Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 09 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconEspiritualidad
line break icon

Un alcalde también puede ser santo

Fondazione Giorgio La Pira

Giorgio La Pira au congrès des maires italiens, en 1972.

Maria Paola Daud - publicado el 22/11/17 - actualizado el 22/11/17

Hasta el entonces rey de Marruecos, Hassan II, estaba dispuesto a declarar a favor de su beatificación

Giorgio La Pira nace el 9 de enero de 1904 en Sicilia, Italia, de origen humilde, estudió Derecho en Messina y llegó a ser profesor de Derecho Romano en la Universidad de Florencia. Fue miembro activo de la Acción Católica y perteneció a la rama laical de la Orden de Predicadores (dominicos). Se volcó enteramente a la ayuda a los pobres. Llegaba a la universidad con su impermeable lleno de papelitos que los pobres le daban para pedir ser ayudados, a veces hasta llegaba a gastar su entero sueldo en ellos.

En 1939 funda una revista en defensa de los derechos humanos con fuertes críticas al fascismo y nazismo, a los que considera radicalmente anticristianos. El régimen fascista prohíbe su publicación y en 1940 tiene que huir primero a Siena y después a Roma.

Termina la segunda guerra mundial, y La Pira, junto con Aldo Moro y otros personajes famosos, fueron nombrados miembros de la comisión que debería formular los principios fundamentales de la Constitución italiana.

Su huella quedó nítidamente marcada en el artículo segundo: “La República reconoce y garantiza los derechos inviolables del hombre, ora como individuo ora en el seno de las formaciones sociales donde aquél desarrolla su personalidad y exige el cumplimiento de los deberes inexcusables de solidaridad política, económica y social”. La barbarie del fascismo podía repetirse, por eso quiere, de esta manera, desterrar cualquier posibilidad de totalitarismo estatal: la persona tiene una dignidad que es anterior al Estado.

En el 1951 fue elegido alcalde de Florencia, y muchos son los gestos de caridad que tenía hacia los pobres. Promovió instituciones de ayuda a los pobres, reconstruyó las infraestructuras destruidas en la guerra, construyó viviendas sociales, mejoró las escuelas, luchó especialmente por solucionar el problema de las personas sin hogar de la ciudad, muchos de ellos inmigrantes.

Muy pronto comenzaron a llamarle el “alcalde santo” y a quien objetaba que no era correcto usar los fondos de la Alcaldía para hacer obras de caridad, Pira respondía: «No es caridad. ¡Es justicia! »

En 1952 organizó el Primer Congreso internacional por la Paz y la civilización cristiana que luchaba por promover contactos vivos, profundos y sistemáticos entre los exponentes políticos de todos los países.

En 1959 marcha a Moscú en la época de la guerra fría, para defender ante el Soviet Supremo la necesidad de la distensión y el desarme. Más adelante, en 1965 viajaría a Vietnam para entrevistarse con Ho Chi Minh e intentar rebajar el conflicto en aquel país.

Apoya los movimientos estudiantiles de Irán y entabla una buena relación con el rey de Marruecos, Hassan II, el cual llegó a decir, tras la muerte de La Pira, que aunque él no era cristiano, estaba dispuesto a declarar a favor de su beatificación.

Tampoco abandonó nunca sus esfuerzos por llevar la paz a Oriente Medio defendiendo la convivencia de israelíes, palestinos y árabes.

Giorgio La Pira murió el 5 de noviembre de 1977. Su funeral, multitudinario, se celebró en la iglesia de los dominicos de San Marcos, en Florencia, donde descansan sus restos desde octubre de 2007.

En el 1986 se abre la causa de beatificación bajo el papado de Juan Pablo II, que en un mensaje en ocasión del centenario del Nacimiento de Giorgio Pira, dijo sobre él: “Fiel al magisterio de la Iglesia, tuvo el sentido de la laicidad auténtica y de la justa autonomía de los fieles en el ámbito de las realidades seculares. Concibió la función pública como servicio al bien común, sin los condicionamientos del poder y sin buscar el prestigio o el interés personal.”

Fuentes: dominicos.org, Santi e Beati

Tags:
beatificacionitalianazismopolíticasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
5
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
6
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
7
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.