Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 15 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEstilo de vida
line break icon

Cuando se tienen dos o más enfermedades a la vez

ELDER

Alexander Raths - Shutterstock

María Reales - publicado el 22/11/17

Las personas vivimos más gracias a los grandes avances de la medicina en diagnóstico precoz y tratamiento de las enfermedades  

El envejecimiento de la población es un fenómeno demográfico que emergió en los países occidentales durante el siglo XX pero no está extendido de igual manera en el resto del mundo.  Según el Instituto Nacional de estadística (INE), en España, la esperanza de vida alcanza los 80 años y, se considera que una persona es un/a “anciano/a” a partir de los 65 años, lo que supone vivir más del doble respecto el año 1900. Este hecho, unido a un descenso considerable de la natalidad, ha provocado un envejecimiento progresivo de la población.

En España, el 17% de la población es mayor de 75 años y se calcula que,  a partir de 2050, aproximadamente, esta cifra ascenderá hasta el  40%.  En relación a este fenómeno demográfico, la Dra. Anna Cabré, Directora -desde hace 30 años- del Centro de Estudios Demográficos y Catedrática de Geografía Humana de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) afirma que, “esto del envejecimiento es muy complicado, es muy complejo y depende no sólo de la mejora de la esperanza de vida”. 

El control de la enfermedad incrementa la esperanza de vida 

Los avances que se han producido gracias a  investigaciones y descubrimientos en el campo de la medicina son, entre otras,  una de las razones que explica, según los expertos,  esta inversión de la pirámide poblacional. Sin embargo, no podemos olvidar que el incremento en la esperanza de vida conlleva, a su vez, un aumento de la morbilidad en edades avanzadas y, un incremento del número de personas afectadas por enfermedades crónicas, aunque no todas las personas envejecen igual ni tienen el mismo riesgo de ponerse enfermos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  las enfermedades crónicas causan el 60% de las muertes a nivel mundial y se calcula que, antes del 2020, serán responsables del 73% de las muertes en todo el mundo. Actualmente, la principal causa de sufrir una enfermedad crónica pluripatológica – una persona que tiene dos o más enfermedades crónicas sintomáticas que afectan, negativamente, a su funcionalidad, dependencia y calidad de vida- se debe a enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y enfermedades pulmonares. Estos pacientes presentan una enfermedad de base, que ocasiona o deriva en otras ya sean, causa o efecto de ésta.

La prevalencia de enfermedades crónicas aumenta con la edad, afectando a más mujeres que hombres, sobre todo, a partir de los 65 años. Los resultados de múltiples estudios indican, además, que se está produciendo un crecimiento importante de ciertas patologías crónicas en edades más tempranas, como la hipertensión, la patología osteoarticular y la obesidad, entre otras.

El trinomio: anciano, enfermedad crónica y pluripatología 

A título de ejemplo ilustramos con un caso que reúne las tres características que presenta una amplia mayoría de ancianos y su abordaje terapéutico:

  • Paciente: Mujer de 79 años
  • Diagnóstico clínico: Diabetes mellitus tipo 2. Osteoporosis. Hipertensión arterial. Artrosis. Obesidad.
  • Se prescribe un tratamiento para el control de la enfermedad: 12 medicamentos diarios en 19 tomas durante 5 momentos del día y 1 visita semanal al médico
  • A continuación se valoran los posibles efectos adversos de este tratamiento para garantizar el control de la enfermedad y, a la vez,  mantener la mejor calidad de vida del paciente para evitar por ejemplo el  riesgo de efectos secundarios que puedan empeorar  el pronóstico; el equilibrio y compatibilidad  de los beneficios de los fármacos adecuados para cada patología; el correcto cumplimiento de la polimedicación

Sin duda, el manejo de los pacientes crónicos de edad avanzada son complejos y requieren de asistencia por parte de terceras personas, normalmente a cargo de familiares o personas designadas. En otros casos, los servicios sociales de cada comunidad destinan recursos para procurar estos cuidados, pero no olvidemos que uno de los problemas sociales más acuciantes de nuestra sociedad es la soledad y la falta de atención que sufren nuestros mayores.

Cuidar al cuidador 

El cuidador de personas mayores,  en situación de fragilidad y dependencia, es una pieza fundamental en el proceso de la enfermedad. Los cuidadores, no sólo atienden con la mayor diligencia y cariño a las necesidades físicas y de cuidado integral del enfermo, sino que ellos mismos experimentan una carga emocional que les hace, especialmente, vulnerables y afecta a su estado de salud.

En ellos se ha centrado el Estudio CuidadorES elaborado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Se pone especial énfasis en que “más de la mitad de los cuidadores familiares no reciben nunca formación o información para poder proporcionar los cuidados que requiere la persona mayor dependiente”.  En este sentido, se apunta que es indispensable que los cuidadores reciban  apoyo físico y psicológico y dispongan de grupos de apoyo  para sobrellevar la dedicación  a una persona enferma de edad avanzada. En este ámbito, hay  experiencias con asociaciones de pacientes que han establecido programas de soporte dirigidas a estas personas pero todavía no son suficiente para atender a la realidad de las necesidades existentes.

Prevención y hábitos saludables 

Las medidas preventivas más eficaces para aplicar en fases precoces o previas al desarrollo de la enfermedad son:

  • fomentar la actividad física adecuada y regular;
  • establecer una pauta para una nutrición equilibrada y saludable;
  • cumplir un calendario de  vacunaciones;
  • realizar revisiones médicas periódicas
  • asegurar el  control y cumplimiento de tratamiento  médico.
  • fomentar de relaciones sociales y afectivas de calidad para acompañar y proporcionar bienestar físico  y emocional al paciente.

Cuidar, procurar calidad de vida  y preservar la dignidad de nuestros mayores es un signo más para distinguir a  sociedad humanizada.


MEDICINE

Te puede interesar:
Cómo aceptar el final de la vida

Tags:
ancianosenfermedad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
6
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
7
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.