Aleteia

Los Santos que celebramos en diciembre

Public domain
Comparte
Comenta

El tiempo cercano a la Navidad está lleno de grandes figuras espirituales

En diciembre llega la Navidad con buenos deseos y paz. Las calles y las casas se llenan con adornos, decoraciones, luces de colores, etc. Papá Noel está en todas las esquinas con su campana y los niños esperan al día siguiente para ver los regalos que Papá Noel les trajo por la noche.

El 24 de diciembre se celebra la Nochebuena. En países de habla hispana es muy común la realización de una reunión familiar en donde se disfruta todo un banquete (la cena de Nochebuena).

El 25 de diciembre los cristianos (salvo los ortodoxos, que lo hacen el 6 de enero) celebran la Natividad del Señor (este día se celebra la Navidad).

El 31 de diciembre se celebra la Nochevieja y es el último día del año del Calendario Gregoriano.

Día 1.- Beato Carlos de Foucauld (1858-1916).- Francés de nacimiento, se orienta hacia la carrera militar. En la adolescencia pierde la fe y en la guerra en Marruecos ve la fe de los musulmanes y se interroga sobre Dios. A los 28 años vuelve a encontrar a Dios y empieza una vida de entrega total al Evangelio. Visita Tierra Santa, entra en la Trapa y vive entre los tuaregs en el Sahara.  Quiere ir al encuentro de los más alejados. Él quiere «gritar el evangelio con toda su vida» en un gran respeto de la cultura y la fe de aquellos en medio de los cuales vive. Murió en manos de una banda que rodeó su casa. Actualmente la «familia espiritual de Charles de Foucauld» comprende varias asociaciones de fieles, comunidades religiosas e institutos seculares de laicos y sacerdotes.

Día 2.- Beata Liduina Meneguzzi (1901-1941). Religiosa italiana de la Congregación de las Hermanas de San Francisco de Sales, dedicada a los pobres. Fue destinada como misionera en Etiopía y desarrolla su labor de cuidar enfermos con un verdadero espíritu ecuménico: cura a italianos, blancos y negros, católicos, coptos, musulmanes y paganos heridos de guerra. Muere a los 40 años. Un médico dijo: «Nunca he visto morir a alguien con tanta paz y serenidad». Aporta a la Iglesia “la esperanza de rescatar al hombre de su egoísmo y de aberrantes formas de violencia”, como declara su Decreto de Virtudes Heroicas.

Día 3.- San Francisco Javier (1506-1562).- De familia noble del Reyno de Navarra. Vivió la anexión de Navarra a Castilla en su niñez, y fue a estudiar a París, donde conoció a Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús (jesuitas). Francisco Javier es de los primeros jesuitas. En enviado por el papa Paulo III, va a Portugal y de allí a las Indias Orientales. El Papa le nombro para ello legado suyo en las tierras del Mar Rojo, del Golfo Pérsico y de Oceanía. Ahí entre de lleno en las misiones. Durante el viaje predicará en Mozambique, Goa, donde predica, visita a los presos y ayuda a los pobres.

Convirtió a tantos que escribió: “Es tanta la multitud de los que se convierten a la fe de Cristo en estas partes, en esta tierra donde ando, que muchas veces me parece tener cansados los brazos de bautizar”. Luego va a Japón, donde funda una pequeña comunidad cristiana, y nace el catolicismo en Japón. Luego quiso evangelizar en China, pero encontró la muerte a los 46 años. Fue enterrado en Goa, donde está hoy su sepulcro.

Día 4.- San Juan Damasceno, Padre y Doctor de la Iglesia (675-749).- Es venerado por las iglesias católica, ortodoxa y luterana. Lo que es un libro para los que saben leer, es una imagen para los que no leen. Defendió con mucho ardor la veneración (no adoración) de las imágenes frente a los iconoclastas que siguieron al Emperador de Constantinopla que las prohibió. Escribió: “Lo que se enseña con palabras al oído, lo enseña una imagen a los ojos. Las imágenes son el catecismo de los que no leen”. Pudo ser libre frente a la herejía porque vivió bajo los Omeyas (musulmanes) en el monasterio de San Sabas en Jerusalén.

Santa Bárbara, virgen y mártir (¿?-235).- Su padre, un sátrapa llamado Dióscoro, quiso casarla con un pagano y que adorara a los dioses. Ella se negó y fue decapitada por mandato de su padre. Una vez muerta, su padre murió en el campo partido por un rayo. De ahí que la santa es patrona contra las tormentas.

