Aleteia

México, la violencia no cede: se recrudece

Comparte
Comenta

El mes de octubre de 2017 ha sido el mes más violento desde 1997

No obstante los constantes llamados de la Iglesia católica y de cientos de grupos de la sociedad civil, así como de los ciudadanos de a pie para que en México desaparezca la violencia, ésta parece estar en una escalada cuyo límite no se vislumbra por ninguna parte.

Por lo pronto, el pasado mes de octubre de 2017 ha sido el mes más violento desde 1997. En dos décadas el clima de inseguridad abarca a muchos rincones del país, a tal grado que, de la población mayor de edad en México, 74.9 por ciento considera que vivir en su ciudad es inseguro (según datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana para el mes de junio de este año).

De acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, la tendencia en los últimos años va al alza, ya que para esta misma fecha en el 2016, 70 por ciento de los encuestados dijo que su ciudad no es segura, porcentaje que para el 2015 se ubicaba en 69 por ciento, mientras que para el 2014 se colocó en 70.2 por ciento de los encuestados.

La violencia y la inseguridad se siente mucho más entre las mujeres que entre los hombres. En efecto, para junio de 2017, 80.2 por ciento de las mujeres se siente insegura en su ciudad mientras que esa misma sensación la tiene 68.9 por ciento de los hombres.

En octubre se registró –oficialmente—el mayor número de homicidios dolosos reportados en los últimos 20 años, con 2,371 casos reportados y un total de 2,746 víctimas morales. Según informa el portal “Animal Político”, “esta es la cuarta vez en el año que se rompe el récord mensual de homicidios y es también el mes más violento en la administración del presidente Enrique Peña Nieto” que comenzó el 1 de diciembre de 2012.

Cuatro asesinatos por hora

Este 2017 se perfila como el año más violento de la historia moderna de México. Desde el arranque del año se pudo observar que los homicidios dolosos aumentaron en al menos 24 de los 32 estados que componen la República Mexicana. Y en la Ciudad de México, las averiguaciones por homicidios son las más altas en 20 años.

Con lo acumulado en octubre ya suman, en lo que va de 2017, un total de 20 mil 878 carpetas de investigación por homicidio que también es un récord histórico en el país. De acuerdo con los datos de incidencia delictiva actualizados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública con el mes de octubre pasado octubre van siete meses en 2017 en los cuales se rompe la barrera mensual de los 2,000 casos registrados de homicidios dolosos.

Hasta antes de 2017 solo se habían registrado – en un periodo de 20 años – cuatro meses en los cuales se había roto la barrera de las 2,000 averiguaciones por homicidio en México, todos ellos corresponden al 2011 que hasta ahora era el año más violento el que se tenía registro en México

Los 2 mil 372 casos de homicidio doloso en octubre pasado representan un incremento del 27.4 por ciento en comparación con el mismo mes de 2016, según reporta “Animal Político”. Estas carpetas de homicidio dejaron un saldo de 2,764 víctimas, lo que equivale a un promedio de 89 víctimas de asesinato al día, o lo que es lo mismo, un saldo de casi cuatro personas asesinadas en México cada hora.

Obispos piden reconstruir la confianza

En el mensaje final de la 104ª Asamblea de la Conferencia del Episcopado Mexicano, los prelados de este país hicieron un llamado urgente a reconstruir la confianza “puesta en el Señor”.

El mensaje final de la Asamblea dice en uno de sus puntos que los obispos “con profundo dolor y preocupación constatamos que siguen presentes esas otras calamidades que cimbran, derrumban y destruyen nuestra gran nación: la injusticia e inequidad, la corrupción e impunidad, las violencias, el narcotráfico, los asesinatos y desaparecidos, la inseguridad y extorsión, los atentados a la familia, a la niñez y a la juventud”.

Y afirmaron que, confiando en el Señor, el país se puede poner de pie, consolidado en la justicia y en la caridad. “Todos y cada uno según nuestra propia vocación, somos necesarios para construir una sociedad más justa, próspera y en paz. Nadie se sienta excluido, todos somos parte en la solución”.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día