¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

STOP SPA, el método de la inteligencia emocional para resolver tus problemas

INTELLIGENCE
gaudilab - Shutterstock
Comparte

Una propuesta psicológica basada en 8 pasos nos ayuda a ser conscientes de lo que sentimos para mejorar nuestro día a día

La “inteligencia emocional” tiene una base de diversos principios que, según  los psicólogos estadounidenses Elías, Tobías y Friedlander, pueden sintetizarse en los siguientes cinco puntos:

  1. Ser consciente de los propios sentimientos y los de los demás.
  2. Mostrar empatía y comprender los puntos de vista de los demás.
  3. Hacer frente de forma positiva a los impulsos emocionales y de conducta para regularlos.
  4. Plantearse objetivos positivos y trazar planes para alcanzarlos.
  5. Utilizar las dotes sociales positivas a la hora de relacionarse.

El primer punto es quizás el más importante. Se basa en ser consciente de lo que sentimos y de buscar el porqué de ese sentimiento. Los mismos autores proponen un método para la resolución de problemas basándose en la inteligencia emocional. Su método, lógicamente, no es infalible, pero ayuda a plantearnos el problema de forma consciente preparándonos para abordar su solución, evitando caer en la apatía de pensar que su solución es inabarcable.

Este método, llamado STOPP SPA por las siglas de los 8 pasos que lo componen, puede aplicarse a todos los problemas de la vida, sus contratiempos, nuestras inquietudes y nuestras preocupaciones. También puede verse como un método para la consecución de todo tipo de objetivos en la vida.

  1. Los Sentimientos me estimulan a actuar con la debida reflexión: Es importante conocer y pensar en nuestros sentimientos, para reconocer el problema realmente. Esos sentimientos no deben ser el final del proceso del problema, sino el principio para detectar la existencia del problema y empezar a pensar en su planteamiento para su resolución.
  1. Tengo un problema: Admitir que el problema existe, independientemente de quien sea el culpable. Si el problema existe, seguro que hay algo que puede hacerse para resolverlo o mitigar sus efectos negativos.
  1. Mis Objetivos me proporcionan una guía: Plantearse los objetivos es algo de vital importancia (insistiremos en esto más adelante). Consiste en conocer clara y explícitamente qué es lo que queremos. Los objetivos deben ser razonables y debemos tener paciencia para conseguirlos.
  1. Pienso en qué cosas puedo hacer: Buscar todas las posibles acciones que puedan servir para conseguir los objetivos. Cuantas más soluciones potenciales se tengan, mejor, pues “la vida es compleja, y rara vez existe una respuesta clara y concisa a un problema determinado”.
  1. Preveo el resultado: Este punto puede hacerse a la vez que el anterior. Para cada acción debe pensarse también sus consecuencias, para así estar en mejor disposición de ejecutar el punto siguiente.
  1. Selecciono la mejor opción.
  1. Planeo cómo proceder, me anticipo a los escollos, practico y persevero. Una vez determinadas las acciones a efectuar, conviene planificarlas, ensayarlas (si procede), pensar como solucionar posibles errores que puedan ocurrir y, ante todo no rendirse si las cosas no salen como nos gustaría. 
  1. Advierto qué ha sucedido, ¿y ahora qué? Este último punto es el que evalúa los resultados de nuestro plan. Nada garantiza su éxito, pero del fracaso deben obtenerse conclusiones interesantes, para volver a empezar un nuevo STOPP SPA.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.