Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Silencio en vías de extinción

Comparte

¡Encontremos tiempos para el silencio en nuestras vidas!

Hace algún tiempo hicimos una salida a una reserva forestal en la provincia de León en la que se protegían las hayas, una especie, al parecer, en vías de extinción. Durante el día estuve pensando en posibles especies espirituales en esa situación y descubrí tres: el silencio, interioridad y soledad.

Comenzaré por el silencio. Le veo caminar lentamente, se aleja. ¿A dónde irá? No tiene amigos, no tiene hogar. Va huyendo de quienes lo intentan eliminar. El ruido que ensordece, la palabra vacía, la algarabía, la exterioridad… Todos le van hiriendo obstinadamente día tras día, pero es especialmente la palabra la que se le quiere imponer con prepotencia y desterrarlo al desván, y eso que generalmente no dice nada, es sonante, pero no sonora.

El silencio nos garantiza la presencia de Dios en la tierra como principal vía de acceso al Misterio divino. Proporciona una auténtica comunión y relación. La palabra es siempre un intruso que se interpone en la conversación, mientras que el silencio posee una poderosa dimensión comunicativa.

Permite el conocimiento de la verdad, porque nos revela un aspecto de la realidad demasiado profunda para ser descubierta a simple vista. Nos inunda de serena alegría, ya que el silencio siempre se expande y exterioriza como una amplia sonrisa, inmensa y maravillosa, que abraza todo lo creado. Gracias a él podemos conocernos, al permanecer en ese «espacio de desierto» en el que se forma nuestra identidad.

Agudiza nuestro oído y, asombrados, escuchamos cantar a los campos, aplaudir a los árboles del bosque y a los ríos, y aclamar a los montes (salmos 95 y 97). ¡El silencio desaparece! Necesita urgentemente un ámbito de protección. Al menos los monasterios tendríamos que ser lugares de «reserva forestal» con la obligación de cuidar esos valores que creemos necesarios para el bienestar de la humanidad.

La invitación está hecha. ¡Encontremos tiempos para el silencio en nuestras vidas! Es un reto, como un río que aguarda a que te sumerjas en él.

Ernestina Álvarez
Monjas Benedictinas. Monasterio de Santa María de Carbajal de León

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.