Aleteia

¡Corran, viene la avalancha!: La nueva tragedia que hace rezar a Colombia

AFP PHOTO / LUIS ROBAYO
Comparte
Comenta

Al menos tres muertos y decenas de damnificados tras desborde de un río en la localidad de Corinto

“Le digo que esto es una cosa de no creer, en este año dos tragedias muy similares han golpeado a esta familia, gracias a Dios en ninguna de las dos hubo muertos. Mis allegados la sufrieron en abril y yo los recibí en mi casa, ahora me tocó a mí junto con ellos”

Con pesar, pero aliviado y agradecido por no sufrir la muerte de seres queridos, se expresa en diálogo con El País de Cali Wilson Alirio Melo, un habitante de la localidad colombiana de Corinto, departamento de Cauca, que este martes fue víctima de una nueva tragedia que por estas horas enluta a Colombia.

Esto sucedió debido a la creciente del río La Paila y posterior desprendimiento de tierra que arrasó con varios barrios de la localidad colombiana provocando hasta ahora la muerte de tres personas de diferentes edades –entre ellos una madre y su hijo- y decenas de heridos.

Se trata de María Fernanda Usnas (30 años), Flor de María Restrepo Acevedo (80 años) y un menor de edad, informa la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD). Precisamente María y su pequeño hijo no lograron salir a tiempo, por lo que se convirtieron en dos de las tres víctimas.

Inmediatamente, a Wilson le vino el recuerdo de lo acontecido en abril de este año en la ciudad de Mocoa donde también un desplazamiento de tierra dejó más de 300 muertos y decenas de heridos, pues él también estuvo ahí.

En esta oportunidad, si bien a nivel oficial se informó que gracias al sistema de alarmas temprano fue posible evitar que la tragedia fuera aún mayor, el momento de desesperación sigue latente.

Una de las imágenes más repetidas fue la de personas corriendo detrás de la avalancha.

“Todo el mundo gritaba en la calle, yo salí y una señora me dijo: corra que viene una avalancha. Tomé a mis dos hijos, de 3 y 5 años, y arrancamos a correr. Era un caos, todo el mundo corría”, relató Andrés Mauricio Arenas también a ese medio.

El aspecto positivo tiene que ver justamente con la rápida evacuación de la mayoría de los habitantes, más de 3.000 personas.

 

 

“Se hizo una llamada a las 5:30 de la tarde del día de ayer desde una vereda (…) El Silencio, y a las 5:45 estaban evacuando a las personas del sitio donde más fue afectado por la avalancha, más de tres mil personas”, indicó este miércoles el presidente Juan Manuel Santos al hacerse presente en el lugar de la tragedia.

 

Cercanía y solidaridad

En las últimas horas la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) expresó “cercanía y solidaridad” con los habitantes de Corinto, además de señalar que los obispos están unidos en oración por cada uno de los habitantes de la región.

“Nos sentimos particularmente unidos a monseñor Iván Antonio Marín López, arzobispo de Popayán, a sus sacerdotes y religiosos, así como a todos los fieles que viven tan lamentable momento”, agrega en el comunicado.

También expresó que a través de la Pastoral Social se espera colaborar con la situación devastadora que vivió la localidad.

“Como Iglesia estamos prestos a ofrecer nuestra ayuda humanitaria a la población afectada, que se materializará a través de la Pastoral Social. Asimismo, invitamos a las comunidades eclesiales y a las personas e instituciones de buena voluntad a poner en marcha iniciativas para ayudar eficazmente en esta emergencia”, expresa.

Por último, los obispos exhortan “a que se avancen en la búsqueda de las personas desaparecidas”.

 

 

De esta manera, por estas horas esta ciudad colombiana implora solidaridad y colaboración para el rescate de la mayor cantidad de vidas posibles. En eso se está, en proceso de envío de ayuda, búsqueda de personas con vida y reconstrucción. Oremos por las víctimas de esta tragedia y sus familiares.

 

Con información de El País de Cali, CEC y organismos oficiales colombianos 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día