Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 enero |
Santo Tomás de Aquino
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: ¿Se nos ha olvidado que la salvación de Dios es "gratis"?

Shutterstock

Radio Vaticano - publicado el 19/10/17

Homilía hoy en Casa Santa Marta

Que el Señor nos de memoria de la “gratuidad” de la salvación, y de la cercanía de Dios y de la concreción de las obras de misericordia que quiere de nosotros, sean «materiales o espirituales”: así seremos personas que ayudan a «abrir la puerta» a nosotros mismos y a los demás.

Así rezó el Papa en la Misa matutina en Casa Santa Marta. Tomando ocasión del pasaje evangélico del día, en el que los escribas y fariseos se creían justos, y Jesús les hace ver que sólo Dios es justo, Francisco explica por qué los doctores de la ley habían «alejado el conocimiento», con la consecuencia de «no entrar en el Reino de Dios, ni dejar entrar a los demás”.

“Este llevarse lejos la capacidad de comprender la revelación de Dios, de comprender el corazón de Dios, de comprender la salvación de Dios – la clave del conocimiento – podemos decir que es un olvido enorme.  Se olvida la gratuidad de la salvación; se olvida la cercanía de Dios y se olvida la misericordia de Dios. Y los que han olvidado la gratuidad de la salvación, la cercanía de Dios y la misericordia de Dios, se han llevado la clave del conocimiento”.

Se han «olvidado» la gratuidad. Es «la iniciativa de Dios de salvarnos, y en cambio, se ponen de la parte de la ley»: la salvación  – dice el Papa – “está allí, para ellos», y llegan así a «un montón de normas» que ellos convierten en salvación. Pero así «no reciben la fuerza de la justicia de Dios”.

La ley en cambio debería ser siempre “una respuesta al amor gratuito de Dios”, que ha tomado “la iniciativa” de salvarnos. Y, añade Francisco, “cuando se olvida la gratuidad de la salvación se cae, se pierde la clave de la inteligencia de la historia de la salvación”, perdiendo “el sentido de la cercanía de Dios”.

“Para ellos Dios es el que ha hecho la ley. Y este no es el Dios de la revelación. El Dios de la revelación es el Dios que empezó a caminar con nosotros desde Abraham hasta Jesucristo, el Dios que camina con su pueblo. Y cuando se pierde esta relación cercana con el Señor, se cae en esta mentalidad obtusa que cree en la autosuficiencia de la salvación con el cumplimiento de la ley. La cercanía de Dios”.

Cuando falta la cercanía de Dios, cuando falta la oración, subraya el Papa, «no se puede enseñar la doctrina», ni tampoco «hacer teología», mucho menos «teología moral»: Francisco afirma que la teología “se hace de rodillas, siempre cerca de Dios”. Y la cercanía del Señor llega “al punto más alto de Jesucristo crucificado”, habiendo sido nosotros “justificados” por la sangre de Cristo, como dice San Pablo.

Por esto, explica el Pontífice, las obras de misericordia “son la piedra de toque del cumplimiento de la ley”, porque se va a tocar la carne de Cristo, “tocar a Cristo que sufre en una persona, tanto corporal como espiritualmente”. Y también pone en guardia ante el hecho de que, cuando se pierde la clave del conocimiento, se llega también a la «corrupción”. El Papa piensa también en la “responsabilidad” de los pastores, hoy en la Iglesia: cuando pierden o se llevan “la clave de la inteligencia”, cerrando “la puerta a nosotros y a los demás”.

“En mi país escuché varias veces de párrocos que no bautizaban a los hijos de madres solteras, porque no habían nacido en el matrimonio canónico. Cerraban la puerta, escandalizaban al pueblo de Dios, ¿por qué? Porque el corazón de estos párrocos había perdido la clave del conocimiento».

«Sin ir muy lejos en el tiempo y en el espacio, hace tres meses, en un pueblo, en una ciudad, una mamá quería bautizar a su hijo recién nacido. El párroco dijo: ‘Sí, sí. Bautizo al niño. Pero tu marido está divorciado. Que se quede fuera, no puede estar presente en la ceremonia’. Esto sucede hoy. Los fariseos, los doctores de la ley no son cosas de aquellos tiempos, también hoy hay muchos. Por esto es necesario rezar por nosotros los pastores. Rezar, para que no perdamos la clave del conocimiento y no nos cerremos la puerta a nosotros mismos y a la gente que quiere entrar”.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
2
WOMAN ANXIETY
Blake Robinson
¿Tienes ansiedad? Aquí un consejo de San Francisco de Sales para ...
3
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
4
Aleteia Team
El ejemplo de Kobe Bryant: por qué una familia santa no está hech...
5
Cerith Gardiner
Escucha a esta familia irlandesa y tendrás ganas de bailar
6
Orfa Astorga
¿Por qué y para qué transmitir la herencia en vida?
7
SPAIN
Inma Álvarez
La religión ya no significa nada para casi la mitad de los jóvene...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.