Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 06 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cuatro consejos para una mejor oración en la misa

© Marie ACCOMIATO/CIRIC

23 mars 2012: Mains de femme en prière avec un chapelet sur un livre de psaumes.Egl. Saint Pierre de Montmartre, Paris (75), France. March 23rd, 2012: Woman's hands praying with a rosary on an open book of psalms. Saint Pierre de Montmartre Church, Paris (75), France.

Isabelle Cousturié - publicado el 22/11/17

Durante sus dos primeras catequesis sobre la Eucaristía, el papa Francisco nos recordó cuatro actitudes fundamentales que respetar durante la misa.

En este mes de noviembre, el papa Francisco inició un nuevo ciclo de catequesis sobre la Eucaristía, recordando en dos ocasiones que la misa es la “oración por excelencia”, es decir, la oración más elevada y concreta. Como tal, Francisco nos recuerda que no hemos de ir a la misa como si fuéramos a un espectáculo cualquiera o a un museo.

Subrayó que la Palabra de Dios debe resonar en los corazones y que el creyente puede entrar así en una relación perfecta de amor con Él. Y para preservar esta “interioridad”, el Santo Padre pronunció las cuatro buenas disposiciones que tener desde el momento de la entrada: silencio, confianza, fascinación y la capacidad de llamar “Padre” a Dios.

La oración en 4 etapas, de Aleteia

1. El silencio

Una actitud esencial de los fieles para prepararse para recibir la Palabra de Dios y permitirle actuar en los corazones. La Palabra brota del “silencio misterioso” de Dios. La Palabra y el silencio actúan juntos, nutriendo la participación activa de los fieles.

2. Llamar “Padre” a Dios

Para facilitar nuestra relación de confianza con Dios, Francisco recomienda que lo llamemos “Padre”, como Jesús animó a sus discípulos. El Papa insiste en esta necesidad: “Estemos atentos: si yo no soy capaz de decir ‘Padre’ a Dios, no soy capaz de rezar. Tenemos que aprender a decir ‘Padre’, es decir ponerse en la presencia con confianza filial. Pero para poder aprender, es necesario reconocer humildemente que necesitamos ser instruidos, y decir con sencillez: Señor, enséñame a rezar”.

3. La confianza

La oración, que es “intercambio”, debe decirse de manera humilde y confiada, así como un niño pequeño confía en su padre y su madre. “Dios se acuerda de ti, cuida de ti, de mí, de todos”, recordó el Papa. Por lo tanto, nos dirigimos a Dios con confianza, sin preocuparnos por el futuro, para salir de la misa más fuertes y valientes frente las adversidades de la vida.

4. La fascinación

Un niño “se maravilla ante la menor de las cosas porque todo es nuevo para él”, nos dice el papa Francisco. De la misma forma, en la oración, un fiel entra en relación con el “Dios de las sorpresas”. Rezar no es hablar con Dios como lo hacen los “loros”, sino maravillarse “porque es un Dios vivo, es un Dios que habita en nosotros, un Dios que mueve nuestro corazón, un Dios que está en la Iglesia y camina con nosotros; y en este camino nos sorprende siempre”, explicaba el Santo Padre en una de sus misas matutinas hace unos meses.

Tags:
misaoraciónpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.