Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La última “bruja” ahorcada en Boston era católica

ANN GLOVER,SALEM,WITCH
Comparte

La lavandera Ann “Goody” Glover era una inmigrante irlandesa

Aunque la mayor parte de las personas ahorcadas en la ola de histeria del las “brujas” entre los colonos de Massachusetts del siglo XVII eran puritanas, Ann “Goody” Glover era una inmigrante irlandesa católica romana.

Los problemas para la Glover (el apelativo “Goody” es abreviación de Goodwife, el equivalente de “Señora” en la época) comenzaron poco después de 1680, cuando esta lavandera viuda empezó a trabajar para la familia Goodwin en Boston. Según un relato del Irish Times, la Glover y su hija Mary fueron expulsadas después de que Mary fuese acusada de haber robado vestidos a la familia Goodwin.

Poco tiempo después de que las Glover se fuesen, en verano de 1688, cuatro de los niños de la familia Goodwin empezaron a acusar síntomas inexplicables, y se llamó a un médico para que los visitase.

Los gritos de los niños eran “lamentables y estridentes”, y el desplazamiento del dolor de una parte [del cuerpo] a otra era constante e inexplicable”, refiere la obra de James Bernard Cullen de 1889, The Story of the Irish in Boston.

En una época en que la intolerancia anticatólica era la norma y en que crecía la histeria de la brujería, esta última era condenada muy duramente, y las Glover fueron consideradas las brujas responsables de los problemas de los niños.

El reverendo Cotton Mather, entonces el principal ministro puritano de Boston, durante su estudio del caso definió a Goody Glover como una “idólatra católica romana”. Tras haberla interrogado, Mather refirió que la pobre mujer rezaba a muchísimos espíritus, prueba que fue usada contra ella en el proceso. Hoy se piensa que estos espíritus no eran demonios, sino santos católicos.

Cuando se le ordenó que rezara el Padrenuestro en el proceso, la Glover, que según muchos historiadores no conocía muy bien el inglés, lo hizo en una mezcla de gaelico y latín imperfecto, confirmando su culpa en la mente de los acusadores.

La Glover fue ahorcada en Boston el 16 de noviembre de 1688. Según Robert Calef, un mercader de Boston que la conocía, “Goody Glover era una pobre vieja loca y despreciada, una católica irlandesa que fue sometida a juicio por haber hecho daño a los niños Goodwin. Su comportamiento durante el proceso fue el de una persona distraída. Se la calificó de cruel. Las pruebas contra ella eran del todo insuficientes. El jurado la consideró culpable. Fue ahorcada. Murió como católica”.

Cuatro años después de su ejecución, la histeria contra la brujería llegó a su pico en Salem, donde 19 “brujas” fueron condenadas a la horca.

Trescientos años después del ahogamiento de la Glover, en 1988, el Boston City Council proclamó el 16 de noviembre “Goody Glover Day” en su recuerdo. Una placa dedicada a la memoria de “Goodwife Ann Glover” dice así:

No lejos de aquí, el 16 de noviembre de 1688 Goodwife Ann Glover, una anciana viuda irlandesa, fue ahorcada como bruja porque rechazó renunciar a su fe católica. Tras ser deportada de su Irlanda natal a Barbados con su marido, que murió allí por su fidelidad a la fe católica, llegó a Boston, donde vivió unos seis años antes de ser injustamente condenada a muerte. Este memorial se ha erigido para recordar a “Goody” Glover como primera mártir católica de Massachusetts.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.