Aleteia

8 pasos a seguir para cuidar tu cara

Greta Marie/Getty Images
Comparte
Comenta

El cuidado de nuestro rostro es de los hábitos más importantes que debemos tener y este debe comenzar a edad temprana con el fin de prevenir.

Soy una apasionada de la belleza de la mujer, además de ser una convencida de que ésta se porta de adentro hacia afuera. Es decir, que nuestro exterior es un reflejo de nuestro interior. Y no me refiero a mujeres bonitas o no bonitas según los estereotipos del mundo, sino a una actitud interior, a una disposición de nuestro espíritu para sacar lo mejor de cada una de nosotras.

Recordemos que la cara que tenemos es la “única” que tendremos. Es con la que nos presentaremos al mundo, con la que nos daremos a conocer y demás. Y no hablo de meternos miles de cosas con tal de que el tiempo no haga de las suyas o de que éste no se vea plasmado en ella, sino de saberla cuidar con la dignidad que merece.

El cuidado de nuestro rostro es de los hábitos más importantes que debemos tener y este debe comenzar a edad temprana con el fin de prevenir. Tampoco es necesario ser una mujer millonaria para comprar los productos más caros del mercado y así evitar quitarnos los años de encima. Podremos tener lo último en artículos de belleza, pero si no los sabemos aplicar de nada nos servirán.

Hay muchísimos productos naturales que nos sirven para cuidar y mantener nuestro rostro joven y radiante y lo mejor que no nos sacarán un ojo de la cara porque sus precios son muy accesibles.

En su momento y siguiendo mi pasión por la belleza, en su momento estudié cosmetología con especialidad en faciales y cuidado de la piel. Te comparto algunos consejos que aprendí y que yo los aplico a diario.

Shutterstock/Dragon Images
woman-applying-toner-on-her-face-in-front-of-mirror
  1. Limpieza del rostro. Este se hace mínimo 2 veces al día con agua templada y con algún jabón libre de fragancia o especial para tu tipo de piel. Un jabón neutro siempre es buena opción, además de ser muy económico. Por la noche, para retirar el maquillaje yo siempre sugiero que se haga con algún producto especial para hacerlo. Si no se cuenta con eso, el aceite de coco es una excelente opción. Se aplica el aceite sobre todo el rostro y luego se retira con algodón humedecido en agua y con movimientos de abajo hacia arriba para evitar tapar los poros. Luego, se lava el rostro con agua y el jabón de tu preferencia.
    Shutterstock
  2. Limpieza de ojos. Tenemos la costumbre de aplicar el producto removedor de maquillaje directamente en los párpados y pestañas, pero no es lo más conveniente porque la piel del ojo es de las más delicadas. Además, generalmente es un producto a base de grasa y este nos puede entrar al ojo y provocar que se nos hagan esas espantosas bolsitas debajo de los ojos que muchas veces no son otra cosa que grasa acumulada. Lo más recomendable para retirar la máscara de pestañas es hacerlo con hisopos de algodón previamente sumergido en aceite de coco. Estos se colocan directamente encima de las pestañas y se limpian con movimientos de la raíz hacia afuera, no de un lado hacia el otro porque estas se pueden caer.  Los párpados se pueden limpiar igual, o bien, con pequeños algodones mojados en removedor de maquillaje o muy poco aceite de coco.
    Shutterstock
  3. Uso de tónico facial. Se usa 2 veces al día después de la limpieza facial. Es muy importante saber elegir el tónico según la necesidad de tu piel. Si tu piel es seca o sensible los que son solo refrescantes y que no contienen alcohol por ser suaves son los más convenientes. Para pieles normales y mixtas, los tónicos que contienen un nivel pequeño de alcohol son los ideales. Para pieles grasas los tónicos astringentes que contienen un alto contenido en alcohol y propiedades antisépticas son los apropiados. Si de plano este mes estás fuera de presupuesto y no puedes comprar un tónico, el agua mineral como loción refrescante es buenísima. Simplemente, viértela en un atomizador, guárdala en el refrigerador y úsala cada vez que la necesites después de tu rutina normal de limpieza facial. Y como antiséptico, el agua de manzanilla. Usa el que mejor venga a tu piel, pero usa algo. El tónico lo que hará es balancear el pH de tu piel después de haberla limpiado y ayudar a mantener el poro cerrado. Además de retirar algún residuo de suciedad que no haya salido en la limpieza normal y de preparar la piel para la aplicación de las cremas.
    Shutterstock-Rido
  4. Orden de aplicación de sueros y cremas faciales. En esta parte es dónde no tenemos claro que se aplica primero y què después, pero ahora te saco de tu duda. Después de aplicar el tónico facial y de dejar que seque perfectamente, se aplica del producto más líquido al más espeso. Es decir, si en tu régimen está aplicarte algún producto líquido como vitamina C, por ejemplo, luego un suero y finalmente una crema de rostro, justo este es el orden: líquido, suero, crema. Cada producto se aplica hasta que el anterior ya se haya absorbido. Es decir, deja pasar de uno a tres minutos entre producto y producto. Todos se aplican con movimientos faciales suaves y ascendentes y en pequeñas cantidades.  La crema en el cuello y escote, de día y de noche, se aplica con movimientos descendentes desde el mentón hacia la clavícula. Es decir, en sentido del corazón.
    Syda productions
  5. Crema de día y de noche. Cuida de no cometer el error de intercambiar las cremas o de usar la misma crema de día que de noche. Cada crema tiene sus propiedades y es para distintos fines. Las de día, protegen y humectan. Las de noche reparan y tienen ingredientes más complejos para restaurar la piel. Es por eso por lo que generalmente las de noche son más caras que las de día.
    IStockStudio - Shutterstock
  6. Crema de ojos. Esta se aplica 2 veces al día con el dedo anular sobre el hueso que rodea tu ojo -nunca cerca de este- con pequeños golpes. Las cremas o geles de ojos tienen la propiedad de viajar. Quiere decir que, si las aplicas muy cerca de los ojos, estos se te irritarán porque te entrará el producto. Además, la piel del ojo es tan delicada que entre menos la toques es mejor.  Para las mujeres con bolsas en los ojos sugiero que apliquen el contorno de ojos con pequeños toquecitos de fuera hacia dentro, y no en otra dirección, para lograr frenar esta retención. Por el otro lado, las que no tengan bolsas en los ojos sugiero que apliquen el contorno de ojos de dentro hacia fuera. Así se estimula la piel y se consigue reducir gradualmente las líneas de expresión.
    Shutterstock-RossHelen
  7. Protector solar. Muchas mujeres piensan que su crema humectante con protector solar es suficiente para todo el día y no es así. El último paso del régimen de limpieza de la mañana y antes de aplicar el maquillaje es el protector solar. No sugiero uno mayor al 30 de SPF. Eso sì, que sea de amplio espectro y que bloqueen los rayos UVA y UVB. Se cree que el protector solar solo se usa si estamos en la calle y no es así. Aunque no salgas de tu casa úsalo porque hasta los rayos de la televisión o de la computadora pueden dañar la piel. Es más, si hoy te da flojera hacer todo tu régimen, tan solo lava la cara y ponte el protector. Ese nunca lo debes de dejar de usar. Insisto, salgas o no salgas.
    Goodluz - Shutterstock
  8. Exfoliación. Hay que exfoliar la piel de la cara de una a dos veces por semana según tu tipo de piel. Un exfoliante muy fácil que lo puedes hacer en casa es mezclar al gusto azúcar granulada con avena y limón.
Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día