Día 5.- San Sabas Abad (439-532).- Es uno de los monjes más conocidos y venerados de la antigüedad. Rechazado por su familia de adopción se retiró a un monasterio en Turquía. Hacía cestos para ganar dinero y dárselo a los pobres. Se dedicó a la oración y a la penitencia en un lugar solitario, pero muchos monjes vinieron a él a encontrar la santidad. Tuvo 150 monjes en un lugar cercano al Mar muerto.

Día 6.- San Nicolás de Bari, Obispo de Mira (Turquía) (270-345). San Nicolás (san Nikolaus) es el verdadero Santa Klaus. Desde niño se dedicaba a repartir lo que tenía entre los pobres, actividad que continuó de mayor, tras ingresar en un monasterio. Fue nombrado obispo de Mira y tuvo gran popularidad en su época y después venerado por los fieles que le invocaban contra todos los peligros, los naufragios, los incendios, cuando la situación económica es difícil. Es patrono de Rusia, Turquía y Grecia. Sus restos reposan en Bari (Italia).

Día 7.- San Ambrosio, Obispo de Milán (340-397).- Es uno de los doctores de la Iglesia más famosos. Escribió numerosos libros y compuso cánticos. Fue también un gran diplomático negociando la paz. Cuando fue nombrado Obispo de Milán, no quiso aceptar la dignidad, porque no era siquiera sacerdote, pero el Emperador le obligó y se le ordenó obispo. Fue un santo muy práctico y en sus libros se leen consejos para vivir la virginidad y la virtud de la pureza.

Día 8.- La Purísima Inmaculada Concepción.- Es un dogma de fe proclamado así por el papa Pío IX en 1854. María “es llena de gracia”, y nació sin pecado original y nunca ofendió a Dios, a pesar de que como ser humano era libre y podía hacerlo. El impulsor de la doctrina del dogma de la Inmaculada fue el franciscano beato Duns Scotto, quien dijo que convenía que la Virgen naciera sin mancha para que de ella naciera el Hijo de Dios; Dios podía hacerlo, luego lo hizo. Es uno de los dogmas sobre la Virgen María: su maternidad divina (Madre de Dios), su perpetua virginidad, su Concepción Inmaculada y su Asunción en cuerpo y alma a los cielos. Es Patrona de Nicaragua con el nombre de Nuestra Señora de la Concepción de “El viejo”. En Panamá se celebra el Día de la Madre.

Día 9.- San Juan Diego (1474-1548).- Nació en Cuauhtitlán, entonces reino de Texcoco (México), perteneciente a la etnia de los chichimecas. Se llamaba Cuauhtlatoatzin, que en su lengua materna significaba «Águila que habla». Fue bautizado con su esposa María, estndo casado y con hijos. En 1531, mientras se dirigía a pie a Tlatelolco, en un lugar denominado Tepeyac, tuvo una aparición de María Santísima, que se le presentó como «la perfecta siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios». Ella le pidió que se levantara un templo en el lugar de su aparición. El Obispo no le hizo caso. Juan Diego estaba desesperanzado y volvió a ver a la Virgen el 12 de diciembre. Invitó a Juan Diego a subir al monte donde Ella estaba y le dijo que cortara unas rosas muy bonitas que allí estaban, a pesar de que era invierno y la tierra muy árida. Las recogió en su “tilma” y se lo enseñó al obispo, el franciscano Juan de Zumárraga, y ante el milagro que había visto este decidió construir el templo. La imagen de la Virgen quedó grabada en la tilma de san Juan Diego y es la que se venera hoy.

El santo, movido por una tierna y profunda devoción a la Madre de Dios, dejó los suyos, la casa, los bienes y su tierra y, con el permiso del Obispo, pasó a vivir en una pobre casa junto al templo de la «Señora del Cielo». Su preocupación era la limpieza de la capilla y la acogida de los peregrinos que visitaban el pequeño oratorio, hoy transformado en este grandioso templo, símbolo de la devoción mariana de los mexicanos a la Virgen de Guadalupe. Tanto se extendió la devoción a la Virgen de Guadalupe en México que traspasó las fronteras y hoy es Patrona de América y Reina de México.

