Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEstilo de vida
line break icon

“Thanksgiving”, mucho más que pavo, calabaza, arándanos y ofertas…

THANKSGIVING

Rawpixel.com - Shutterstock

Luz Ivonne Ream - publicado el 20/11/17

El encarnecido consumismo en el que muchos países ya están inmersos está haciendo todo por desbancar tradiciones familiares y culturales como esta, la de celebrar Acción de Gracias “en familia”

Aún recuerdo como hasta hace poco tiempo esta celebración, al igual que la fiesta navideña, eran fechas intocables. Sin embargo ahora nos estamos dejando envolver por una sociedad consumista y ese día, en vez de reunirnos en torno a la mesa para dar gracias, celebrar, festejar, reír, cantar, gozar y compartir, hacemos largas filas para ser los primeros en entrar a ese almacén y aprovechar las súper ofertas. ¿Qué  os parece? Son poquísimas las grandes celebraciones fijadas en el calendario para festejar con la familia y, en Estados Unidos concretamente, Thanksgiving era una de ellas.

Años atrás trabajé para una reconocida marca de cosmética francesa en un gran almacén. Cuando llegaba Thanksgiving todos los empleados sabíamos que teníamos olvidarnos ese jueves de celebrar esta fiesta con nuestros seres queridos por que había que trabajar después del medio día y dejar todo listo para recibir a los clientes a las 6 PM.

Poco antes de las 6, debía colocarme detrás del mostrador resguardando a mis chicas mientras que el gerente del gran almacén se situaba frente a la entrada principal para resguardándonos a todos porque, literal, en cuanto se abría la puerta, la gente entraba cual estampida de toros.

Esa sensación tan solo la había sentido cuando iba a las pamplonadas y veía venir a los bovinos. Las personas llegaban con un ímpetu de miedo. Se pisaban unas a otras. Se arrebatan la mercancía. Era una desesperación por comprar como si fuera el ultimo día de sus vidas para hacerlo. La tienda se volvía en una neurosis colectiva.


SHOPPING

Te puede interesar:
Por un Black Friday con cabeza

Durante el famoso Black Friday el almacén abría durante 72 horas seguidas. ¡Imaginen el estado emocional de quienes trabajaban durante la madrugada! Pero hay que comprar para ser feliz, nos dice la sociedad y todos los medios de comunicación. Así es, por culpa de este tipo de mentalidad consumista hemos cambiado nuestras tradiciones y convivencias familiares.

THANKSGIVING
Rawpixel.com - Shutterstock

Pero nunca es tarde para que tú y yo rescatemos lo que verdaderamente tiene valor y no precio: pasar tiempo con la familia durante una rica cena tradicional. La cena es pues el medio para llegar al fin, la unión familiar.

Y es que no se trata de solo de cocinar los platillos típicos, sino de darnos cuenta de porqué lo hacemos: alimentar a nuestros seres queridos no solo con pan, sino con palabras de amor, de cálida bienvenida; alimentarles con dulzura y con nuestro tiempo porque uno le dedica tiempo a lo que ama.

Si nos podemos a reflexionar, este tipo de tradiciones donde la comida es entendida como momento para la convivencia familiar, es exclusivamente humana. Ningún otro ser lo hace. Somos las únicas criaturas que cocinamos y que nos reunimos en torno a una mesa para crecer en el amor por medio de la comida y de la palabra. Y mejor aún, somos los únicos que cocinamos para hacer feliz a alguien más.

Da gracias porque existe un día en el que puedes vivir con más intensidad este sentimiento de gratitud por todas las bendiciones recibidas. Por eso, te invito a que reflexiones conmigo sobre el valor de esta linda tradición. Piensa si vale más estar unidos en familia que correr a hacer una enorme fila para ser el primero en comprar “eso” que quieres y ahorrarte unos cuantos dólares. ¿De verdad, el “tener eso” vale más que el tiempo con tu familia? Recuerda que hay cosas que tienen valor, otras que tienen precio. ¿Y tú familia, qué tiene?

Tags:
blackfridayconsumofamiliathanksgivingtradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.