Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Aplícate tus propios tratamientos faciales con mascarillas caseras

Comparte

Nada más delicioso que recibir un cuidado facial con su masajito, movimientos relajantes suaves que nos lleven a un profundo sueño al punto del ronquido. Todo iba bien hasta que nos despierta la melodiosa voz de la esteticista: “Lista, ya terminamos”. Y abrimos los ojos todas amodorradas y, en vez de decir gracias, soltamos un triste “¿De verdad? No, por favor, sígale, sígale…”

Nuestra piel va acumulando células muertas que hay que sacar para que pueda seguir respirando. La contaminación ambiental, los cambios ambientales, la exposición al sol o simplemente la edad son factores para que nuestra piel sufra de oxidación. Justo para revertir todos estos daños y para nutrir nuestra piel es que acudimos a los tratamientos faciales. ¡Lástima que sean tan poco accesibles a muchos de los bolsillos! La buena noticia es que nosotras mismas nos los podemos hacer; la mala es que, por obvias razones, no conviene quedarnos dormidas. 

Tratamientos de faciales y productos hay muchos y el ideal para ti dependerá de tu tipo de piel y de lo que desees lograr. El éxito de un buen facial no depende tanto del producto que apliquemos, sino de tener preparada nuestra piel, que esta esté limpia -sin suciedad ni células muertas- para que lo que apliquemos se absorba y no solo quede en la superficie y de la forma en que maniobremos para que los productos que utilicemos penetren más profundamente por medio de masajes.

Te comparto unas recomendaciones básicas para que puedas aplicarlas desde la comodidad de tu hogar. Recuerda que antes de hacerlo debes consultar a tu médico para que te asegures de no ser alérgica a ningún producto que te sugiero.

SKINCARE
Billion photos - Shutterstock

Paso 1. Limpieza. Para comenzar sigue las recomendaciones básicas de limpieza que antes te compartimos en “8 pasos a seguir para cuidar tu cara” 

SKINCARE
Mirela BK - Shutterstock

Paso 2. Exfoliación. Una vez limpia tu cara y aplicado el tónico el siguiente paso es la exfoliación. Mezcla avena, azúcar granulada y limón y aplícala en tu rostro, cuello y escote con movimientos circulares evitando el área de los ojos. Maniobra por 2 o 3 minutos y retira con abundante agua templada. Enseguida aplica tónico refrescante.

Nota importante: si tu cutis es acnèico, sensible, delicado, de esos que las venitas se rompen fácilmente, o con rosácea, tienes 2 opciones: saltar este paso o solo maniobrar unos cuantos segundos.

SKIN CARE
Kubakira - Shutterstock

Paso 3. Masaje facial. Este trae muchos beneficios a la piel: estimular la circulación y la producción sebácea, desintoxicar, relajar los nervios, liberar las toxinas atrapadas entre el tejido y los músculos, oxigenar el tejido de la piel, hidratar y nutrir la capa superficial de la piel, aumentar el flujo linfático, aliviar la tensión muscular.

Para este paso puedes utilizar el producto que más te agrade y que, obviamente, sea para tu tipo de piel. Debe ser uno que puedas maniobrar y que tenga ingredientes potencialmente antioxidantes. Por ejemplo, para piel grasa recomiendo los aceites de naranja, jojoba, limón, lima, bergamota, geranio, ciprés. Para piel seca los de manzanilla, sándalo, geranio, cedro.

También es muy buena la vitamina B y C que vienen en distintas presentaciones. Aceites de coco, oliva, almendra, rosa mosqueta. Pulpa de zábila directa o mezclada con algún aceite, entre otros.

La aplicación será por medio de masajes faciales que no te llevarán más de 15 minutos en total.

“Efflourage”. Aplica el producto en el rostro, cuello y escote. Por medio de masajes suaves utilizando las yemas de ambas manos -una mano sigue a la otra- con movimientos ascendentes y hacia afuera comenzando por el escote, cuello y por último la cara.

“Petrissage”. Es una técnica de compresión que consiste -entre otros- en apretar con las yemas de tus dedos medios haciendo pequeños movimientos circulares alrededor del rostro comenzando por la frente.

Vibración. Con la yema de tu dedo medio comenzando por la frente haz movimientos cortos en zigzag.

“Tapotement”. Con la punta de tus dedos da unos pequeños golpes alrededor del rostro, cuello y escote. Este movimiento ayuda a la circulación, además de nutrir la piel mediante la liberación de nutrientes.

“Shiatsu”. Significa presión con los dedos. Con la yema de tus dedos da pequeños apretones alrededor del rostro para liberar cualquier tensión muscular.

Hay una gran variedad de masajes faciales mismos que puedes combinar a tu gusto, Lo importante es que logres presionar todos los puntos motores y que logres que los productos que hayas utilizado penetren profundamente.

SKIN CARE
Dmitry A

Paso 4. Aplicación de mascarilla. Según tu tipo de piel y lo que desees lograr utiliza la mascarilla que más te convenga. Te paso algunas recetas básicas que no te harán invertir mucho.

  • Para piel grasa.

Mascarilla de plátano, miel y jugo de limón

1 plátano maduro hecho puré.

1 Cda. de miel

1 Cda. De jugo de limón.

Mezclar el plátano con la miel y añada el jugo de limón hasta que tenga una consistencia uniforme. Aplicar en la cara, el cuello y el escote. Dejar 15 minutos o hasta que seque. Retirar con agua tibia.

Mascarilla de fresa y yogur

1/4 de taza de fresas frescas

1/4 de taza de yogur natural.

Mezclar bien hasta formar una pasta. Aplicar en la cara, el cuello y el escote. Dejar 15 minutos. Retirar con agua normal.

Mascarilla de aspirina (una vez por semana)

1 aspirina. Aplicar una gota de agua sobre ella para que se haga polvo.

1 cucharada de yogur natural

1 cucharadita de polvo de té verde

1 cucharadita de miel

Mezclar bien todos los ingredientes. Aplicar en la cara, el cuello y el escote. Dejar 10 minutos. Retirar con agua tibia.

  • Para piel seca.

Mascarilla grasa.

1 yema de huevo

1 cucharadita de miel y de aceite de oliva

Aceite de vitamina E (opcional)

Mezclar bien todos los ingredientes. Aplicar en la cara, el cuello y el escote. Dejar 15 minutos. Retirar con agua tibia.

  • Para todo tipo de piel.

Mascarilla de yogurt natural y cúrcuma.

Estos ingredientes se mezclan al gusto. Aplicar por 15 minutos y retirar con abundante agua templada. Notarás una luminosidad única en tu piel.

Mascarilla de yogur natural con uva.

Machacar la uva y agregar el yogur. Estos ingredientes se mezclan al gusto. Aplicar por 15 minutos y retirar con abundante agua templada. Excelente antioxidante.

SKIN CARE
Verona Studio - Shutterstock

Paso 5. Crema hidratante. Aplicar después de retirar la mascarilla seguido del protector solar.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.