Santa Narcisa de Jesús Martillo (1832-1869).- Llamada también “Niña Narcisa”, fue una joven laica nacida en Nobol (Ecuador), que dedicó toda su vida a una entrega total y con gran alegría a la oración y expiación. Vivió en Guayaquil, Cuenca y Lima, donde vivió como seglar en el convento dominicano del Patrocinio. Murió santamente al día siguiente de terminar la Novena a la Inmaculada y de que san Pío IX iniciara el Concilio Vaticano Primero.

Día 10.- Beato Marco Antonio Durando, fundador (1801-1890.- Entró en la Congregación de la Misión y difundió la recién nacida obra de la Propagación de la Fe. Predicó en muchos pueblos del Piamonte. Huyendo de los extremismos, tanto del laxismo como del rigorismo jansenista, el padre Durando predicó la misericordia de Dios. Difundió la asociación mariana de la Medalla Milagrosa entre las jóvenes y en el breve espacio de diez años, surgieron 20 fundaciones e ingresaron 260 hermanas. Luego confió a la sierva de Dios, Luisa Borgiotti, las primeras postulantes de la nueva Compañía de la Pasión de Jesús Nazareno. Eran jóvenes que se habían dirigido a él en busca de una solución canónica para su vocación. Él les encomendó servir a los que sufren, como miembros dolientes de Cristo crucificado, yendo a asistirles a su domicilio, día y noche.

Día 11.- San Dámaso I, Papa (304-384).- De origen español vivió en Roma muchos años ayudando en la Curia Romana, hasta que fue elegido Papa a los 62 años de edad. Su secretario fue San Jerónimo as quien encomendó que tradujera la Sagrada Biblia a la lengua popular (el latín), y que se conoce como la “Biblia Vulgata”. Fue sepultado en un modesto sepulcro lejos de los santos e importantes de Roma. Encima de su tumba hoy está la Basílica de San Dámaso.

-Santa Maravillas de Jesús (1891-1974).- Más conocida como Madre Maravillas, española, fue una carmelita descalza y por su celo apostólico fundó diez conventos en España. Su lema era: “lo que Dios quiera, como Dios quiera y cuando Dios quiera”. Destaca también su gran devoción a la Virgen María. Fue canonizada por san Juan Pablo II, en la Plaza de Colón de Madrid.

Día 12.- Nuestra Señora de Guadalupe.- A los pocos días de celebrar san Juan Diego, la Iglesia celebra la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe. En la primera aparición a Juan Diego, “la siempre Virgen María Madre de Dios” le pidió que dijera al Obispo que construyera en aquel lugar un templo, que hoy es la Basílica de Santa María de Guadalupe. El Obispo no le hizo creyó en la aparición después de hacer muchas preguntas al indio Juan Diego y le pidió “una señal”. El indio, por indicación de la Virgen, en otra aparición, subió en la cima del cerro y halló lo que le dijo la Virgen: rosas de Castilla frescas. Era diciembre.   Ante el Obispo, a Juan Diego se le cayeron de su manta las rosas. Además, en la tilma estaba pintada la imagen de la Virgen que es la que se venera en México, la Virgen de Guadalupe. Hoy esta Virgen es Patrona de todas las Américas y Juan XXIII la llamó “La Madre de las Américas”.

Día 13.- Santa Lucía, mártir (283-304).- Nació en Sicilia (Siracusa). Huérfana de Padre y de familia noble, de muy jovencita.  Consagró su vida a Dios e hizo un voto de virginidad. Su madre la quiso casar con un joven pagano, pero obtuvo el permiso materno de permanecer virgen, al curarse de una grave enfermedad por las oraciones de Lucía. El joven quiso vengarse y, como los cristianos estaban fuera de la ley y perseguidos, la denunció y fue martirizada. Primero la quisieron llevar a un prostíbulo de Siracusa, pero los soldados no pudieran moverla del lugar donde estaban. Entonces le torturaron con aceite y pez hirviendo. Tenía unos ojos brillantes y preciosos y por eso es patrona de la vista.

Santa Lucía (su nombre viene del griego que significa “Luz”) es festejada de modo particular en Suecia, Dinamarca, Finlandia, Guatemala, Colombia, El Salvador y Venezuela. Es patrona de los pobres, los ciegos, de los niños enfermos y de las ciudades, de los campesinos, electricistas, modistas, chóferes, fotógrafos, ​afiladores, cortadores, cristaleros, sastres y escritores. Todos los que trabajan con los ojos.

