Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Se apartó de la fe, se casó, “vivió como una estrella de rock” y la semana pasada fue ordenado sacerdote

Portland Press-Herald/Gregory Rec
Comparte

Sorprendente. La hermosa historia de vocación que enorgullecería a santa Mónica

Durante años, Louise fue al santuario de San Antonio en Boston para rezar por su hijo menor, que se había alejado de las enseñanzas católicas. Hoy, un ujier en la puerta de la iglesia entrega a la mujer de 91 años un programa donde se lee “Misa de Ordenación Sacerdotal”.

Dentro aparece el nombre de “Anthony T. Cipolle”.

“Mi madre iba todos los martes al santuario de San Antonio en Boston con mi tía, y allí rezaba por mí, porque yo me había descarriado”, declaró más tarde el reverendo Anthony Cipolle, de 52 años. “Descubrí la fe gracias a mi madre”.

Anthony ha recorrido un camino poco tradicional hasta el sacerdocio, pasando por varias carreras, la paternidad, un matrimonio y una anulación. Pasó décadas lejos de la Iglesia y otros 10 años estudiando para prepararse para este momento. Y ahora, mientras su madre toma asiento entre la bancada, Anthony está de pie ante el armario de la sacristía, en la habitación donde los sacerdotes se preparan para el culto.

A su alrededor, sacerdotes, diáconos y monaguillos deslizan sus túnicas por la cabeza. Anthony presiona contra su rostro la tela de su propia alba, blanca y sencilla, y reza por la pureza. Luego se coloca la túnica sobre su alzacuello blanco y negro.

Sonido de trompetas, entonces el coro comienza a cantar el himno de entrada. Una fila de hombres serpentea por la iglesia y a través del pasillo central. Primero van los monaguillos, seminaristas que algún día serán también sacerdotes. Luego llegan los Caballeros de Colón, con sus solemnes sombreros de plumas. Entonces aparece Anthony a la cabeza de un grupo de más de 30 sacerdotes y diáconos. Les sigue el obispo de Portland, el padre Robert Deeley. El coro de voces crece con el estribillo:

Aquí estoy, Señor. ¿Soy yo, Señor? Escuché tu llamada en la noche.

Iré, Señor, si Tú me guías. Sostendré a tu pueblo en mi corazón.

Lee aquí cómo sucedió todoAd multos annos!

Photo: Portland Press-Herald/Gregory Rec

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.