Aleteia

¿Me creo que Dios canta de amor por mi vida?

eldar nurkovic
Comparte
Comenta

Me conmueve pensar que Él me contempla, que cada día se pasea por mi viña y le parece la más hermosa

Hoy Jesús me habla en parábolas. Se detiene a explicarme la parábola de la viña. Esta parábola es muy importante en el evangelio porque Jesús haba de sí mismo. Ya sabe quién es. Es el Hijo. Jesús mira las viñas de su tierra. Para esos hombres la viña formaba parte de su vida, de su paisaje y de su rutina.

Me gusta ver cómo el viñador cuida su viña: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Está enamorado de su viña.

En la primera lectura Isaías muestra el amor por la viña. Me ha conmovido: Voy a cantar en nombre de mi amigo un canto de amor a su viña. Dios cada mañana compone un canto de amor a su viña, a su tierra, a sus hijos. Y yo, quiero en su nombre, en nombre de mi amigo, cantar un canto a la vida que Él me ha dado.

Me conmueve pensar que Él me contempla, que cada día se pasea por mi viña y le parece la más hermosa. Me cuida y cava, planta y poda, sueña con su viña. Mi amigo tenía una viña en fértil collado. La entrecavó, la descantó, y plantó buenas cepas; construyó en medio una atalaya y cavó un lagar.

Conmigo hace lo mismo. Es el amor en el corazón del que cuida la viña. El amor del dueño de la viña. No es el dueño alejado que sólo quiere las ganancias. Es el viñador que trabaja la tierra con infinito amor, soñando al plantar lo que va a ser cada uno.

Y yo, quiero en su nombre cantar un canto de amor a su viña. Quiero como hombre, como sacerdote, dedicarme a alabarlo por la vida que me ha dado. Quiero agradecer por la historia que me ha regalado. Quiero ser capaz de cantar en su nombre ante cada hombre un canto de amor por la viña de su alma. Por lo que hay en él de único.

¡Cuántas veces no lo hago, ni con mi viña, ni con la de los demás! Callo. Guardo silencio. No alabo. No doy gracias. Por eso hoy me detengo y pienso: ¿A qué viña quiero hoy, en nombre de mi amigo, hacer un canto de amor? ¿Me creo que Dios canta por mi vida, por mi viña? Dios canta por mí. Y yo doy gracias por Él.

Miro mi viña. ¿Qué viña? ¿Es el reino de Dios en mi corazón? ¿Es la viña mi alma necesitada de amor y cuidado? ¿Es la viña ese mundo que Dios pone a mis pies para que yo lo cuide, abone y trabaje? Tengo ante mí muchas viñas por cuidar.

Pero me llama la atención el amor del viñador. El amor de Dios. Ese amor que implica en primer lugar rodear con una cerca el bien precioso que uno posee. Esa actitud me conmueve. Con la cerca protejo lo que deseo y poseo. Lo que me ha sido confiado y temo perder.

¿Cuál es mi viña más preciosa? Pienso desde dentro hacia fuera. Desde mi alma al mundo. La primera viña que tengo que cuidar es la de mi alma. Mi mundo interior. Mis sueños ocultos bajo la piel. Mi pobreza y mi riqueza tan hondas.

Rodeo con una cerca mi viña interior para que no me hagan daño. La excavo buscando la hondura que sé que tengo. Cavo un lagar donde surja la vida desde la muerte. Construyo una atalaya para vigilar los peligros. En la viña de mi corazón Dios me ama y protege. Y yo trabajo con Él, a su lado.

Así describe el P. Kentenich al hombre unido a Dios en su alma: El hombre penetrado de alma, penetrado de espíritu, todo lo hace en unión con Dios: el formalismo exterior queda roto, destrozado. Lo que hacemos tiene formas, pero no formas esclavizantes. Todo lo que hacemos, sucede a partir de la interna biunidad con Dios y debe constituir el cultivo de una comunión más profunda [4].

Un alma llena de Dios es un alma coherente. En ella habita Dios. Por mi alma Dios pasea. Comenta el Papa Francisco en Fátima: Llevados de la mano de la Virgen Madre y ante su mirada, podemos cantar con alegría las misericordias del Señor. Podemos decir: Mi alma te canta, oh Señor.

Mi alma llena de Dios le canta a Dios por las maravillas que hace en mí. Miro a María alabando a Dios en el Magníficat. Así alabo yo a Dios. El poder del amor de Dios transforma mi alma. Me hace dócil. Me hace niño.

Protejo mi viña con una cerca para que nadie la pisotee. Me da miedo que me humillen y hieran. Guardo mi corazón frágil, entero, hondo. Lo protejo. No quiero que mi corazón sea herido por los hombres. Lo defiendo a veces con miedo. O lo escondo con egoísmo. Dios me cuida, pone una cerca, me ama.

 

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día