Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Y si Dios quiere que viva más feliz y menos estresado?

Shutterstock-Alinute Silzeviciute
Comparte

Me dice que estar a su lado es una fiesta, es una alegría. Que tengo que buscar más su cercanía para tener esa paz que me falta

Hoy algunos de los invitados deciden no ir a la boda: Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos.

No lo entiendo. ¿Tendrían algo mejor que hacer? Sin duda pensaban que no les merecía tanto la pena vivir en esa fiesta. No quisieron ir porque tenían otros asuntos que atender. En la fiesta iban a perder su tiempo tan valioso. En el trabajo, en el mundo, había muchas cosas que resolver antes de ir a una fiesta.

Les pasa como a mí tantas veces que ando desparramado sobre el mundo queriendo solucionarlo todo. No me quiero entretener en otras cosas menos urgentes. Vivo tratando de resolver todos los problemas.

¡Cuántas veces vivo intentando arreglar todo lo que no está bien en mi vida! Vivo estresado queriendo llegar a todas partes. No hay tiempo para nada frívolo. No hay tiempo que perder. El mundo está en llamas, me digo, y creo que hace falta mi presencia. Me da miedo perder la vida de fiesta.

¿Qué me pide Jesús que haga? ¿Quiere que deje lo importante para vivir de fiesta? No. Quizás no es eso lo que me dice hoy.

Sí creo que espera que disfrute más la vida. Quiere que deje de lado mis miedos y mis angustias. Que pase página con mi tristeza y mis rencores. Que no viva angustiado temiendo futuros inciertos. Quiere que descanse en sus manos y disfrute con Él de la fiesta, de su fiesta, de mi fiesta. Se alegra conmigo y yo con Él.

Pero a veces no es así. Me ausento de la fiesta. Me quedo en mis cosas. No vivo con alegría mi fe. No disfruto de lo que tengo y siempre veo la botella de mi vida medio vacía. Puedo tener más de lo que ahora tengo. Todo podría ser ser mejor.

¿Dónde queda la fiesta? La dejo para más adelante. Hay mucho que hacer ahora en mi vida para vivir frívolamente.

Conozco alguna persona con la que no es posible hacer bromas. Siempre se las toma por el lado serio. No sonríe y me contesta con seriedad a lo que sólo era simple humor. No tiene mala voluntad al hacerlo. Le sale así simplemente.

Pero tal vez, creo yo, no disfruta tanto de la vida. Todo es serio, importante, fundamental. Quizás ve a Dios como un Dios serio y exigente. Sentado en lo alto de una cumbre, mirando desde lejos. Distante y duro. Incapaz de reír.

Tal vez a veces yo tampoco me imagino el cielo como una fiesta sino como un pago por mis méritos y esfuerzos. No sé disfrutar del gozo de vivir hoy, aquí, con las personas que Dios me regala.

Hoy Jesús no me pide que viva de fiesta sin hacer nada. Pero me dice que estar a su lado es una fiesta, es una alegría. Que tengo que buscar más su cercanía para tener esa paz que me falta.

Me recuerda que la vida no es tan seria como yo la pinto. Que vivir a su lado es motivo de alegría. Y que nadie debería perderse esa fiesta que Dios me ofrece.

Vivir a su lado es fácil. No tengo que temer nada. Es tan sencillo como eso. Pero yo a veces lo complico y lo tiño de exigencia.

Quisiera vivir así, como Jesús me dice. Disfrutando mis días en la tierra. Compartiendo todo lo que tengo. Sin miedo a perder. Sin miedo a que me hagan daño. Riéndome de mis miedos y torpezas. Alegrando la vida a otros.

La fiesta del reino de Jesús es una fiesta para todos. Todos caben en ella. No quiero hacer distinciones. Quiero dejar que todos puedan compartir el camino conmigo. Es lo que deseo.

Tags:
alma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.