.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día