Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Presuntos abusos a monaguillos: la verdad del cardenal Comastri

COPTIC
Comparte

El Vaticano intenta hacer luz sobre un caso que está afectando en estos momentos a la Iglesia

Presuntos abusos en el preseminario San Pío X, el cardenal Angelo Comastri rechaza toda acusación y reconstruye la historia de las informaciones sobre presuntos abusos a monaguillos.

Todo nació a raíz del reportaje periodístico del programa televisivo italiano Le Iene (Las Hienas, 12 y 19 de noviembre) y la denuncia de un testigo de los presuntos abusos recogida por Gianluigi Nuzzi en el libro Peccato originale.

La denuncia se hace sobre las presuntas agresiones sexuales que un joven sacerdote, nacido en provincia de Sondrio (norte de Italia) y que hasta hace poco trabajaba en este mismo lugar, habría realizado sobre monaguillos apenas más jóvenes que el dentro del seminario menor en la Ciudad del Vaticano. Los primeros abusos se remontarían a 2005 y 2006, y se habrían prolongado durante años.

Este sacerdote, hoy de 25 años, que desde que nació y hasta los 12 años vivió con su familia, antes de trasladarse al seminario menor en Roma, está desaparecido desde hace días, quizás alejado de la diócesis de Como desde que estalló el escándalo, según sostiene Il Giorno (23 noviembre).

El vicario judicial

Del reportaje de Le Iene surge este escenario: hay tres ex monaguillos que denuncian abusos por parte de este coetáneo suyo cuando asistían al seminario menor. Contaron a su padre espiritual, pero solo en 2013, los abusos que afirman haber sufrido. Este se dirigió a Andrea Stabellini, el vicario judicial de la Santa Sede, entonces titular de la fiscalía en la magistratura vaticana (hoy no está en el cargo), pidiendo su intervención.

El obispo y el cardenal

Andrea Stabellini, off the record, afirma que monseñor Diego Coletti, entonces obispo de Como, que siguió de cerca el caso, lo bloqueó todo y trasladó al padre espiritual a una zona remota de Italia. No solo: uno de los muchachos abusados, el polaco Kamil, fue expulsado del seminario menor.  

No solo. También el cardenal Angelo Comastri, de acuerdo con Coletti, según el ex vicario judicial, habría detenido las investigaciones. Hasta aquí la acusación.

La postura de la diócesis

Sobre este caso, la diócesis de Como, el 20 de noviembre, publicaba una nota:

“Respecto a las últimas informaciones que circulan sobre el caso del ex alumno del Seminario Menor San Pío X, ordenado sacerdote en la Diócesis de Como, se precisa cuanto sigue: los presuntos hechos denunciados mediante carta en 2013, después de las investigaciones concluidas en 2014 por parte de todas las sedes eclesiásticas competentes, fueron considerados infundados, y todas las valoraciones sobre la personalidad del seminarista resultaron positivas. Entre la documentación producida no resultaba ningún parecer negativo por parte de las personas con conocimiento del caso” (La Provincia di Sondrio, 20 noviembre).

La intervención del Vaticano

El Vaticano ordenó una nueva investigación para arrojar más luz sobre este caso.

La sala de prensa del Vaticano precisa que, “a raíz de algunas denuncias, anónimas y personales, a partir de 2013, se realizaron investigaciones tanto por parte de los superiores del Seminario Menor, como por parte del obispo de Como – dado que la comunidad de educadores pertenece a su diócesis –. Los hechos denunciados, que se remontaban a años anteriores y que habrían implicado a alumnos coetáneos entre sí, algunos de ellos ya no presentes en el Instituto en el momento de las investigaciones, no encontraron confirmación suficiente. En consideración a nuevos elementos surgidos recientemente, está en marcha una nueva investigación que arroje plena luz sobre lo que sucedió realmente” (Il Giornale, 19 noviembre).

La aclaración de Comastri

El cardenal Comastri, vicario del Papa para el Estado de la Ciudad del Vaticano, en una declaración a la agencia italiana Ansa (21 noviembre) reconstruye el caso del seminario menor. “No sólo no oculté nada  – subraya – sino que ordené hasta tres investigaciones, recomendando el máximo rigor al realizarlas, tras haber recibido una denuncia anónima según la cual en el seminario menor San Pío X sucíedan cosas malas”.

Las primeras dos investigaciones

“En verano de 2013 – afirma – me llega una carta anónima que me dice que en el instituto sucedían cosas malas. Las denuncias anónimas hay que tomarlas siempre con pinzas, pero yo llamé al rector y le dije que llevara a cabo con rigor y delicadeza una investigación para comprender si había algo de verdad. Tras algunas semanas me llega su respuesta, y me dice que son calumnias. No contento – prosigue llamé al superior de los sacerdotes del seminario menor, Angelo Magistrelli, y le dije: te lo ruego, haz tu también una investigación. También él volvió a mí diciendo que se trataba de calumnias”.

La tercera investigación

“En ese momento – añade Comastri – estamos ya en junio de 2013 y llamo al obispo de Como, de quien dependen los sacerdotes del seminario menor, y también a él le pido que haga una investigación a fondo. En enero de 2014 me responde con un informe muy detallado de cuatro carpetas, en las que en síntesis me dice que no hay fumus, no hay nada, y en ese punto me propone archivar el caso”.

“No he archivado nada”

“No contento tampoco con esto – continua el vicario del papa – digo con todo que se vaya del seminario el joven y se lleve a Como de manera que los superiores puedan vigilarle mejor, recomendando escrupulosamente que se vigile la madurez humana de los futuros sacerdotes”.

“Para estar aún más tranquilo, decidí cambiar completamente el equipo educativo del San Pío X de manera que hubiera aire nuevo, así que se cambió a los superiores del colegio. ¿Podía hacer más? Por mi parte – concluye – no he archivado nada, al contrario, hice lo posible por arrojar luz sobre cuanto sucedía en el colegio”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.