Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué me cuesta tanto escuchar de verdad a Dios?

9nong

Carlos Padilla Esteban - publicado el 05/10/17

No escucho el discurso que creo conocer. No me dejo sorprender porque ya he prejuzgado en mi corazón

Hoy Jesús me invita a darle mi sí a Dios. Me habla y yo le escucho:¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: – Hijo, ve hoy a trabajar en la viña. Quiere que trabaje en la viña, como en la parábola de la semana pasada. Me busca. Me pregunta. Se acerca. Soy su hijo y quiere que esté con Él. Y yo quiero seguir sus pasos. Lo quiero. Pero no escucho.

Comenta San Benito en la regla: Escucha, hijo, los preceptos del Maestro, e inclina el oído de tu corazón. Jesús me invita a ir a la viña. Pero yo no lo escucho. Vivo centrado en mí mismo, en lo que necesito, en lo que me va bien. Y me pierdo en lo que sucede a mi alrededor.

Quiero escuchar con el oído del corazón. Es lo más importante. Lo que no siempre hago. A veces intento hacer dos cosas al mismo tiempo. Digo que escucho pero pienso en mis cosas. Digo que estoy atento, pero sólo a medias, intento hacer más cosas.

En ocasiones necesito que me repitan varias veces la misma idea. Para entenderla. Se me olvida lo que alguien me dijo. No estoy atento del todo. Y eso me cuesta con aquellos que me hablan con palabras humanas.

Me dicen cosas. Me preguntan. Me piden. Y yo no oigo. O voy a lo mío. O interpreto lo que me dicen antes de que pronuncien una sola palabra. Creo que ya sé lo que piensan antes de que hablen. Y no les dejo hablar porque sé lo que van a decirme. Tal vez me equivoco. Pero lo sigo haciendo.

No escucho el discurso que creo conocer. No me dejo sorprender porque ya he prejuzgado en mi corazón. No me asombro. No me abro a lo nuevo. Tengo un juicio ya hecho en mi alma. Y no dejo que entre la sospecha.

¡Qué mal escucho tantas veces! Llegan ante mí y yo no escucho. Pienso en mis cosas. Está endurecido mi corazón. No logro escuchar a los hombres. Menos aun los silencios de Dios.

Leía el otro día: El silencio no es una ausencia; al contrario, se trata de la manifestación de una presencia, la presencia más intensa que existe. En esta vida lo verdaderamente importante ocurre en el silencio. La sangre corre por nuestras venas sin hacer ruido y sólo en el silencio somos capaces de escuchar los latidos del corazón [1].

Me gusta ese silencio en el que me habla Dios. Es ahí donde puedo escuchar su voz. Entender su pregunta. ¿Qué quiere Dios de mí? Muchas veces no lo sé. Me dejo llevar por la corriente. Por lo que otros hacen. Por lo que el mundo espera de mí.

Pero no estoy atento a Dios. No sé cómo habla en mi corazón. Me duele su aparente silencio. Es como si callara cuando realmente habla. Es como si su voz estuviera rota cuando pronuncia palabras profundas. Y yo no soy capaz de hacer silencio para oír su voz.

Me gustaría poder hacerlo. Me pongo en camino cada mañana y el ruido, y el móvil, y los requerimientos del mundo, me sacan de mi hondura. De mi mar. Me llevan afuera a la orilla, allí donde no oigo a Dios.

¿Cuántos minutos de silencio soy capaz de guardar durante el día? El bullicio se me mete dentro del alma. Palabras. Tantas palabras. No encuentro la paz. No lo consigo. No escucho su pregunta. ¿Qué quiere Dios de mí? Quiere que vaya a trabajar a la viña. Pero me cuesta oírlo.

[1] Cardenal Robert Sarah, La fuerza del silencio, 30

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.