¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

5 hechos sobre Satán que quizá no sabías

LUCIFER
Comparte

¿Puede predecir el futuro o mover objetos a través de la habitación?

Satán y sus demonios seguidores son figuras misteriosas del reino de lo espiritual. Nos atormentan diariamente, aunque por lo general sus acciones son invisibles a nuestros ojos.

La Escritura puede decirnos mucho sobre Satán y sus subalternos y, a lo largo de los siglos, la Iglesia ha crecido en su entendimiento de estos seres espirituales malévolos.

Aquí tenéis cinco hechos que ayudarán a arrojar más luz sobre estas oscuras criaturas (haced clic sobre los números de páginas para ver la siguiente parte).

¿Qué era Satán antes de caer en la oscuridad?

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma: “La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios” (CIC 391). Tradicionalmente se le llama Lucifer o “portador de luz”, cuando era un brillante ángel de luz (cf. Isaías 14,12-15).

Además, en la Iglesia hay tradiciones que varían con respecto a qué tipo de ángel era Satán. Santo Tomás de Aquino sostiene en su Summa que “el nombre querubín significa ‘plenitud de ciencia’. Serafín significa ‘el que arde’ o ‘el que incendia’. Por lo tanto, es evidente que el querubín toma su nombre de la ciencia, compatible con el pecado mortal; y el serafín lo toma del ardor del amor, que no puede darse con el pecado. Por eso, al primer ángel pecador no se le llama serafín, sino querubín”.

Sin embargo, no hay declaración dogmática de la Iglesia en relación a si Satán era un querubín o un serafín.

¿Puede Satán (o cualquier demonio) predecir el futuro?

El Catecismo declara: “Sin embargo, el poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura” (CIC 395).

La respuesta breve es no. Los ángeles caídos (y también los ángeles buenos) no tienen acceso al futuro a no ser que Dios se lo revele. Como decía Jesús en el Evangelio de Marcos: “En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino el Padre” (Marcos 13,32).

Por otro lado, pueden hacer predicciones sobre el futuro basándose en la observación. Los demonios son por naturaleza extremadamente inteligentes y pueden observar a las personas y los acontecimientos desde muy cerca, lo que les da una idea de lo que podrá suceder. Esencialmente pueden “predecir” el futuro con una precisión limitada, pero no porque conozcan algo oculto, sino porque son capaces de observar y ofrecer una predicción general, como cualquier ser humano astuto.

¿Pueden mover objetos físicos?

Los seres angelicales son criaturas espirituales poderosas y tienen un poder limitado en lo relacionado a la materia física. La mayoría de las veces los demonios realizan trucos visuales influyendo negativamente sobre nuestras mentes con ilusiones, haciendo parecer que algo se mueve cuando en realidad no es así.

Otras veces pueden mover objetos físicos, haciéndolos volar a través de una habitación como puede verse en varias películas de terror. Es un suceso extraño, pero puede suceder. Tomás de Aquino dedica una cuestión en su Summa a explicar cómo puede ocurrir.

¿Qué aspecto tiene Satán?

Todos los ángeles son espíritus puros, lo cual significa que no poseen un cuerpo físico, aunque a veces pueden asumir la apariencia de un ser humano o alguna otra criatura. La forma visible que a menudo se recoge en la Escritura o en historias populares es una mera fachada, una máscara que se ponen para que podamos verlos con nuestros ojos. De otra manera son criaturas invisibles por naturaleza. 

Los artistas han usado varias imágenes para representar a Satán, como un dragón, una serpiente o alguna otra criatura mítica. Sin embargo, de acuerdo con la naturaleza de Satán, no tiene forma física.

¿Puede Satán enviar a la gente al Infierno?

El Catecismo es muy claro en este punto: “Morir en pecado mortal sin estar arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de Él para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra ‘infierno’” (CIC 1033).

Dicho sencillamente, no, Satán no puede forzar ni arrojar a nadie al Infierno. Nosotros escogemos ir allí con nuestro rechazo a Dios. Satán quizás nos influya durante nuestro tiempo en la tierra, pero seguimos siendo libres de tomar una elección al final de nuestras vidas. Si un ser humano va al Infierno, es porque lo ha escogido así y va libremente.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.