¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

The Crucifixion: Exorcismo de verdad, película desigual

Youtube @Fair use
The Crucifixion horror film
Comparte

Basada en un hecho real, la película de Xavier Gens se aproxima con dignidad pero también con excesiva simpleza al caso de Irina Maricica Cornici, una monja de 23 años de edad que murió en una cruz en mitad de una sesión de exorcismo

 

No es la primera vez, y seguramente no será la última, que el cine recurre a un acontecimiento real para utilizarlo como excusa para una de sus aburridas historias. No es la primera vez que el cine recurre a un hecho importante para simplificarlo y reducirlo a su máxima expresión haciendo que un relato extraordinario se transforme en algo intrascendente.

En la historia de Irina todo está impregnado de un extraño halo de siniestro misterio. Tras para un tiempo en Alemania la joven regresó a Rumanía en donde mantuvo un encuentro con un enigmático sacerdote, Daniel Petru Corogeanu, líder de un lugar conocido en la zona como el Monasterio del Diablo Rojo.

Acto seguido Irina decidió vestirse con los hábitos negros que definían a la congregación que lideraba  Corogeanu. Tres meses después y tras la extraña aparición de unas “rozaduras”, Irina fue sometida a un brutal exorcismo, atada y amordazada en una cruz y sin comer ni beber nada. Según la autopsia la joven murió de sed, hambre y “extrangulamientos”. Como consecuencia el padre Corogeanu fue juzgado y condenado a 14 años de cárcel.

 

Sin embargo el padre Corogeanu estaba convencido de que la joven monja estaba poseída por el diablo. Quien conocía al sacerdote aseguraban que era un hombre entregado al mil por mil a su labor por la Iglesia, tanto, que casi parecían un radical. Una de sus frases más recurrentes era “No necesito vuestra Iglesia. Yo soy mi propia Iglesia”. Estaba convencido de que era un elegido por la manos de Dios y muchos lo consideraban su mano derecha.

Como se podrá apreciar la historia de Irina y el padre Corogeanu está llena de incógnitas y de lagunas de aspectos contradictorios sobre lo que realmente le pasó a esta joven monja. Desgraciadamente The Crucifixion no se detiene en los detalles, más bien al contrario. Aunque el film se rodó muy cerca de dónde ocurrieron los hechos (el lugar exacto donde todo pasó aún es muy sensible a todo esto) y el tono costumbrista de la Rumanía profunda llega a contagiar el film lo cierto es que la película de Xavier Gens se limita juguetear con el cine de detectives salpicándolo de los sustos de rigor y su final salido de madre…

Puede que The Crucifixion se deje ver con cierta condescendencia entre los fans del género pero no hay nada ni dentro, ni fuera de esta película, digna de una mención especial más allá del hecho real en el que se basa. Ahí si que hay donde escarbar.

Ficha Técnica

Título original: The Crucifixion (2016)


NO RECOMENDADA PARA MENORES DE 13 AÑOS – El lenguaje y las escenas de contenido violento o sexual pueden herir la sensibilidad


País: Gran Bretaña


Director: Xavier Gens


Guion: Carey Hayes, Chad Hayes 


Género:Terror


Duración: 90 minutos


Reparto: Sophie Cookson, Corneliu Ulici, Brittany Ashworth, Matthew Zajac, Diana Vladu,Florian Voicu, Radu Bânzaru, Javier Botet, Olivia Nita, Alexis Rodney,Iván González, Radu Andrei Micu, Emil Mandanac 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.