Día 14.- San Juan de la Cruz (1542-1591).- Místico y poeta español, era un carmelita, que adoptó el nombre de fray Juan de san Matías. Cuando fue ordenado sacerdote y celebró su primera misa, asistieron su familia y amigos que eran de Ávila y allí conoció a Teresa de Cepeda y Ahumada, futura Santa Teresa de Jesús. Con ella coincide en la necesidad de reformar la Orden Carmelita y acompaña a Teresa a la fundación de varios conventos, y se hizo confesor de muchas monjas. Fundó el primer Carmelo Descalzo para hombres en Ávila, y cambia su nombre por el de Juan de la Cruz. Fue denunciado por los frailes calzados contrarios a la reforma, y al no retractarse de este fue encarcelado en un convento durante ocho meses. Pero se fuga: pidió al Superior celebrar una misa en honor de la Virgen, a lo se opuso rotundamente. Fue destituido de sus cargos en el Carmelo. Enfermó y fue llevado al convento de Úbeda, donde murió.

Día 15.- Santa Maria de la Rosa, Fundadora (1813-1855).- Religiosa italiana, de Brescia, que dedicó su vida a la cariad y fundó la Comunidad de las Siervas de la Caridad. Vivió solo 42 años pero desarrolló una enorme labor al servicio de los pobres y los enfermos. Su lema fue: “Señor: concédenos también a nosotros el ser capaces de gastarnos y desgastarnos por servir a tus hijos más pobres de la tierra”. Y también: “Con gusto me gastaré y me desgastaré para que Cristo sea más amado y más conocido”.

Día 16.- San Josep Manyanet, sacerdote y fundador (1833-1901).- Nació en Tremp (Lleida) y fundó dos congregaciones religiosas: los Hijos de la Sagrada Familia de Jesús, María y José y más tarde las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, con el fin de dar formación religiosa a las familias y de los niños. Su espiritualidad descansa en la familia de Nazaret: la dignidad del matrimonio y la educación católica de los hijos, y quiso que cada hogar fuera como el de Nazaret.

  • Santa Adelaida emperatriz y viuda (932-999).- Fue emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico. Su primer matrimonio fue con Lotario II, rey de Italia, que significó la paz entre la Provenza francesa e Italia. El marido murió envenenado en Turín por el rey de Padania, Berengario II. Este obligó a Adelaida a casarse con su hijo Adalberto, pero la santa prefirió la viudez y escapó. Fue hallada y maltratada por no querer casarse con Adalberto. Pidió protección al Sacro Romano Imperio Germánico, donde reinaba Otón el Grande que acabó casándose con Adelaida. El papa Juan XII coronó a Otón como emperador y Adelaida como emperatriz. Enviudó del emperador. Mantuvo estrechas relaciones con la Abadía de Cluny y se dedicó su vida al servicio de la paz y de la Iglesia. Fundó la Abadía de Selz (Francia) donde, aun sin ser monja, pasó el resto de sus días.

Día 17.- Beata Matilde del Sagrado Corazón Téllez Robles (1841-1902).- Religiosa española, que desde su adolescencia siente una llamada a ser religiosa, aunque se lo impidió su padre, a causa del clima político anticlerical de aquella época. Se dedica a dar catequesis a niña y jóvenes, así como a los pobres y los enfermos. Pasa largas horas de oración y por fin su padre accede a su vocación y prepara la fundación de las Hijas de María Inmaculada. Fundó un hospital para los pobres y fundó varios conventos con su lema: “Oración, acción, sacrificio”.

  • San Lázaro (Siglo I).- Es el hermano de Marta y María de Betania a quien Jesús resucitó cuando estaba ya dentro del sepulcro. Fue tal vez el mejor amigo de Jesús y seguidor suyo, junto a sus dos hermanas. Betania era la casa donde Jesús encontraba siempre asilo y descanso.

Día 18.- Santa María de la O, la Virgen de la Esperanza. Falta solo una semana para el parto y nacimiento de Jesús en Belén. Se llama María de la O, porque en los cantos de vísperas el coro sostenía una “O” muy larga, que representaba la espera del Mesías.

Día 19.- Beato Urbano V, Papa (1310-1370).- Monje benedictino francés, fue nombrado obispo de Clermont, y abad de San Germain d’Auxerre. Realizó labores diplomáticas para el Papa y fue elegido Pontífice en 1362 solicitó volver a establecer la sede pontificia a Roma y abandonar Avignon (Francia), donde vivían los papas entonces, para salvar la unidad de la Iglesia.

