Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué es y para qué sirve la dirección espiritual?

CONVERSATION

Fizkes - Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 11/11/17 - actualizado el 16/12/22

Sinceridad, humildad y docilidad son virtudes para ejercitar en la dirección espiritual. Una interesante guía de la comunicadora Luisa Restrepo

Las personas somos como espejos unos de otros, los demás nos van descubriendo las honduras internas de nuestro ser.  El otro me despierta a mí y a su vez quien escuche se escucha, quien mire se va mirar. 

A lo largo de nuestra historia a Dios le gusta usar mediaciones. Dios se nos acerca a través de mediaciones.

Podemos decir que para un cristiano —que no se conforme simplemente con no obrar mal, sino que, convertido al amor quiera ser santo—, es fundamental buscar la voluntad de Dios, descubrir cuál es el proyecto de salvación que Dios tiene para él. 

Uno de los medios privilegiados para encontrar ese plan de Dios es el acompañamiento espiritual.

La dirección espiritual es un medio que nos ayuda a buscar a Dios en todas las realidades de nuestra vida. Esta nos facilita la correspondencia a la gracia y la identificación con Cristo.

1El término

Antes, en la historia del Iglesia se ha hablado de dirección espiritual, pero varios autores se refieren al término acompañamiento como más propio. Este supone el respeto a la libertad y la importancia de formar y educar en la conciencia. El acompañante da herramientas, pero las opciones dependen enteramente de la persona.

¿Qué es lo espiritual? Son esos encuentros espirituales que van permitiendo que nos vayamos transformando en hijos, en lo que Dios ha soñado para nosotros.

En el acompañamiento se realza la importancia y la primacía del Espíritu Santo, a cuya escucha deben ponerse tanto el acompañante como el acompañado.

Ambos deben ponerse a la escucha del Espíritu a través del otro. Esto evita la tentación de dominio por parte del que acompaña o de dejarse dominar por parte del que recibe. 

El acompañante debe vivir su acción no como algo suyo, sino como algo que recibe de Dios, de quien es administrador; así el que recibe no debe colocarse en una actitud de pasiva obediencia al acompañante, sino en la de docilidad en la escucha del Espíritu en el recibir los consejos que se le dan.

Porque si el que acompaña no sabe escuchar al que acompaña y a través de él al Espíritu, la dirección espiritual se transforma fácilmente en un adoctrinamiento.

2Relación entre la dirección espiritual y la psicología

shutterstock_2135416559.jpg

No se puede negar que los dos campos están estrechamente ligados, en cuanto que el acompañante espiritual ejerce siempre algún influjo, que resultará positivo o negativo para la maduración psicológica del dirigido, como también cada intervención del psicólogo puede tener un influjo positivo o negativo sobre la vida espiritual del paciente.

No es necesario que un buen acompañante espiritual sea psicólogo. Es más, quizás es mejor que no lo sea. Sin embargo, un director espiritual debe tener un conocimiento suficiente dela psicología humana y tener él mismo un sano equilibrio psicológico, así como saber remitir al acompañado cuando este necesite ayuda profesional.

Es importante también señalar la diferencia entre la confesión y el acompañamiento espiritual. Cada uno tiene su espacio. El acompañamiento no es una confesión y en el caso que el acompañante sea un sacerdote, la confesión no es el lugar del acompañamiento espiritual.

3¿Qué es?

El acompañamiento espiritual es el «lugar» privilegiado del itinerario de búsqueda de la voluntad de Dios, y como tal, se pone al servicio del discernimiento espiritual, que es un modo excelente para descubrir la voluntad de Dios en nosotros mismos. 

Ayudar a los demás a ser y a través del encuentro lograr esto. En eso consiste el acompañamiento espiritual. Significa aprender a encontrarse. Vivir el encuentro es ya estar en la escuela del acompañamiento.

Presupone que las personas que la piden quieren vivir una auténtica vida espiritual.

Y ello teniendo presente que la vida espiritual no consiste ni en especulaciones ni en la ejecución de normas de comportamiento, sino en el trato de amistad con Dios y, viendo a sí mismo y al mundo como lo ve Dios, querer libremente entregarse a Dios y a los demás. 

En síntesis podemos definir la dirección espiritual con las palabras del padre jesuita Gianfaranco Ghirlanda:

La ayuda que una persona, a través de una comunicación de fe, da a otra para que sea cada vez más ella misma en plena verdad y pueda libremente emprender un camino espiritual hacia la santidad, aprendiendo a discernir la voluntad de Dios en lo concreto y cotidiano, a través del ejercicio del discernimiento espiritual.

Tags:
almaconsejosespiritu santoespiritualidadsinceridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.