Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home iconCultura e Historia
line break icon

Teodoro Abu Qurra: el teólogo cristiano que confrontó la Ley islámica

María Angeles Corpas - publicado el 26/11/17 - actualizado el 26/11/17

“Nos habéis despertado del sueño de nuestra negligencia, para que no hagamos de Su sangre, del precio con el que Él nos rescató, algo inútil”

Teodoro Abu Qurra (755-830): monje en el desierto de Judea, obispo de Harrán. Nacido en Edesa. Educado en un ambiente intelectual griego y siríaco. Un teólogo que sigue la estela de Juan Damasceno… ¿Dónde radica una de sus mayores originalidades?: Abu Qurra fue el primer teólogo cristiano que escribió sobre la fe ortodoxa en árabe. Y lo hizo en un momento donde la mayoría lo hacía en griego, siríaco y copto.

Sin pretender realizar paralelismos históricos fáciles, la publicación de esta obra resulta importante para obtener valiosas referencias en el contexto actual. No sólo porque nos revela las figuras de cristianos en tierras del Corán, como lo fue Teodoro Abu Qurra. Sino porque son parte de nuestra Tradición. Ejemplo de vocación misionera en un contexto convulso de islamización. Inspiración para nuestro mundo, en el que sentimos la frecuente tentación de encerrarnos en nuestros propios guetos.

La profesora de la Universidad de Munich, Rocío Daga Portillo, autora de la traducción y estudio del Tratado sobre la Veneración de los iconos de Abu Qurra, define su trayectoria fascinante en un mundo convulso, de debate teológico y de un nuevo equilibrio de fuerzas entre identidades político-religiosas.

En un contexto de rápida islamización de los patriarcados de Alejandría, Antioquía y Jerusalén, Abu Qurra recorrerá lugares “removiendo conciencias” entre paganos y musulmanes. Y esto resulta crucial, ya que, en estos momentos, el sunismo islámico estaba inmerso en un debate sobre qué era la Ley, si debía identificarse plenamente con la Sunna (Tradición viva) y no con la Sharía (código legal).

De modo simultáneo, Abu Qurra defenderá la fe cristiana del Concilio de Calcedonia -la del obispo de Roma- frente a sirios, armenios y orientales. También frente a aquellos musulmanes que consideraban que los concilios ecuménicos tergiversaban la fe, pues ésta sólo se encontraba en las Escrituras.

Sus planteamientos influyeron en los teólogos musulmanes sunnitas y chiítas sobre la transmisión de la Ley. Para los primeros, basada en la transmisión del Hadiz (Tradición viva, dichos y hechos del Profeta). Para los segundos, con un perfil más racionalista y filosófico (Mutazila).

A petición de Anba Yannah, el Tratado fue escrito alrededor del 810, ante la continua presión ejercida por los musulmanes sobre las comunidades cristianas de abandonar su costumbre de veneración de los iconos. Una presión que venía ejerciéndose en el mundo bizantino, al menos desde el 721 cuando el califa al-Yazid II (687-724) ordenó a los cristianos la destrucción de los iconos.

Tal y como expresa la profesora Rocío Daga en su estudio introductorio: “el tema central de la obra es la defensa de una tradición viviente frente a la letra de la ley (…) una fe y una religión como experiencia anclada en lo personal y en la vida de una comunidad” (cfr. p. 42 y 47). Esta identificación de la Ley como experiencia viviente, le enfrentaba a aquellos colectivos (musulmanes y judíos caraítas) que se aferraban a la Ley como sinónimo de Ley Escrita, que excluye la experiencia de la comunidad.

En este sentido, Abu Qurra confrontará la Ley islámica, no sólo en lo referido a la veneración de imágenes sagradas, sino a una fe que se sustentaba en un concepto reducido de la Ley, entendida como normativa desarrollada para la organización de un imperio. Una Ley que se confundía e imponía a la Fe. Es decir, más que abandonar una costumbre, Abu Qurra subraya el abandono de la fe en Jesucristo “verdadera Imagen o Icono del Dios invisible”. Una expresión pública y comunitaria, prohibida a los súbditos no musulmanes, con el fin de reducirla a práctica privada. La prueba palpable de una Ley religiosa impuesta y controlada por el Estado.

REFERENCIA:

ABU QURRA, Teodoro, Tratado sobre la veneración de los iconos. Traducción y estudio de Rocío Daga Portillo, Editorial Nuevo Inicio, Granada 2017.

Tags:
arteculturaiconografía cristianaislam
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.