Aleteia

¿Quiénes son los “campeones” del Rosario?

Comparte
Comenta

Durante 800 años, muchos santos lo rezaron y cambiaron el mundo. Descubre quiénes son

Al sacerdote estadounidense Donald Calloway (1972) le encanta el Rosario. De hecho, confiesa, en un reciente artículo publicado en Catholic Exchange que nunca podrá decir lo suficiente “sobre el poder y la maravilla de las benditas cuentas de Nuestra Señora”.

Por este amor al Rosario, el padre Calloway –quien pertenece a la Congregación de Padres Marianos de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María– pasó tres años investigando todo lo referente a esta oración mariana por excelencia, para escribir el libro Campeones del Rosario. La Historia y los Héroes de esta Arma Espiritual.

En este libro, el sacerdote cuyos libros favoritos son La Verdadera Devoción a María (San Luis de Montfort), El Primer Amor del Mundo (Fulton J. Sheen ) y el Diario de Santa Faustina, realiza una historia completa del Rosario, sugerencias útiles sobre cómo rezarlo y enlista a quienes él considera son los 26 más grandes campeones del Rosario.

¿Quiénes son estos campeones? Son los que se destacan en los 800 años de historia del Rosario como los principales promotores y héroes de la forma preeminente con la que la Iglesia presenta la más alta devoción a Nuestra Señora.

De Santo Domingo a Santa Teresa de Calcuta

El primer campeón fue Santo Domingo. Es el fundador del Rosario, de la Orden de los Predicadores (Dominicos), y de la Cofradía del Rosario. “Era un sacerdote muy santo y Nuestra Señora le confió la poderosa espada espiritual del Rosario. Después de él, han habido muchos otros que han defendido esta devoción y han ayudado a extenderla hasta los confines de la tierra”, escribe el padre Calloway.

Los “campeones papales del Rosario” son el Papa Pío V; el Papa León XIII y San Juan Pablo II. El Papa Pío V defendió con el Rosario a la civilización occidental de la conquista islámica; León XIII escribió once encíclicas sobre el Rosario, y San Juan Pablo II insertó el jueves el rezo de los Misterios Luminosos.

En lo que respecta a los santos, el padre Calloway apunta dos nombres, principalmente: San Luis de Montfort y San Antonio María Claret. “San Luis de Montfort escribió uno de los libros más grandes jamás escritos en el Rosario, y San Antonio María Claret ordenó que cada sacerdote de su diócesis rezara el Rosario con sus feligreses los domingos y solemnidades”.

Entre los santos modernos, contemporáneos, señala a San Josemaría Escrivá, San Pío de Pietrelcina y Santa Teresa de Calcuta quienes “daban testimonio de las benditas cuentas por casi siempre tener un Rosario en la mano”.

Campeones curiosos

El padre Calloway narra en su libro y en su artículo de Catholic Exchange la historia del Beato Bartolo Longo. Napolitano que regresó al catolicismo por el Rosario, tras ser “ordenado” sacerdote satánico. Fue el fundador del santuario de Nuestra Señora del Rosario en Pompeya. “Su amor por Jesús y María no conocía límites y también inició muchas obras de misericordia para ayudar a huérfanos, viudas y enfermos”.

Luego está el Siervo de Dios Frank Duff, fundador del mayor apostolado mariano del mundo, la Legión de María. Exigió a todos los miembros de la Legión que rezaran el Rosario; Mao Tse-tung, el líder comunista y padre de la República Popular de China, una vez se refirió a la Legión de María como “Enemigo Público Número Uno”, dice el padre Calloway.

Habla de la Hermana Lucia Dos Santos, Sierva de Dios y vidente de Fátima, quien “fue instruida explícitamente por Nuestra Señora para aprender a leer y escribir para promover el Rosario en el mundo”.

Y narra la que, quizás, sea una de las historias “más inspiradores en la larga letanía de los promotores del Rosario: la del Siervo de Dios Patrick Peyton. Este santo sacerdote reunió a más personas para rezar el Rosario que cualquier otra persona en la historia de la Iglesia” en las calles de Brasil, Colombia y Filipinas para rezar el Rosario “y vencer pacíficamente, dice el sacerdote estadounidense, dictadores políticos y regímenes ideológicos; incluso reunió a medio millón de personas en un parque en San Francisco para rezar el Rosario en 1961”.

26 Campeones del Rosario

Los hombres y mujeres mencionados arriba son sólo una muestra de los grandes campeones del Rosario del nuevo libro del padre Calloway: 26 Campeones del Rosario: La Guía Esencial de los Grandes Héroes del Rosario . Sin embargo, es importante, dice el autor del texto, que este nuevo libro se lea no solo acerca de estos “héroes”, sino que cada uno puede serlo.

Hace cien años, recuerda el padre Calloway, Nuestra Señora vino a Fátima, Portugal, y pidió a los tres pastorcitos que oraran diariamente el Rosario por la conversión y la paz en el mundo. Durante la última aparición del 13 de octubre de 1917, María se refirió específicamente a sí misma como “La Dama del Rosario”.

“El Rosario está en el corazón del mensaje de Fátima y necesitamos el Rosario en nuestras vidas, hoy más que nunca”, termina diciendo el padre. Donald Calloway, quien es actualmente Vicario Provincial y Director de Vocaciones de la Congregación de Padres Marianos de la Inmaculada Concepción, en Estados Unidos.

Más información sobre el libro y sobre la obra del padre Donald Calloway, en:

www.fathercalloway.com

Comparte
Comenta
Tags:
rosario
Newsletter
Recibe Aleteia cada día