Día 20.- Santo Domingo de Silos (1000.1073).- Monje benedictino español, ingresó en monasterio de San Millán de la Cogolla. Recibió el don del Espíritu Santo de interpretar las sagradas escrituras. Además era un gran organizador. Pero un día, el rey de Navarra García Sánchez III, necesitado de dinero para la guerra, pidió los materiales preciosos del monasterio, entre ellos los cálices y otros objetos sagrados, y santo Domingo se lo impidió. El Rey lo desterró y el santo recibió protección del rey de Castilla, Fernando I, y le puso al frente del Monasterio de San Sebastián de Silos. Era un monasterio decaído en sus estructuras, y santo Domingo lo rehabilitó creando un gran Monasterio con una biblioteca amplia. Después de su muerte el monasterio de le llamó de Santo Domingo de Silos, donde se conserva su báculo de Abad.

Día 21.- San Pedro Canisio (1521 -1597).- Jesuita holandés, que predicó contra las herejías protestantes en Alemania, Austria, Holanda e Italia, por lo que es llamado también “martillo de herejes”. Tenía una gran habilidad en resumir las doctrinas de los teólogos y llegó a escribir dos catecismos. Uno de ellos fue traducido a 21 idiomas. Era muy devoto de la Santísima Virgen.

Día 22.- Santa Clotilde reina y viuda (475 – 545).- Fue perseguida por sus parientes que eran arrianos y se casó con Clodoveo de Francia. Convenció al Rey a convertirse al catolicismo, y éste le puso como condición ganar la batalla de Tolbac a los alemanes. Clodoveo se bautizó en la Navidad de 496, instruido por el obispo san Remigio. Con él se bautizaron una hermana suya y 3.000 de sus hombres en Reims. Por esta razón Francia pasó a llamarse “Hija primogénita de la Iglesia”. La reina Clotilde causó admiración por su gran generosidad en repartir limosnas, y  sus largas y fervorosas oraciones; la gente decía que más parecía una religiosa que una reina. Sufrió mucho por el enfrentamiento entre sus hijos herederos del reino de su padre.

Día 23.- San Juan Cancio (1397-1473).- Sacerdote polaco, enseño Sagradas Escrituras en la Universidad de Cracovia. Discutía con herejes y pecadores y repetía con san Agustín: San Agustín: “Combatimos el pecado pero amamos al pecador. Atacamos el error, pero no queremos violencia contra nadie, la violencia siempre hace daño, en cambio la paciencia y la bondad abren las puertas de los corazones”.

Día 24.- Vigilia de la Navidad.- San Viator (Siglo IV).- En la Vigilia de Navidad se celebra la fiesta de san Viator, que es de Lyon. Su madre lo llevó al obispo san Justo, para que le enseñara la religión católica. Siempre permaneció junto a san Justo, hasta la muerte de este. Siete días después murió san Viator. Muchos colegios llevan el nombre de este santo que es protector de una comunidad de religiosos educadores.

Día 25.- La Natividad de Nuestro Señor Jesucristo en Belén.- Es tradicional celebrar la Misa de Medianoche, llamada también en muchos lugares Misa del Gallo, pues antiguamente acaban las celebraciones al amanecer, al canto del gallo. Es una de las grandes fiestas del cristianismo, junto con Pascua y Pentecostés: el nacimiento del Mesías. También coloquialmente se llama la “pascua” y se felicita a las personas con un “¡Felices Pascuas!”.

El Evangelio de Lucas hace una detalla descripción de los que ocurrió en el Nacimiento del Mesías Redentor de los hombres. A causa de un edicto del César, todos los ciudadanos del Imperio tuvieron que empadronarse en la ciudad de su origen. Al ser José de la casa de David, tuvo que ir a empadronarse en Belén de Judá, a pocos kilómetros de Jerusalén. Allí, al no encontrar sitio en la posada, María tuvo a Jesús en una cueva que servía de establo. El anuncio del Nacimiento lo hicieron los ángeles a unos pastores que fueron inmediatamente a adorar al Niño.

En estas fiestas las familias construyen un Belén en casa y le rezan hasta que terminan las fiestas navideñas. Estas fiestas terminan, para unos, en la fiesta de la Candelaria (2 de febrero), mientras que para otros después de la Epifanía o Día de los Reyes Magos (6 de enero).

