Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 23 junio |
San José Cafasso
home iconActualidad
line break icon

Paz, la palabra que le cambió la mirada a esta localidad colombiana

VIDRI

Youtube Oficina del Alto Comisionado para la Paz

Pablo Cesio - Aleteia Colombia - publicado el 11/11/17

En Vidrí la gente empezó a disfrutar de las pequeñas cosas cotidianas

“Hoy todavía no me explico cómo pasó. Ya llegó la paz, son cosas de Dios”.

Para Ligia Perea Cuesta, quien así se expresó en diálogo con El Colombiano, el cese del conflicto armado en Colombia era algo impensado. Ella, al igual que el resto de su familia, ya se habían acostumbrado a vivir el día a día en medio de balaceras, ruidos de helicópteros y la dominación de tanto de guerrilleros como de grupos paramilitares.

Los niños incluso dejaban de ir a la escuela semanas enteras debido a las amenazas del conflicto.

Pero la paz le cambió la mirada en la localidad colombiana de Vidrí, ubicada en el departamento de Antioquia y una de las últimas zonas donde se terminó de completar el proceso de los acuerdos de paz. En agosto, por ejemplo, la Misión de la ONU retiró armas de las FARC como parte de la etapa de dejación de armas.

Hoy la gente recién comienza a habituarse a esta nueva realidad. Empiezan a mirar las cosas de manera diferente, pues muchas cosas cotidianas estaban ocultas a sus ojos gracias al velo de la guerra.

Un claro ejemplo de ello es lo acontecido con los ríos Arquía y Atrato que desde ahora se han transformado en medio de transporte desde donde se puede observar con tranquilidad la maravilla del entorno, un paisaje exótico. La gente ahora puede pescar y hasta bañarse. Pequeños disfrutes de la vida cotidiana que antes parecían inexistentes.

“De aquí hasta Quibdó había hasta 12 retenes ilegales. A uno los armados le restringían lo del mercado, no podía traer más de media arroba de arroz. En estos momentos ya no se vive eso, hay un solo puesto de control y es de la Armada. Ahora sí estamos disfrutando del río, y en adelante vamos a disfrutarlo más”, sostiene a ese medio Jhon Jairo Perea, dueño de una embarcación que sirve para llevar abastecimiento a una tienda cercana.

Con información en base a El Colombiano

Tags:
colombiapaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.