Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 enero |
Santa Inés
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué los amores humanos no me saciarán nunca?

COUPLE

© Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/10/17

No quiero exigir al amor humano una perfección que sólo me será dada en la vida eterna

Me gusta pensar que estas palabras hoy me las dirige Dios a mí:Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que Él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.

La acción del Espíritu obra milagros en mi vida. El Espíritu cambia mi corazón. Me gusta pensar que soy un amado de Dios. Él me ama tanto. Me envía su Espíritu para darme la vida, para darme su amor. Me colma de bendiciones. Me elige y me llama por mi nombre.

Esa predilección de Dios conmigo me conmueve. Su llamada a estar con Él me calma. Soy suyo, le pertenezco para siempre. No quiero pertenecer a la iglesia sólo por inercia. Me gusta pensar en el camino de Dios conmigo y volver a optar por Él.

Pienso en los momentos en los que se escondía en medio de mi noche. Recuerdo mis momentos de luz en los que me decía que me amaba. Me gusta saberme amado por Él. Me ama y me lo muestra, para que no me olvide.

Es verdad que me hace tanto bien el amor humano. Sé que los amores humanos me llevan al amor de Dios. Y al mismo tiempo no puedo exigirle a ese amor humano lo que sólo será posible en el cielo.

Comenta en la Exhortación Amoris Laetitia el Papa Francisco: Es preciso que el camino espiritual de cada uno le ayude a desilusionarse del otro, a dejar de esperar de esa persona lo que sólo es propio del amor de Dios. Esto exige un despojo interior. El espacio exclusivo que cada uno de los cónyuges reserva a su trato solitario con Dios, no sólo permite sanar las heridas de la convivencia, sino que posibilita encontrar en el amor de Dios el sentido de la propia existencia. Hay que dejar de exigir a las relaciones interpersonales una perfección, una pureza de intenciones y una coherencia que sólo podremos encontrar en el Reino definitivo.

No quiero exigir al amor humano una perfección que sólo me será dada en la vida eterna. Es cierto que ese amor infinito es lo que deseo. Para ese amor estoy hecho. Pero aquí en la tierra sólo puedo amar y ser amado de forma imperfecta. Será sólo un reflejo del amor eterno.

Dios me ha amado antes de que yo lo amara. Siempre esa exclusividad en el amor de Dios hacia mí me conmueve.

Decía S. Francisco de Sales: ¡Créete amado, siéntete amado, sábete amado!. No quiero que se me olvide.

Dios no me ama porque yo lo ame. No me ama porque se sienta en deuda conmigo. No me ama cuando lo hago todo bien. Es así de increíble, Dios me ama de forma gratuita. Sin esperar nada a cambio.

Y esa experiencia despierta en mi corazón el amor: Cuando no nos asusta entrar en nuestro propio centro, introducirnos hacia la agitación de lo más íntimo de nuestra alma, llegamos a conocer que estar vivo significa ser amado. Esta experiencia nos dice que podemos amar, sólo porque hemos nacido del amor; dar, porque nuestra vida es un don, y liberar a los demás porque hemos sido liberados por Aquel cuyo corazón es más grande que el nuestro [1].

He nacido de un amor más grande. No estoy en la tierra por azar. Dios tiene un plan de amor para mí. Me ha creado desde el amor. Me sé amado en mi pobreza. Amado en lo que soy. Eso me sostiene.

No tengo que hacer grandes cosas para recibir amor. Ni alcanzar grandes metas. No hay que cumplir muchas exigencias. Me gusta sentir ese amor gratuito que me ama y se alegra en mí haga lo que haga.

Decía el P. Kentenich: Alegría es siempre el estar-en-todo-momento-cobijado-en-Dios. El Padre me quiere. Vive con alegría, el Señor dirige su mirada hacia ti y te mira. El que lo logra es un portador de alegría, un maestro de alegría [2].

Esa forma de amar es la de Dios. No es la mía. Porque yo exijo siempre algo a cambio de mi amor. Quiero que se cumplan ciertas condiciones para dar todo mi amor. Pero un amor que no espera nada me parece imposible.

Así lo hace Dios en mí. Me llama y me ama porque así lo quiere. Se rompe para que su amor me cubra y me sostenga. Me sé amado por Él y eso hace más firmes mis pasos en la noche. Más confiados.

Sé que el amor de Dios llega a todo hombre. Sea cual sea su comportamiento. Eso me impresiona. ¿Es posible ese amor tan grande? A veces no experimento en mi vida ese amor tan generoso. Y me duele.

Sé que y yo no soy así en mi amor. Amo esperando algo. Amo cuando me aman. Y si no me aman surge en mí el desprecio, la indiferencia, el odio, la rabia. Pero no el amor. Yo no reacciono así ante el que me ofende. Ante el que habla mal de mí. Ante aquel que me critica. De cara o a mis espaldas.

No devuelvo amor por odio. No doy abrazos ante los golpes que recibo. No tengo un corazón tan grande en el que quepan los que no piensan como yo. Los rechazo y levanto muros que los alejen de mi vida.

Cuando no me siento amado por los hombres surge en mí el desamor. No amo pase lo que pase. No puedo hacerlo. Sé que el amor es lo que me sana por dentro. Es el amor de donde vengo.

Es el amor hacia el que voy:  La clave no está en hacer muchas o pocas cosas, ni siquiera en tener éxito en el intento, en el proyecto, en la huella… sino en amar. Vivir con una pasión que nos empuje a arriesgar, a emprender, a dar todo lo posible, y a veces un poco más. No por voluntarismo. No porque «hay que» hacerlo. Porque algo te quema dentro, y te dice que es posible. Porque cuando das un paso, luego viene otro, y otro, y otro más, y con ellos la alegría honda. Porque la vida es para darla, y eso no tiene que ver con cómo morir, sino con cómo vivirla. Buscando. Amando. Creciendo por dentro y construyendo por fuera. Dejándose envolver por un Dios distinto [3].

Desde el momento en que me sé amado es posible emprender un camino nuevo. Puedo así recorrer la vida de forma diferente. Amar como respuesta al odio. Abrazar ante los rechazos. Es ese amor de Dios el que me salva.

[1] H. Nouwen, El Sanador herido

[2] J. Kentenich. Las Fuentes de la Alegría

[3] José María Rodríguez Olaizola, Ignacio de Loyola, nunca solo

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
2
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
3
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
4
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madre por un hijo
5
MARTIN LUTHER KING
Jorge Graña
¿Sabías que Martin Luther King apreciaba mucho el Rosario?
6
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
7
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.