Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEspiritualidad
line break icon

Callar por respetos humanos: ¿es lo mismo que ser prudente?

SECRET

Kite_rn - Shutterstock

Luz Ivonne Ream - publicado el 20/11/17

Solo el amor es valiente, brinda paz y nos da la fortaleza de hablar cuándo y cómo haya que hacerlo

Callar por respetos humanos es una manera de proceder donde no buscamos ni defender ni seguir la verdad conforme inspira la recta conciencia, sino que lo que nos mueve a guardar silencio es la preocupación por lo que los otros dirán o cómo reaccionarán si decimos algo de lo que tenemos certeza que es verdad y que es contrario a lo que los demás piensan. Es una forma de “caridad y compasión” muy mal entendida, porque la verdad lleva al bien y el callar por respetos humanos u omisión conduce al mal y, por lo tanto, no es verdadero amor.

¡Claro! A nadie nos gusta tener problemas y muchas veces hablar de «la verdad» es lo que más conflictos acarrea, discusiones, que puertas se cierren, etc. Un mundo donde hablar solo lo políticamente correcto y aceptado nos ha convertido en personas tibias, timoratas y cobardes.

Por supuesto es importante que, antes de actuar, por justicia debemos tomar en cuenta la opinión de otros, saber qué y cómo piensan y, sobre todo, entender por qué piensan así. Pero saber todo esto, tener conocimiento, es únicamente para ayudarnos a formar un juicio de conciencia en el que sigamos buscando la verdad, la caridad y la justicia.

Recordemos que solo el amor es valiente. Solo él es fuente de crecimiento; sólo él es fecundo; sólo él convierte corazones y brinda paz y es quien nos dará la valentía y la fortaleza de hablar cuándo y cómo haya que hacerlo.

No se trata de dar consejos ni de decir que así son las cosas y punto, sino de presentar la verdad de una forma apetecible, no barnizada ni mucho menos, sino deseable para que esta sea conocida, amada y abrazada en su todo.

Pero la verdad siempre debe de ir de la mano de la paz, de la caridad y también de la prudencia, esa maravillosa virtud incardinada en nuestra alma que es la que nos guiará para saber qué decir, cómo y cuándo hacerlo. Muchísimas veces esa misma maravillosa prudencia también nos indicará cuándo y cómo mantener el silencio, no por miedo ni respetos humanos sino por caridad -misericordia-, siempre teniendo en claro que nuestro fin primordial es llevar almas a Dios, a la plenitud de sus vidas.

Es verdad, los creyentes sabemos que nuestra amadísima Iglesia católica ya está por demás dividida, demasiado separada. Son muchas las diferencias en pensamientos, creencias, prácticas e ideologías que nos dividen. Un «ego» absurdo y la falta de tolerancia y caridad nos separan cada vez más y más de nuestra verdadero y único fin al que todos fuimos llamados, la santidad y llegar a Dios por medio de una vida sacramental y de oración.

En nuestra misma Iglesia necesitamos reencontrar cuáles son nuestros puntos de unión y reconciliación y no de discrepancia. Necesitamos andar por el único camino que llega a los corazones, el camino del amor por medio de la paz y de la unión. No le demos gusto al padre de la mentira, de la guerra y de la división y ahoguemos el mal en abundancia de bien como decía San Pablo, siempre recordando que lo que no da paz, no es de Dios.

Así que valientes, es lo que nuestro mundo necesita. Personas de recta conciencia que amen y defiendan la Verdad, pero insisto, con una sonrisa, alegres y desde el amor, la paz y la unidad.

Y tú, ¿cómo andas en eso de los respetos humanos?

Tags:
hipocresíavirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.