Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Lo que podemos aprender sobre la misericordia de la palabra aramea que Jesús usó

MADONNA WITH CHILD

Zvonimir Atletic | Shutterstock

Ellen Mady - publicado el 05/10/17

En el idioma del Señor, el concepto de misericordia era tan total y completo que únicamente podía entenderse en el contexto de la relación madre-hijo.

El gran mensaje de la encarnación, muerte y resurrección de Jesucristo es que la misericordia de Dios implica que el Creador vuelca su corazón sobre nosotros, por el amor de la misma misericordia.

Misericordia es una palabra que usamos constantemente. Encontramos consuelo en las parábolas, como la historia del Hijo Pródigo, que se equivoca en todo hasta sumergirse en la abyecta miseria y luego encuentra misericordia en su padre, que no solo lo está buscando, sino que corre a su encuentro raudo y amoroso.

Jesús nos enseñó justicia y verdad, y quién mejor para enseñárnoslas, ya que Él encarna ambas. Pero sobre todo nos enseñó, con sus palabras y obras, misericordia.

Nuestro Señor hablaba arameo diariamente. Con toda probabilidad, la palabra que habría usado para referirse a ‘misericordia’, como muchos de los escritores del Antiguo Testamento, es ‘raham’.

En hebreo, raham era un verbo que refería a la acción o el estado de ser misericordioso. Raham era un verbo denominativo, es decir, un verbo derivado de un sustantivo: rechem.

Rechem significa útero.

Saboreen ese pensamiento durante un momento: cuando hablamos de misericordia, el Señor nos trae al mismísimo “útero” de Dios. Es una idea poderosa y profunda.

En el idioma del Señor, el concepto de misericordia era tan total y completo que únicamente podía entenderse en el contexto de la relación madre-hijo, una relación de cuidado, protección, alimento y crianza.

La divina misericordia, entendida en este sentido, implica que nuestro mismísimo ser puede entenderse solamente en relación con Dios, y en la plenitud de vida y seguridad derivadas de esta relación.

Como madre, a menudo alimento a mis hijos antes incluso de que se den cuenta de que tienen hambre; les animo a descansar antes de que se den cuenta de que les sobreviene un resfriado. Soy la primera a quien recurren cuando la vida les parece abrumadora, confusa o desafiante.

Me regocijo y encuentro una gran paz en saber que mi Padre en el Paraíso me ama de la misma manera y que cubre todas mis necesidades, a veces antes incluso de que yo sea consciente de ellas. Su misericordia es proactiva, dadora de vida y constante.

Además de maravillarnos por lo bueno que es nuestro Dios en realidad, esta comprensión de la misericordia puede también desafiarnos en la forma en que interpretamos nuestra propia vocación a ser misericordiosos.

¿La expresamos desde la parte más profunda de nuestro ser? ¿Desde nuestros úteros reales o metafóricos, con todo el potencial de fecundidad que nace de él?

La misericordia ha de ser un estilo de vida, un verbo de ser, de pertenencia al ADN cristiano.

Dios es la fuente de toda misericordia; estamos llamados a ser embajadores de esa misericordia, guiando a otros de vuelta al hogar de su Padre y alegrándonos con esa reunión.

Los actos concretos de misericordia nos ayudan a encarnar esta virtud, pero no son todo. Al final, nuestra vocación a la misericordia es una llamada a ser como nuestro Padre Celestial (cf. Lucas 6,36), para quien ‘misericordia’ es ‘rechem’.

Es una orden de altura y llena de belleza.

Tags:
misericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.