¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La inesperada forma en que Leonardo aprendió a pintar la Mona Lisa y el Jesús

DRAWING BY LEONARDO DA VINCI
Comparte

A la investigación que realizó para crear su famosa sonrisa enigmática no le faltó el toque macabro

Con la noticia de la venta récord por 450 millones de dólares del retrato de Jesús, Salvator Mundi, obra de Leonardo da Vinci, nadie culparía a quien se preguntara: “¿Cómo puede llegar a valer tanto una pintura?”.

Según Walter Isaacson, autor del libro Leonardo da Vinci, la enorme reputación del maestro como genio está justificada, en parte, por su capacidad para conectar ciencia y arte.

En The Washington Post, Isaacson explica que Leonardo se interesaba en todo lo relacionado con la creación. Más que pintar simplemente lo que veía, estudió Anatomía, Geología, Matemáticas, Ingeniería y Arquitectura, entre otras disciplinas.

Para la famosa sonrisa de la Mona Lisa, la misma sonrisa que se puede encontrar en el retrato de Leonardo de Jesús en Salvator Mundi, el artista aprendió Anatomía de la misma forma que los estudiantes de medicina: examinando cadáveres.

Leonardo se pasaba las noches en la morgue del hospital de Santa Maria Nuova, en Florencia, “despellejando la carne de las caras de cadáveres y dibujando los músculos y nervios de debajo”, escribe Isaacson.

Al aprender cómo afecta cada nervio y músculo al movimiento de una sonrisa, Leonardo fue capaz de perfeccionar esa enigmática y sutil sugerencia de sonrisa que se ve en tres retratos famosos: Mona Lisa, Jesús y san Juan Bautista.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.