¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

La frustración de quien no encuentra trabajo

UNEMPLOYMENT
Surapol Usanakul - Shutterstock
Comparte

El paro provoca graves efectos psicológicos y sociales. Quien lo padece puede sentir una gran insatisfacción vital

El trabajo constituye un medio de supervivencia económica y un factor de desarrollo de la vida, social, política, cultural y personal, que funciona, además, como fuente de salud y de enfermedad, de bienestar y malestar físico, psíquico y social. Por ello, los cambios y las crisis relacionadas con el trabajo son muy relevante desde el punto de vista psicológico.

El mundo del trabajo sufre dos deficiencias importantes: por una parte, la limitada oferta de trabajo y por otra, la baja calidad de los empleos. Una vida laboral precaria hace a las sociedades más vulnerables y se considera como un problema de salud pública de primer orden.

UNEMPLOYED
Nong Mars - Shutterstock

El desempleo, un problema psicosocial

Actualmente, los parados mayores de 45 años, víctimas de downsizing (reducción de plantilla), outsourcing (subcontrataciones) y demás ocurrencias del  experimentan del new management,  experimentan una preocupante inestabilidad provocada por graves problemas de reubicación laboral.

Los efectos psicológicos y sociales del desempleo son numerosos y graves pues, en resumen, provocan malestar e insatisfacción con la vida presente. A continuación te expongo varios:

  • Incertidumbre y desconcierto existenciales, pesimismo, depresión, desesperanza y desmoralización
  • Sentimientos de inseguridad, vulnerabilidad e indefensión, de fracaso, de ineficacia, de frustración y de injusticia
  • Baja autoestima
  • Desorganización del tiempo cotidiano
  • Déficit de roles, status, poder, prestigio, reconocimiento e identidad social
  • Dependencia económica, social, ideológica y moral;
  • Restricción de interacciones sociales por imposibilidad de vinculación a grupos laborales
  • Alienación profesional, por obsolescencia y degradación de competencias laborales y por inviabilidad de planes de carrera
  • Desarticulación de proyectos personales, profesionales y organizacionales
  • Incapacidad para construir una narración autobiográfica laboral significativa, evasión del paro hacia refugios sociales (prejubilación, enfermedad, invalidez, status estudiantil o de ama de casa…) y hacia paraísos artificiales, de la mano de alcohol, tabaco, fármacos u otras drogas.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.