¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Pokémon/Yo-Kai Watch: Guía para padres

Pokémon
Toho
Comparte

A raíz del estreno de Pokémon: ¡Te elijo a ti! y Yo-Kai Watch: La película desgranamos qué caracteriza a cada franquicia, y qué pueden aportar a los pequeños de la casa

Habría que empezar aclarando que los más que evidentes parecidos entre las franquicias Pokémon y Yo-Kai Watch no son casuales. De hecho, esta segunda puede calificarse como un exploitation de la primera –esto es, un producto que se aprovecha del éxito de otro anterior (re)aprovechando algunas de sus características– que ha intentado ganarle terreno en todos los espacios comerciales en los que se mueve: videojuegos, manga, anime, merchandising… Si bien se ha quemado tan rápidamente que, a día de hoy, tiene más éxito en Europa que en su Japón natal.

A grandes rasgos, tanto Pokémon como Yo-Kai Watch parten de una base argumental notablemente similar: un jovencísimo protagonista que captura/recluta criaturas con diseños llamativos y características especiales –animales fantásticos en un caso, fantasmas y monstruos en el otro–, y que vive aventuras de esquema más o menos fijo acompañado de un grupo de amigos/compañeros estable.

Precisamente ese planteamiento hace que ambas propuestas desarrollen un universo propio en constante crecimiento, que invita a los niños a memorizar todas las criaturas que van incorporándose a la historia –a día de hoy, existen más de 800 pokémon y casi 700 yo-kai–, lo que supone un interesante ejercicio memorístico que, además, puede utilizarse para establecer paralelismos didácticos con el reino animal.

La diferencia principal entre ambas franquicias está en que los arcos argumentales de Pokémon son mucho más deudores de sus orígenes como juego de rol para consolas, de ahí que podamos definirlo como una especie de Dragon Ball para niños: es decir, gira en torno a los combates –protagonizados, en este caso, por los monstruos, dirigidos verbalmente por los humanos– y al progresivo aumento de nivel de combate. En cambio, Yo-Kai Watch bebe mucho más del costumbrismo de Doraemon –tanto es así, que en Yo-Kai Watch: La película hay referencias directas a ella–, de ahí que, al menos en la serie televisiva, la acción gire más en torno a la necesidad de resolver dilemas cotidianos más o menos excéntricos mediante el uso de los yo-kai.

Partiendo de dicho planteamiento, puede parecer que Yo-Kai Watch es más inocente o, al menos, más recomendable. Pero al ser una serie mucho más humorística, y por lo tanto más irreverente –dentro de un humor dirigido a niños, es decir, abundante en referencias escatológicas–, no transmite con tanta intensidad como Pokémon su apreciación de la amistad, de la necesidad de crear vínculos solidarios y, sobre todo, de lo imprescindible de emplear la inteligencia para superar obstáculos. Y es que, a medida que el protagonista de esta última serie, Ash Ketchum –Satoshi en su versión original japonesa–, va aumentando el nivel de sus combates, también debe aprender a utilizar a sus pokémons con mayor astucia, dándole mayor importancia a la estrategia que a la fuerza bruta.

Aun así, hay que tener en cuenta un detalle fundamental respecto a ambas franquicias a la hora de darle acceso a las mismas a los pequeños de la casa: su origen japonés. Por más que su vocación sea internacional –y tenga sus correspondientes adaptaciones regionales para corregir algunos localismos difíciles de entender fuera de suelo nipón–, es difícil que se desprenda de características idiosincrásicas de dicha cultura como la desigualdad entre géneros. Lo más recomendable, como siempre, es sentarse junto a ellos para comentar –y compartir– lo que les choca/extraña de lo que ven en pantalla.

Tags:
cine
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.