Aleteia

Colombia y la madre que ayudó a salvar a niñas de la explotación sexual

© Global Panorama
Comparte
Comenta

Logran desmantelar una red de prostitución infantil que engañaba a las menores en las redes sociales

La perseverancia de una madre colombiana desembocó en las últimas horas en la captura de 13 personas que se dedicaban a engañar a niñas a través de las redes sociales con el fin de someterlas a la prostitución en la localidad de Tolima.

Es que esta madre de una de las adolescentes desaparecidas en Bogotá nunca bajó los brazos en procura de encontrar a su hija y fue gracias a su denuncia que fue posible dar con esta red de explotación sexual.

La primera señal que generó alarma fue cuando su hija desapareció en una primera instancia por unos días, pero al poco tiempo regresó. Fue ahí cuando la madre notó que la joven “no era la misma”, da cuenta El Tiempo.

Luego de pedirle explicaciones la joven volvió a desaparecer, pero esta vez por más tiempo, algo que se transformó en una situación desesperante para esta madre que igualmente no cesó en su búsqueda.

Pero durante ese largo, mientras recorría varias instituciones en procura de ayuda, la mujer decidió focalizarse en las redes sociales y fue ahí donde descubrió una foto de su hija en la que aparecía con “una mujer extraña”, prosigue el medio colombiano.

Esa imagen impactó a esta madre colombiana, quien tomó coraje y al investigar el perfil de la mujer que estaba al lado de su hija logró dar con el lugar (un bar) donde estaba retenida su hija. La mujer presentó el caso a la Policía, se armó un operativo y se logró rescatar a la adolescente.

Luego, gracias a su desgarrador testimonio, fue posible el armado del “rompecabezas” que desembocara en la captura de los miembros de una red de explotación sexual en Colombia y que tenía influencia en más de una localidad y establecimiento.

¿Cómo funcionaba esta red?

Con engaños, regalos extraordinarios y sometiendo a las víctimas a todo tipo de vejámenes y hasta volviéndolas adictas a las drogas. Así funcionaba esta red, recuerda El Tiempo.

Recoger las pruebas y hacer el seguimiento llevó más de un año y para ello fue fundamental el rol de los denunciantes –como la madre- y otros testigos como las propias menores involucradas.

“La red estaba conformada por 13 personas que son señaladas de cometer los delitos de trata de personas por captar, trasladar y acoger personas con fines de explotación sexual, concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes y acceso carnal abusivo con menor de 14 años”, informó a ese medio el general Julio César González, director de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional (Dipro).

Durante el tiempo capturadas por esta red las menores vivieron un verdadero infierno, pues las propias víctimas, que eran capturadas en zonas pobres de Bogotá y Soacha, manifestaron que no recibían alimentación ni se les pagaba lo que se les había prometido, además de ser maltratadas tanto física como psicológicamente.

Lo acontecido con estas niñas es tan solo una muestra del flagelo de la explotación sexual y de la falta de control de parte de los padres en cuanto a la vida de sus hijos en las redes sociales.

A propósito de este tema, recientemente, el papa Francisco –a través del primer Facebook Live del que participó un pontífice – reflexionó sobre “la dignidad de los niños en el mundo digital”.

Fue ahí donde lamentó el aumento de los riesgos de los menores en internet y se refirió también a diversos peligros como el sexting y la “sextortion” (captación a través de la red de menores con fines sexuales; hasta llegar “a los crímenes más graves y estremecedores de la organización online del tráfico de personas”).

Por todo esto, el Papa lanzó un llamado global para la mayor atención con respecto a estos temas y para que se generen acciones que den más atención a la protección de los menores en internet

En tanto, en este caso colombiano, esta madre que luchó hasta el final representa un ejemplo en cuanto a la perseverancia, pero al mismo tiempo también es un llamado a que los padres no dejen solos a sus hijos.

 

 

En base a El Tiempo de Bogotá 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día