¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Qué se hizo con las entrañas de los Papas?

PIUS XI
Shutterstock-Shevchenko Andrey
Comparte

Al embalsamar sus cuerpos se les extraían las vísceras... ¿dónde se conservan?

Por siglos se ha practicado una usanza bastante particular cuando moría un papa y era aquella de embalsamar los cuerpos extrayendo las vísceras de un modo muy parecido a la que se practicaba con los faraones egipcios. Esta costumbre comenzó con el papa Sixto V (1585-90) quien fue el de la iniciativa de embalsamar los cuerpos de los papas, hasta Leon XIII (1878-1903), ya que esta macabra tradición fue abolida por el papa Pio X (1903-1914) que en su testamento dejó bien aclarado que no quería ser embalsamado.

¿Pero dónde se conservan estas entrañas?

En diagonal a la famosa Fontana de Trevi, se encuentra una iglesia que pasa bastante desapercibida por encontrarse cerca de la magnífica fuente. Hablamos de la iglesia de los santos Vicente e Anastasio en Trevi.

Allí se conservan los llamados “precordi” de los Papas, el corazón y los otros órganos internos cercanos al corazón, que los antiguos consideraban sede de los sentimientos y de los afectos. Se encuentran sellados en urnas de pórfido y colocados detrás del altar en una capilla subterránea hecha construir por Benedicto XIV.

La comprobación de la muerte de un Papa

La muerte de un papa se comprobaba mediante un rito que se realizó hasta casi los años 40. El camarlengo ( el cardenal que queda a cargo de la sede vacante hasta que se elija un nuevo papa) golpeaba la frente del pontífice con un martillo de plata llamándolo con el nombre de bautismo y preguntándole en latín: “¿Vivis?” (¿estás vivo?) por tres veces.

Si a la tercera vez no contestaba, el camarlengo se volvía a los presentes y pronunciaba la frase: “Vere Papa mortuus est”, (el Papa murió de verdad). Este rito se ejecutó hasta el año 1939 cuando el cardenal Eugenio Pacelli, camarlengo de Pío XI, tomó el martillo de plata, se volvió hacia los presentes y dijo: “¿Pero les parece el caso?” Y abandonó el gesto.

Estas insólitas y poco conocidas usanzas a la muerte de un papa quedaron “por suerte” olvidadas en el tiempo, como olvidadas quedaron las “tripas santas” de 23 papas en un lugar oscuro e inaccesible al público que ignorantes de tales reliquias, se sientan a la puerta de la iglesia a tomar un descanso mientras miran fascinados la fuente más conocida de Roma.

Iglesia Santos Vicente y Atanasio en Trevi
Geobia

Fuente: 365 giornate indimenticabili da vivere a RomaGiulia Fiore Coltellacci

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.