Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

10 consejos para ser una buena nuera

FAMILY
Monkey business images - Shutterstock
Comparte
Comenta

¡Cuántas veces te has quejado de tu suegra! Tal vez toca que poner algo de tu parte para lograr una buena relación con la madre de tu marido. ¿No crees?

Por lo general las suegras son las “malvadas” de la historia, pero como en toda relación, siempre está la otra parte… Por eso, como ya hablamos de los “Errores que cometen las suegras”, ahora es el turno de las nueras, quienes también deben poner de su parte para comprender a la mamá de su esposo y construir una buena relación desde el principio.

Algunos consejos para lograrlo:

1. Ponte en los zapatos de “suegra”

Imaginemos el futuro, cuando los hijos hayan crecido y nos hayamos convertido en suegras. ¡Cuánto nos gustaría que nuestros hijos y nueras fueran buenos y se portaran bien con nosotros! Así que este ejercicio nos puede motivar a actuar correctamente en el presente que vivimos.

De igual forma podemos especular qué sentimientos nos podría generar esta situación de la vida: celos, quizá algunos temores, nostalgia, complejos por la edad, miedo a la soledad, entre otros. Aunque es verdad que ninguna de las anteriores es una excusa para mortificar a la hija política, es una forma de comprender a la suegra y ayudarle a superar los malos pensamientos.

2. Cada una en su papel

Ni la mamá debe ponerse en el rol de esposa, ni la esposa en rol de madre. Cada una tiene sus funciones y de nada ayuda competir para ver quién logra una mayor atención de su hijo o cónyuge. En vez de formar un campo de batalla, construyan una relación armoniosa, ojalá de amistad.

3. Los suegros tienen defectos, las nueras también

Desde la perspectiva del egoísmo, el odio, los celos, enfados y envidias no se logra nada, al contrario, entorpece todo. Empecemos por reconocer que nos equivocamos y que no somos perfectos.

4. Ofrécele tu ayuda

¿En qué te puedo ayudar?, es una pregunta estupenda que la nuera debe hacer a su suegra de vez en cuando. No se trata de hacerlo “por cumplir” o “para fingir lo que no siente”, es más bien una actitud de servicio.

5. Los suegros te necesitan

Ellos aman a su hijo y quieren lo mejor para él, así que hazte querer, conviértelos en parte de tu familia (cuando hay nietos con mayor razón) ya que en la mayoría de los casos, la mujer es la que debe propiciar esa unión entre padres e hijo. Por lo tanto, invita a tus suegros a la casa frecuentemente, salgan a dar un paseo al parque, vayan a comer helado y recuérdale a tu pareja estar pendiente de sus papás.

6. Abuelos consentidores

Muchas de las relaciones entre suegros y nuera se afectan cuando llegan los nietos. La razón es el inmenso amor de abuelos que a veces termina por mal educar a los nietos, lo cual puede ser motivo de discusión. Así que debes tener especial cuidado cuando algo le molesta de tus suegros. Puedes decirlo pero en muy buenos términos, siempre con respeto, e invítales a entender que los abuelos también educan!

FAMILY
Sergii Sobolevskyi - Shutterstock

7. Nada de quejas para el esposo

“Tu mamá me dijo…”, “tu esposa me hizo…”. Eso de andar quejándose de la suegra o de la nuera, no es nada recomendable. Más bien, siéntense a dialogar sobre sus diferencias sin que la pareja tenga que intervenir, no lo pongan en una situación tan bochornosa como estar entre la espada y la pared.

8. No la compares con tus padres

Evita los comentarios en donde los suegros son los afectados y tus padres los halagados. A nadie le gusta que lo estén comparando y menos cuando es para refutarle algo.

9. No compitas con ella en la cocina

Hay cosas que las mamás hacen que nadie más las podrá reemplazar y si eres mamá sabes que es una verdad irrefutable! Así que en este aspecto no compitas. Mejor pídele que te enseñe sus trucos para consentir al marido.

10. Cuando las relaciones son difíciles

Si hay cosas que definitivamente que no puedes aceptar de tu suegra, trata al menos que haya cordialidad y respeto. Nunca se te olvide que es la madre de tu pareja y sólo por esa razón la debes respetar.

Fuente: masalto.com

 

Artículo publicado originalmente en LaFamilia.info

Tags:
familia
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.