Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 18 mayo |
Santa Rafaela María Porras y Ayllón
home iconEspiritualidad
line break icon

Se apartó de la fe, se casó, «vivió como una estrella de rock» y la semana pasada fue ordenado sacerdote

Portland Press-Herald/Gregory Rec

Greg Kandra - publicado el 28/11/17

Sorprendente. La hermosa historia de vocación que enorgullecería a santa Mónica

Durante años, Louise fue al santuario de San Antonio en Boston para rezar por su hijo menor, que se había alejado de las enseñanzas católicas. Hoy, un ujier en la puerta de la iglesia entrega a la mujer de 91 años un programa donde se lee “Misa de Ordenación Sacerdotal”.

Dentro aparece el nombre de “Anthony T. Cipolle”.

“Mi madre iba todos los martes al santuario de San Antonio en Boston con mi tía, y allí rezaba por mí, porque yo me había descarriado”, declaró más tarde el reverendo Anthony Cipolle, de 52 años. “Descubrí la fe gracias a mi madre”.

Anthony ha recorrido un camino poco tradicional hasta el sacerdocio, pasando por varias carreras, la paternidad, un matrimonio y una anulación. Pasó décadas lejos de la Iglesia y otros 10 años estudiando para prepararse para este momento. Y ahora, mientras su madre toma asiento entre la bancada, Anthony está de pie ante el armario de la sacristía, en la habitación donde los sacerdotes se preparan para el culto.

A su alrededor, sacerdotes, diáconos y monaguillos deslizan sus túnicas por la cabeza. Anthony presiona contra su rostro la tela de su propia alba, blanca y sencilla, y reza por la pureza. Luego se coloca la túnica sobre su alzacuello blanco y negro.

Sonido de trompetas, entonces el coro comienza a cantar el himno de entrada. Una fila de hombres serpentea por la iglesia y a través del pasillo central. Primero van los monaguillos, seminaristas que algún día serán también sacerdotes. Luego llegan los Caballeros de Colón, con sus solemnes sombreros de plumas. Entonces aparece Anthony a la cabeza de un grupo de más de 30 sacerdotes y diáconos. Les sigue el obispo de Portland, el padre Robert Deeley. El coro de voces crece con el estribillo:

Aquí estoy, Señor. ¿Soy yo, Señor? Escuché tu llamada en la noche.

Iré, Señor, si Tú me guías. Sostendré a tu pueblo en mi corazón.

Lee aquí cómo sucedió todoAd multos annos!

Photo: Portland Press-Herald/Gregory Rec

Tags:
conversionhistoriatestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
2
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
3
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
4
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
Catholicus
¿Qué significa el escapulario? ¿Es sólo una moda?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.