¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Hélène arrebató a los nazis miles de prisioneros, y entre ellos a François Mitterand

Assumpta Serna
Comparte

Este apostolado de buena samaritana permitió salvar la vida a más de 2.000 prisioneros

Pasión, coherencia con su fe, amor a quien entregó la vida -Dios- expresado con valentía materna y heroica en los desvalidos de su época, mujer de oración. Así fue la hermana Hélène Studler, Hija de la Caridad.

Aunque su familia era originaria del territorio de Alsacia -disputado por siglos y hoy territorio francés- se trasladaron a Francia y ella nació entonces el año 1891 en Amiens. Apenas terminaba la adolescencia cuando dio el paso para entregar su vida a Cristo consagrándose a Él en castidad, obediencia y pobreza como religiosa de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. Sus primeros años como Sor Hélène transcurrieron en Metz, por entonces una ciudad alemana.

Hacia 1918 la hermana Hélène regresó a Francia radicándose en Metzy donde prestaba servicio en el Asilo de San Nicolás. Pocos años después, en 1940, los Nazis ocuparon el territorio y ella no permanecería impávida a los signos de muerte que estos invasores imponían. Poco le importaba que el dedo estuviere en el gatillo presto a disparar sobre ella o la mano rápida descargase su violencia sobre ella.

A bordo de un pequeño camión recorría senderos  intrincados o arriesgaba por caminos abiertos, heroica, para esquivar a las patrullas alemanas y llegar a buen resguardo con su preciosa carga de prisioneros que con ayuda de otros valientes como ella lograba arrebatar a los nazis; más con la astucia que alentaba en ella el Espíritu Santo -sumada una buena dosis de gracia-, que por la fuerza.

Este apostolado de buena samaritana permitió salvar la vida a más de 2.000 prisioneros –de los cuales algunos eran judíos-, entre ellos quien sería presidente de Francia: François Mitterrand.

Este año 2017 las hijas e hijos de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac celebran el 400º aniversario del carisma recibido y extendido por todo el mundo.

Dando realce a esta celebración se ha estrenado el pasado 20 de octubre la película Red de Libertad que narra el vibrante testimonio de fe dado por la hermana Hélène Studler.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.