Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 25 julio |
Santiago Apóstol
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: El que no sabe escuchar transforma la fe en ideología

Ollyy

Radio Vaticano - publicado el 17/10/17

Homilía hoy en Casa Santa Marta

No hay que caer en la necedad que consiste en la incapacidad de escuchar la Palabra de Dios y que lleva a la corrupción. Así lo dijo el Papa hoy en Casa Santa Marta. Jesús llora con nostalgia – recuerda el Papa Francisco  – cuando el pueblo amado se aleja por necedad, prefiriendo las apariencias, los ídolos y las ideologías.

La reflexión de Francisco parte de la palabra “necios”, que aparece dos veces en la Liturgia del día. Jesús la dice a los fariseos (Lc 11,37-41), mientras que San Pablo se refiere a los paganos (Rm 1,16-25). Pero también a los Gálatas, cristianos, el Apóstol de los Gentiles les llamaba “necios” porque se habían dejado engañar por las «nuevas ideas». Esta palabra “más que una condena, es un aviso” – explica el Papa – porque hace ver el camino de la necedad que lleva a la corrupción. “Estos tres grupos de necios son corruptos”, observa el Papa.

A los doctores de la Ley, Jesús les decía que parecían sepulcros blanqueados: estaban corrompidos porque se preocupaban de hacer bello sólo el «exterior de las cosas», pero no lo que había dentro, donde está la corrupción. Estaban, por tanto, “corrompidos por la vanidad, por la apariencia, por la belleza exterior, por la justicia exterior”. Los paganos, en cambio, tienen la corrupción de la idolatría: se han corrompido porque cambiaron la gloria de Dios – que habrían podido conocer mediante la razón – por los ídolos.

Y hay también idolatrías de hoy, como el consumismo – observa el Papa – o buscar un dios cómodo. Finalmente, esos cristianos que se han dejado corromper por las ideologías, que han dejado de ser cristianos para ser «ideólogos del cristianismo”. Los tres grupos, a causa de esta necedad, «acaban en la corrupción”.

“La necedad es no escuchar, literalmente se puede decir un “nescio”, “no sé”, no escucha. La incapacidad de escuchar la Palabra: cuando la Palabra no entra, no la dejo entrar porque no la escucho. El necio no escucha. Cree que escucha, pero no escucha. Hace la suya, siempre. Y por esto la Palabra de Dios no puede entrar en el corazón y no hay lugar para el amor. Y si entra, entra destilada, transformada por mi concepción de la realidad. Los necios no saben escuchar. Y esta sordera les lleva a esta corrupción. No entra la Palabra de Dios, no hay lugar para el amor y al final no hay lugar para la libertad”.

Y se vuelven esclavos porque cambian “la verdad de Dios con la mentira” y adoran a las criaturas en lugar del Creador.

“No son libres y no escuchan, esta sordera no deja lugar al amor ni tampoco a la libertad: nos lleva siempre a una esclavitud. ¿Escucho, yo, la Palabra de Dios? ¿La dejo entrar? Esta Palabra, que hemos escuchado cantando el Aleluya, la Palabra de Dios es viva, es eficaz, discierne los sentimientos y pensamientos del corazón. Corta, va adentro. Esta Palabra, ¿la dejo entrar o soy sordo a ella? ¿Y la transformo en apariencia, la transformo en idolatría, costumbres idólatras, o la transformo en ideología? Y no entra … Esta es la necedad de los cristianos”.

El Papa exhorta, en conclusión, a mirar los “iconos de los necios de hoy”: “hay cristianos necios y también pastores necios». “San Agustín – recuerda – les da bien de palos, con fuerza” porque “la necedad de los pastores hace daño al rebaño”. La referencia es a la “necedad del pastor corrupto”, a la “necedad del pastor satisfecho de sí mismo, pagano” y a la “necedad del pastor ideólogo”.

“Miremos el icono de los cristianos necios” – exhorta el Papa – “y junto a esta necedad miremos al Señor que siempre está a la puerta”, llama y espera. Su invitación es a pensar en la nostalgia del Señor por nosotros: “del primer amor que tuvo por nosotros”.

“Y si caemos en esta necedad, nos alejamos de él y él siente esta nostalgia. Nostalgia de nosotros. Y Jesús con esta nostalgia lloró, lloró por Jerusalén: era la nostalgia de un pueblo al que había elegido, había amado pero que se había alejado por necedad, que había preferido las apariencias, los ídolos y las ideologías”.

Tags:
santa marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
4
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
5
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.