Día 26.- San Esteban protomártir (Siglo I).- Fue el primer mártir de la Iglesia, que lo ha querido conmemorar al día siguiente de la Navidad, como señal de que el seguimiento a Cristo llega hasta dar la vida por él. Esteban. Su vigor en la defensa de que Jesús era el Mesías, en Jerusalén, le llevó ante el máximo tribunal judío: el Sanedrín. Esteban pidió al tribunal que siguieran a Jesús. Llenos de ira –también de ver el alto conocimiento de las Escrituras—Estaban fue arrastrado fuera y apedreado. Cuando moría pedía a Dios: “Señor no les tengas en cuenta este pecado”. Allí estaba Saulo (San Pablo) joven que aprobaba este martirio, y guardaba las vestiduras de Esteban, según narran los Hechos de los Apóstoles.

Día 27.- Fiesta de la Sagrada Familia (es España es el primer domingo después de Navidad, o sea el 31).- Es una fiesta muy entrañable porque invita a las familias cristianas vivir con la paz, la alegría, la entrega y la piedad de la familia de Nazaret. Es un día para conmemorar particularmente la doctrina de la Iglesia sobre la familia, el matrimonio y la educación de los hijos. En España se celebra al domingo siguiente a la Navidad, es decir el 31 de diciembre.

  • San Juan, Apóstol y Evangelista (Siglo I).- Fue el Apóstol más joven y al mismo tiempo el “discípulo amado de Jesús”. Era hermano de Santiago el Mayor e hijo del Zebedeo. Su familia eran pescadores hasta que les llamó Jesús a seguirle. Era un discípulo predilecto de Jesús, junto con Pedro y Santiago su hermano. Murió muy anciano. Cuando estuvo junto a la Cruz de Jesús, recibió el encargo de acoger a la Santísima Virgen, servirla y cuidarla, y desde entonces Jesús la dio como Madre de la Iglesia y de todos los hombres. Escribió el Cuarto Evangelio, tres epístolas y la Apocalipsis.

Día 28.- Los Santos Inocentes mártires.- Se celebra el relato del Evangelio que narra la venganza de Herodes cuando se vio burlado por los Reyes Magos, que regresaron a sus tierras por otro camino sin informar a Herodes dónde exactamente estaba el Mesías. Ordenó matar a todos los niños, menores de dos años, de Belén y sus alrededores. Lo había anunciado el profeta Jeremías y recogido en el Evangelio de Mateo: “Un griterío se oye en Ramá (cerca de Belén), es Raquel (la esposa de Israel) que llora a sus hijos, y no se quiere consolar, porque ya no existen” (Jer. 31, 15).

Día 29.- Santo Tomas Becket, Arzobispo y Mártir (1118- 1170).- Fue Canciller del rey Enrique II, normando, un monarca absoluto. Antes había estado al servicio del arzobispo de Canterbury Teobaldo. Fue nombrado arcediano (archidiácono) de la catedral de Canterbury. El Rey le nombró Arzobispo de Canterbury y canciller de su reino. Pronto llegaron las enemistades entre el Rey y Tomás, a causa de que este defendía los derechos de la Iglesia frente al poder civil de Enrique II. Se exilió en Francia y a su vuelta en Canterbury, mientras rezaba con su comunidad, fue asesinado por cuatro caballeros que siguieron el consejo de Enrique: “Nunca podrá haber paz en el reino, mientras vivía Becket”.

Día 30.- Santa Anisia, virgen y mártir (Siglo IV).- Era una santa que de muy joven quedó huérfana de padres. Su gran riqueza la repartía entre los más necesitados de Tesalónica donde vivía. Era una época de persecuciones en la Iglesia. El gobernador Dulcicio prohibió las reuniones es de fieles. Un día, mientras Anisia iba a la reunión de los fieles, la bloqueó un guardia que guardaba la salida de Tesalónica, la bloqueó. Anisia le dijo dónde iba, y el guardia le pidió que adorara a los dioses. Ella se negó. Entonces, se abalanzó queriéndole romper los vestidos de Anisia, y ella le escupió en la cara. El guardia sacó su espada y la atravesó.

Día 31.- San Silvestre, Papa (270-335).- Fue elegido Papa un año después del Edicto de Milán, por el que los cristianos pudieron finalmente gozar de libertad para reunirse y predicar a Jesucristo. En su pontificado se celebró el Concilio de Nicea, que condenó las doctrinas de Arrio y al arrianismo, cuya doctrina negaba el dogma de la Santísima Trinidad en que en Dios hay Tres Personas iguales y una misma substancia. Arrio decía que el Hijo es inferior al Padre por su encarnación.

Comparte
Comenta
Tags:
santos
Newsletter
Recibe Aleteia cada día