Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEstilo de vida
line break icon

Los millennial también abrimos la puerta

MAN,DOOR

Shutterstock

J.P. Mauro - publicado el 19/11/17

No siempre se agradece pero, en nombre de la humanidad, yo persevero

Me aporta un poco de orgullo sostener la puerta a otra persona para que pase antes que yo. También, si entras en alguna tienda detrás de mí, puedes confiar en que te sostendré la puerta, independientemente de tu género, raza o credo. En mi opinión, si eres un hombre o una mujer capaz al principio de una cola, eres el sujetapuertas designado.

Por desgracia, esta práctica parece estar cayendo en desuso, en especial con mi generación (milenial). Quizás sea porque somos perezosos y egoístas, como gustan decirnos algunos mayores, o quizás es porque la mayoría de los padres no educan como los míos, o quizás sea porque no soy el único que ha tenido algunas experiencias malas.

Hace unos meses, me dirigía a un supermercado cuando me di cuenta de que había varias personas detrás de mí. En vez de entrar primero, di un paso al lado y sostuve la puerta para que entraran. Las primeras dos personas pasaron, pero la última era una joven que se negó a entrar en la tienda mientras yo le abría la puerta.

Me quedé parado e incómodo un momento, sin tener muy claro qué hacer, y entonces me gritó en un lenguaje poco florido: “¡entra y ya está!”. El deseo de explicarle cómo funciona la cortesía era fuerte, pero contuve mi lengua y entré. Aun así, le di un empujoncito a la puerta detrás de mí para que no se le cerrara en las narices.

Sin embargo, ella esperó hasta que se cerró  por completo para luego abrirla ella misma. No estoy seguro de cuál fue su razonamiento, pero me pareció un auténtico derroche de esfuerzo y tensión social solamente para demostrar que, de hecho, podía abrir la puerta ella misma. Por supuesto, yo sabía que era capaz de hacerlo, pero nosotros sujetapuertas tenemos esa noción de que sostener la puerta para otra persona es un simple signo de respeto hacia la dignidad del prójimo, y no un comentario implícito sobre su capacidad.

He tenido unas cuantas experiencias similares y, aunque no han impedido que continúe sujetando puertas, sí he constatado que pueden hacer que uno se vuelva receloso llegado el momento. El hecho, llano y simple, es que cuando  alguien te sujeta la puerta, todo lo que tienes que hacer es decir “gracias”. Y por favor, da las gracias, porque muchas personas no lo hacen.

Agradecer que alguien te sujete la puerta es una cortesía social tan básica como el acto mismo de aguantar la puerta.  Es como una pequeña interacción pregunta-respuesta, lo cual podría explicar por qué hay gente que ya no sujeta la puerta. Si estuvieras jugando a Marco-Polo en una piscina y nadie respondiera “¡Polo!”, ¿cuánto tiempo seguirías dando vueltas con los ojos cerrados?

No hay mejor manera de hacer saber a un perfecto desconocido que reconoces su humanidad que sujetarle la puerta para que pase. Asimismo, no hay mejor forma de reconocer la humanidad de alguien que está siendo cortés que darle las gracias. Son los equivalentes sociales de decir “¡Qué bien que existes, oye!”, según recomendaba el papa Benedicto XVI en su Teoría de los principios teológicos. El gesto dice “Te veo” y nos recuerda que todos habitamos en este planeta y en nuestras comunidades, todos juntos.

Tags:
culturarelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.